"El baile de las luciérnagas": amistad, estereotipos y un gran regreso

La serie que estrenó Netflix este mes es una de las favoritas de la audiencia de la Argentina. Es la historia de una amistad entre mujeres, pero además, marca el regreso de la ex reina de la comedia, Katherine Heigl, a la que Hollywood le dio la espalda mucho tiempo.

Da un poco de vergüenza engancharse; placer culposo, como le dicen. Pero suele ocurrir: por cursi que parezcan a veces, por esteriotipadas que parezcan otras, hay series que están hechas para caer en las redes y no poder despegarse del televisor.
Es lo que pasa con “El baile de las luciérnagas”, recientemente estrenada en Netflix y un éxito según lo que informa la plataforma de streaming. La primera temporada tiene 10 capítulos con muchos saltos en el tiempo para seguir la relación de dos amigas: Tully y Kate.


A primera vista, no pueden ser más distintas, pero las une un vínculo aparentemente sólido y a prueba de casi todo (digo aparentemente porque hay algo que no entenderemos en esta temporada, pero que se quiebra) .


Esta basada en un libro de la novelista Kristin Hannah, reconocida como una de las escritoras más exitosas de los Estados Unidos. Y además de ese ingrediente, marca el regreso a la tevé de una actriz que supo ser “la nueva reina de la comedia romántica”, llegó a ser señalada como “la nueva Julia Roberts”, y después cayó en los desgraciados comentarios de Hollywood: la tildaron de difícil, de exceso de divismo, de pedir un cachet demasiado alto y de otros adjetivos que evidentemente Hollywood tolera en algunos y no en otras.
Todo esto ocurrió mucho antes de movimientos como Mee Too o el Time´s Up, que quizás le hubieran facilitado el camino.
La actriz en cuestión es Katherine Heigl. Para los fanáticos, fue la doctora Izzie Stevens de la serie “Grey’s anatomy”, durante seis temporadas y luego saltó a películas como “Ligeramente embarazada”, “27 bodas”, “La cruda verdad”, y el melodrama “Como la vida misma”.

"27 bodas"


Algunas de los comentarios que cayeron mal en Hollywood fueron producto de la sinceridad de Heigl. Por ejemplo, tras ganar el Emmy por “Grey´s Anatony”, no quiso repetir la candidatura porque dijo que su personaje no había gozado del mejor material aquella temporada. Y tampoco fue bien recibida su opinión sobre la comedia “Ligeramente embarazada” . Ella dijo: “Retrata a las mujeres como arpías estiradas sin sentido del humor, mientras que los hombres son torpes, divertidos y queribles”.

Ligeramente embarazada"


Heigl no faltaba a la verdad. Pero era el año 2007. Y aparentemente faltaba que corriera agua bajo el puente.
Ahora en este 2021, Heigl encarna a Tully Hart, y la serie marca su regreso.

Para pasar el rato


La trama arranca en 1974, cuando Tully se muda junto a su madre -una mujer desatenta e ir5responsable- a la Calle de las Luciérnagas y conoce a Kate Mularkey (Sarah Chalke), la vecina de enfrente.
La serie va de los 70, a los 80 y a la actualidad, cuando la protagonistas lidian de muy distintas maneras con la crisis de los 40.


Tully ya es una conductora exitosa de tevé, pero ha pagado un costo altísimo para escalar a ese supuesto cielo. Está sola, tiene algunos traspiés con el alcohol, y huye de las relaciones afectivas como modo de preservarse.
Kate le hace frente a un divorcio, a la relación a veces tensa con su hija adolescente y a un regreso al mercado laboral después de años de ser ama de casa.
Los saltos temporales permanentes permiten ir armando el rompecabezas de la amistad entre las dos mujeres. Entre la desenfadada Tully y la tímida Kate. Y aunque los estereotipos a veces resultan extremadamente burdos, las dos actrices llevan la historia con convicción y sobrado talento para este tipo de historias.

“El baile de las luciérnagas” no entra en la categoría de imperdibles. Ni remotamente. Pero es como una de esas lecturas livianas de verano, que nos permiten disfrutar del descanso, echar alguna lágrima de vez en cuando y hasta recordar modas, música o programas con alguna amiga entrañable.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


«El baile de las luciérnagas»: amistad, estereotipos y un gran regreso