¿El principio del fin de Angela Merkel?





Pablo Sanguinetti DPA

El fin de Angela Merkel? La idea parece impensable, pero la sorprendente derrota sufrida por la canciller este domingo en los primeros comicios del año volvió a barajar las cartas de la política alemana y reavivó las esperanzas de la oposición de cara a las elecciones generales de septiembre. La propia Merkel calificó de “doloroso” lo ocurrido en Baja Sajonia, donde la coalición conservadora formada por su Unión Cristianodemócrata (CDU) y los liberales perdió por apenas un escaño el gobierno regional, que quedará en manos de una coalición de centroizquierda entre socialdemócratas (SPD) y verdes. El influyente semanario “Der Spiegel” consideró los comicios “una pesadilla inesperada y horrenda” para Merkel y advirtió que la canciller no está exenta de sufrir el mismo destino que el jefe de gobierno de Baja Sajonia, David McAllister: “Perder las elecciones. Que un par de votos decidan su destino. Final. Adiós”. El valor simbólico de la derrota en el “Land” del noroeste alemán es innegable: fueron los primeros comicios del año electoral, a McAllister no le alcanzó su popularidad personal –gran baza de Merkel– y la oposición sacó del gobierno a la CDU y el FDP, los mismos partidos que integran el Ejecutivo nacional. Pero las elecciones también dejaron efectos concretos, comenzando por resucitar a la alicaída oposición. El candidato socialdemócrata a canciller, Peer Steinbrück, venía encadenando patinazos y está 20 puntos por debajo de Merkel en las encuestas. Una derrota del SPD podría haberlo obligado a tirar la toalla, pero ahora recibió “una segunda oportunidad”, coinciden los medios. “Las elecciones generales están abiertas. ¡Vamos a luchar!”, se animó el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, aferrándose a una ilusión impensable hasta hace pocos días. La jefa de los verdes, Claudia Roth, consideró que también en Alemania “el cambio es posible”. El partido obtuvo el domingo su mejor resultado histórico en el “Land”. En un sondeo no representativo del canal NTV, más de la mitad de los consultados vieron posible que Merkel perdiera las elecciones. La idea de que las matemáticas electorales y las alianzas partidarias vuelvan a sorprender en septiembre dejó de ser descabellada para parte de la población. Y eso ya es una mala noticia para Merkel. Otro dato concreto cambia el panorama político alemán: el nuevo “Land” conquistado por SPD y verdes les da una nueva mayoría en la cámara alta del Parlamento (Bundesrat), que podrían utilizar para bloquear proyectos del Ejecutivo y dificultar seriamente los ocho meses de gobierno que le quedan a Merkel hasta las elecciones. La canciller apeló por eso a “la responsabilidad de ambos partidos”. Pero en su entorno reconocen abiertamente el peligro que entraña la nueva situación: “Será prácticamente imposible impulsar proyectos si el SPD no quiere colaborar”, admitió el jefe parlamentario de la CDU, Volker Kauder. La CDU viene sufriendo una cadena de derrotas en elecciones regionales que dejaron intacta la popularidad de Merkel y su gran ventaja en las encuestas. Pero las características particulares de lo ocurrido en Baja Sajonia hicieron que el nuevo traspié preocupara de un modo especial en el partido.


Comentarios


¿El principio del fin de Angela Merkel?