El sistema agroindustrial creció durante la pandemia

A nivel nacional la mayor parte de las industrias ligadas a los alimentos mantienen sus niveles de actividad. La región productiva del norte de la Patagonia no queda fuera de este esquema.





La demanda de fruta se mantuvo firme en lo que va del año

La demanda de fruta se mantuvo firme en lo que va del año

El sector agroindustrial regional es uno de los que está motorizando la economía local en medio del freno generalizado.

A nivel nacional la mayor parte de aquellas que están ligadas, en forma directa o indirecta, a los alimentos mantienen sus niveles de actividad.

La región productiva del norte de la Patagonia no queda fuera de este esquema.

Los principales sistemas -frutícola, ganadero y vitivinícola- muestran señales positivas. Tanto la producción como la comercialización crecieron en forma sensible.

Este escenario determinó un derrame importante a todos los subsistemas económicos y sociales que concentran las economías regionales.

Sin embargo, hay que destacar que los resultados observados no son los mismos en Río Negro que en Neuquén. En esta última provincia se abandonó -hace ya varios años- la estrategia política de diversificación de su matriz productiva, concentrando todos sus esfuerzos en el sector energético, hoy en una crisis estructural que difícilmente salga, por lo menos en lo que al corto plazo se refiere.

Paraguas frente a la crisis

En el caso de Río Negro, el sector agroindustrial permitió un paraguas ante la crisis, manteniendo la mano de obra ocupada y el flujo de dinero en el territorio. La demanda en el mercado de productos primarios creció en esta pandemia y eso fue bien aprovechado por la industria local.

Las expectativas para este último trimestre del año se mantienen intactas. Las exportaciones y las ventas al mercado interno de las peras, manzanas y fruta de carozo se mantendrán pese a la profunda crisis económica que vive el país.

Con el sistema ganadero pasa lo mismo. Si bien la demanda en este segmento es algo más volátil, la tendencia sigue siendo positiva.

En lo que respecta al sector vitivinícola se observó hasta ahora un mercado estable -retraído en algunos segmentos- y no se descarta que para estos últimos tres meses del año este escenario se mantenga.

Si bien los sistemas productivos vienen sufriendo en los últimos años la implementación de las malas políticas económicas aplicadas a nivel nacional, siguen vivos; y hoy son los que sostienen el nivel de empleo privado.


Comentarios


El sistema agroindustrial creció durante la pandemia