El Hot Sale, otro reto para el comercio local en épocas de pandemia

Si bien solo una de cada 100 consultas online se transforma en compra, la mejora en la logística de entregas allanó el camino. En Neuquén volvió a desplomarse la facturación.



Algunos comercios locales son punto de entrega, “pickit”, para las compras digitales.  Foto: Florencia Salto.

Algunos comercios locales son punto de entrega, “pickit”, para las compras digitales. Foto: Florencia Salto.

Más de 20.000.000 de argentinos realizaron, al menos, una compra online. La cifra, que representa casi a la mitad de la población, es significativa pero no sorprende.

Significativa porque las compras digitales requieren, al menos, de bancarización y conexión a internet algo que en el país, que tiene desde hace años a un tercio de sus habitantes en la pobreza, no parece ser una prioridad y mucho menos una brecha resuelta. No sorprende porque la digitalización de la vida viene creciendo sin interrupciones, al tal punto que las exponcenciales tasas de crecimiento, con las que solían publicitarse los eventos online año tras año, se achican cada vez más y empiezan mostrar su techo, por lo menos, en lo cuantitativo: no hay más usuarios a los que llegar.

Esta semana terminó uno de los eventos de compras más populares del comercio digital argentino. El “hot sale”, organizado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), sigue siendo furor en la región: Neuquén y Río Negro encabezaron las consultas de la Patagonia con el 35% y el 27%.

Gustavo Sambucetti, director Institucional de la CACE, comentó a RÍO NEGRO que por cada 100 consultas que se realizan, el promedio de conversiones, es decir de compras efectivas, es del 1%. Con eventos promocionales, que se nutren de agresivos descuentos en los precios finales, como el “hot sale”, y dependiendo del rubro, puede crecer hasta el 2 ó 3 por ciento. Por ejemplo, si miramos los datos del tercer día del evento, desde dispositivos neuquinos se hicieron unas 71 mil consultas que, pasado por el filtro del promedio de ventas, permitiría sospechar que se completaron 710 transacciones.

Los datos finales de las operaciones completadas se conocerán en los próximos días, pero desde la CACE adelantaron que se vendió un 30% más, medido en operaciones finalizadas, que el año pasado.

Más allá de los datos finales, sirve una comparación -exagerada si se quiere- para contextualizar el éxito regional del evento. Diariamente los supermercados neuquinos se completan unas 57.000 ventas. Esto no es una novedad porque por más que el comercio digital crezca a pasos agigantados y para algunos grupos sociales sea parte de sus hábitos, las compañías reportan que las ventas digitales representan entre el 10 y el 20 por ciento de sus tickets.

La pandemia infló como nunca antes estos porcentajes, pero con las flexibilizaciones para el comecio físico volvieron a menguar y se espera que solo sedimente una parte de los números reflejados en épocas de coronavirus.

Aún así, poniendo al comercio digital en su justa medida, la digitalización acelerada producto de la cuarentena dejará nuevos hábitos que terminarán impactando en el comercio local.

Solo Neuquén capital acumula medio millar de comercios cerrados. Un relevamiento de la Cámara de Comercio (Acipan) informó que en mayo había 514 locales comerciales vacíos en las zonas más competitivas de la ciudad. Daniel González, presidente de la Cámara, le dijo a este medio que vienen tomando nota del fenómeno de las ventas digitales y capacitando a sus asociados en esta modalidad.

“Con esta situación (la pandemia), este tipo de competencia afecta más de lo que beneficia a los comercios locales, por más que también tengan modalidades de e-comerce”, expresó.

González contó que con las flexibilizaciones en junio el comercio general, no el de grandes superficies que mantuvo altas sus ventas siempre, consiguió una facturación cercana al 50% de la que tenía antes de la pandemia. Con la aplicación de las nuevas restricciones por el aumento de los contagios volvió a retroceder hasta un 25%.

El gobierno neuquino lanzó esta semana un plan de salvataje, con un paquete de $500 millones, para el sector. Con créditos y exenciones impositivas buscan apuntalar a unas 10.000 unidades productivas de toda la provincia.

Logística mejorada

Uno de los grandes cuello de botella, que todo el que compró online conoce, era la entrega del paquete: semanas de espera, largas filas para retirarlo, varias visitas a una sucursal hasta dar con el producto, eran algunas de las peripecias. Esto es lo que se conoce en la industria del e-comerce como logística, que incluye desde las personas destinadas a atender un compra digital, el despacho en tiempo y forma del producto y el transporte para la entrega.

La aceleración de la digitalización de los hábitos, que se le adjudica a la pandemia, provocó un cambio sustancial en este aspecto. Las compañías se vieron obligadas a mejorar sus tiempos y calidad de respuestas en la venta digital y, además, los portales intermediarios, al igual que en el resto del mundo, se enfocaron en acelerar, en otros aspectos, la entrega de los paquetes.

