EE. UU.: cruces y un poco de esperanza



#

Obama presiona a los republicanos.

AP

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama y el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner intercambiaron acalorados comentarios, pero también mostraron señales de acuerdo ayer, en una combinación frustrante e inconclusa que dejó en firme el cierre parcial de gobierno por octavo día y acercó la amenaza de una cesación de pagos nacional sin precedentes. “Hay una fisura ahí’’, dijo Boehner sobre el impase casi al final de un día de maniobras en la Casa Blanca y el Capitolio. Pero el republicano añadió que no era suficiente para ser optimistas. Los mercados bursátiles cayeron de manera significativa –el promedio Dow Jones retrocedió 159 puntos– por la prolongada parálisis política. Y, en la más reciente de una serie de advertencias, el Fondo Monetario Internacional dijo que no elevar el límite de endeudamiento de Estados Unidos podría generar un incumplimiento de pagos y perturbar los mercados financieros mundiales, elevar las tasas de interés y arrastrar la economía estadounidense a la recesión. Incluso las muertes de militares estadounidenses este fin de semana en Afganistán fueron argumentos para los políticos. El Pentágono dijo que debido al cierre parcial no estaba en condiciones de pagar a sus deudos los beneficios habituales por muerte. Boehner respondió que el Congreso había aprobado una ley la semana pasada para permitir los pagos, y agregó que era “una vergüenza’’ que el gobierno dijera lo contrario. En un día en el que Obama y Boehner aparecieron en vivo en televisión, los dos hombres parecían estar cediendo terreno aunque no concedían nada trascendental. A media mañana, Boehner y otros republicanos parecieron suavizar sus demandas. “Sospecho que podemos alcanzar un mecanismo para elevar el tope de endeudamiento mientras se lleva a cabo una negociación’’, dijo el representante Tom Cole, un republicano cercano a Boehner. El presidente de la Cámara, que había insistido previamente en cambios específicos a la ley de salud como el precio para evitar el cierre, dijo a los periodistas: “Quiero tener una conversación (con Obama y los demócratas). No estoy creando límites artificiales. Es hora de que nos sentemos y solucionemos nuestras diferencias’’. (AP)


Comentarios


EE. UU.: cruces y un poco de esperanza