El colapso del transporte en Bariloche no tiene solución

La intendencia pensó en la alternativa de las combis pero solo tres transportistas se manifestaron interesados. A los colectivos repletos se les suman los embotellamientos de tránsito.



Una postal clásica de este verano en Bariloche: largas colas de turistas para subir a los colectivos que van al Oeste. (Foto: Alfredo Leiva)

Una postal clásica de este verano en Bariloche: largas colas de turistas para subir a los colectivos que van al Oeste. (Foto: Alfredo Leiva)

La solución al deficiente servicio del transporte urbano en Bariloche, colapsado por la afluencia turística del verano, no se vislumbra. El municipio propuso un sistema alternativo de combis para descomprimir el traslado de turistas por las tardes pero no despertó interés en los transportistas y los refuerzos de colectivos de Mi Bus no funcionan de manera eficaz.


La imagen de las paradas de colectivos en las avenidas Bustillo y Pioneros, y en el centro, atestadas de gente, al igual que los micros colmados con pasajeros parados y sin espacio entre unos y otros, son una postal del verano. También es una realidad que desde las 17 los colectivos que regresan del oeste se llenan en las cabeceras y omiten las paradas intermedias hasta el centro porque no entran más pasajeros.

El gobierno municipal abrió la semana pasada un registro de transportistas interesados en prestar el servicio alternativo de tres rutas destinadas a los turistas, partiendo desde Llao Llao, Colonia Suiza y Villa Los Coihues, con una tarifa fija de 70 pesos. Pero solo tres se inscribieron.

Para algunos el plan fracasó pero para el jefe de Gabinete Marcos Barberis la medida “sigue en evaluación”. Remarcó que hubo algunos que hicieron consultas en privado y finalmente no se anotaron y también admitió que la tarifa estimada que se anunció podría ser un limitante. “El registro era para saber con qué contábamos, no hay nada cerrado”, afirmó.

El concejal Gerardo Del Río, integrante de la comisión de seguimiento del transporte, dijo que oficialmente el Ejecutivo no informó nada de este sistema y señaló que en la última reunión por la problemática del transporte se le pidió a la empresa concesionaria que ajuste los refuerzos para potenciar los horarios pico del verano. “Mi Bus dice que los refuerzos escolares que realiza el resto del año los traslada ahora a cubrir la demanda del turismo”, explicó Del Río.

La empresa justificó que hay entre 5 y 7 unidades extras en las líneas troncales del oeste y apuntó a un colapso en el tránsito por la carga de vehículos, que hace que se demoren 2 horas desde el kilómetro 15 hasta el centro, cuando fuera de temporada el recorrido completo de la línea 20 (Terminal-Llao Llao, 28 kilómetros) demanda una hora.

Barberis recordó que Mi Bus tiene que respetar los 544.000 kilómetros recorridos por mes que son los que cubre el subsidio nacional y en base a ese kilometraje puede moverse. “Esto es una frazada corta”, afirmó. Detalló que los refuerzos que se realizan ahora abarcan solo las líneas turísticas y cuando regrese la etapa escolar volverán a ser ubicados en los circuitos y horarios de ingreso y salida de las escuelas.


Comentarios


El colapso del transporte en Bariloche no tiene solución