Los cambios fueron tan significativos que hasta un comerciante neuquino tuvo que confesar su pecado: “es increíble. Compré un domingo y el martes tenía el producto en mi casa”.

Sambucetti, de la CACE, reconoció que mucho tuvo que ver con la búsqueda de alternativas para sobrevivir. “Con la cuarentena estricta muchos pedidos fueron acumulándose. Incluso algunas empresas llegaron a tener más de un mes de atraso en los despachos. Debieron invertir fuerte en logística para seguir existiendo”, indicó el directivo.

Reflexionó que muchos de estos efectos secundarios ya son irreversibles. Es decir, las empresas mantendrán planteles más nutridos para la venta digital y buscarán mantener la diligencia conseguida para las entregas.

Este aspecto es otro puñal para el comercio local. Con entregas rápidas es muy difícil competir contra mayores, diversos y más económicos stocks. Incluso había determinados productos, como los textiles, que tenían más resistencia en la venta digital. Hoy con la prohibición de probarse las prendas, ese punto queda casi igualado.

Para Sambucetti, en cambio, puede significar una oportunidad para los comercios regionales o locales. “Veremos nueva formas combinadas donde conviven el mundo físico y el digital”, indicó y repasó que el 50% de los pedidos de venta online se siguen retirando por el local en el que se hizo la compra.

La agilidad y flexibilidad para las entregas son lo más valorado por los compradores. Foto: Florencia Salto.

Expectativas y “nueva normalidad” en las compras

Las consultas y ventas de los “hot sale” suelen mostrar las características de la coyuntura que atraviesa el país y el mundo en ese momento. En la época de mundiales, la venta de televisores es un boom y las grandes marcas y cadenas compiten para mejorar los precios de sus ofertas. En el reciente evento de descuentos online la pandemia dejó su marca clara.

La ilusión de volver a viajar tuvo, además, su costado local con casi 12.000 pasajes aéreos con destino a la cautivante Bariloche. También se reflejó en una de las actividades físicas que más rebote tuvo por las flexibilizaciones en la pandemia: las bicicletas, fueron el segundo producto más buscados entre las consultas que hicieron los patagónicos.

El listado, como suele suceder, se completó con las consultas por los smart TV, netbooks y celulares. Todos productos que podrían vincularse a la “nueva normalidad” de trabajar y entretenerse en casa. También aparecen las zapatillas. Desde Neuquén se realizaron, en solo un día, 71 mil consultas mientras que desde Río Negro se alcanzaron 53 mil las visitas a una (o varias) de las 700 páginas que participaron del evento.

Al igual que en los últimos dos años, donde la crisis económica fue uno de los determinantes de coyuntura, las búsquedas generales en todo el país se concentraron en bienes consumibles. Los productos más buscados fueron alimentos y hasta productos de higiene. Este año se incorporaron también las bebidas alcohólicas.

Otro de los datos relevados fue que más del 60% de las compras que se finalizaron utilizaron la opción de pagar en cuotas. Los descuentos partían desde el 10% y, a diferencia de otros años, se incrementaron los controles sobre las ofertas para evitar engaños a los clientes.

Los vuelos comprados con destino a Bariloche llevaron algo de alivio a la ciudad de la cordillera que cuentas las horas para volver a recibir al turismo. Según se informó oficialmente resultó ser el destino nacional más buscado y elegido por los compradores en el “hot sale”. En total se vendieron 11.947 pasajes durante los tres días que duró la promoción.


Luces y sombras del unicornio argentino: Mercado Libre


La empresa Mercado Libre, la compañía argentina que más vale en la bolsa de Nueva York, fue una de las grandes ganadoras producto de los cambios de hábito que obligó la pandemia del coronavirus. Su propietario, Marcos Galperín, quedó en medio de una polémica por una protesta que realizó el sindicato Camioneros en una de las plantas de logística de la firma. Las condiciones laborales, con la que muchos de sus trabajadores están de acuerdo, fueron puesta bajo la lupa por tratarse de una flexibilización del convenio.

En paralelo Galperín, que decidió irse a vivir a Uruguay, y su directorio son investigados por la venta de bonos argentinos antes de su reperfilamiento. La sospecha es que recibieron información reservada, algo que desde la firma desmintieron.

Además, Mercado Libre, al igual que las grandes compañías digitales del mundo, están bajo la línea de fuego de la opinión pública por el acelerado crecimiento de sus fortunas en medio de la pandemia, las condiciones laborales que promueven y el impacto que tienen en los ecosistemas comerciales regionales. Por ahora solo es un debate.


Comentarios


El Hot Sale, otro reto para el comercio local en épocas de pandemia