El sueño del viaje a Nueva York que se volvió pesadilla para diez argentinos

El terrorista que reivindicaba a Estado Islámico atropelló todo en su paso por la ciclovía que justo transitaban los amigos. Sus familiares viajan hoy.

Habían planeado durante meses el viaje con el que celebrarían el trigésimo aniversario de la finalización del colegio secundario. Incluso algunos habían ayudado a costear el pasaje de otros para poder reunirse los diez en Nueva York, pero el viaje se convirtió en tragedia cuando un terrorista los arrolló mientras pedaleaban por una estrecha vía del sur de Manhattan.

Cinco de los diez argentinos que conformaban el grupo fallecieron en el ataque y uno es tratado en el Presbyterian Hospital de Manhattan.

En el atentado perpetrado por el uzbeko Sayfullo Saipov el martes perecieron Ariel Erlij, Hernán Diego Mendoza, Diego Enrique Angelini, Alejandro Damián Pagnucco y Hernán Ferruchi. En el ataque también murieron dos estadounidenses y una mujer belga. El argentino Martín Ludovico Marro, que reside en Boston, continúa hospitalizado.

“Está bien, se está recuperando”, dijo el cónsul argentino en Nueva York, Mateo Estremé. Explicó que el paciente esta consciente pero muy sedado y que todavía no se le notifica sobre la muerte de sus amigos.

Asimismo, confirmó que los familiares de tres fallecidos viajarán entre hoy y mañana a Nueva York. Se espera que los cuerpos sean repatriados a fin de semana.

Cecilia Piedrabuena, esposa del arquitecto Ariel Benvenuto –uno de los sobrevivientes– dijo ayer que la camioneta pasó a gran velocidad pero su marido “pudo esquivarla”.

En un video grabado por Benvenuto se ve a los hombres felices y distendidos, pedaleando en filas de a dos, minutos antes de la tragedia. Habían partido de Central Park y pasado por la Universidad de Columbia bordeando el río Hudson camino hacia el sur, detalló Juan Pablo Trevisan, otro sobreviviente. “Hace seis meses que planeaban el viaje. Se ayudaron entre todos para costear el pasaje”, indicó la mujer, a quien su marido llamó desesperado desde el lugar después del ataque con un teléfono que le había prestado un agente de policía. Piedrabuena también contó que su esposo sintió cómo aceleraba la camioneta. “Me dijo: ‘Nunca me voy a olvidar la imagen de mis amigos tirados en el piso’”, contó la mujer. Ocho de los que integraban el grupo viajaron desde Rosario, por lo que el atentado sumergió en el dolor a la ciudad. La bandera se mantenía a media asta ayer en el Monumento a la Bandera, el primero de tres días de duelo.

Estados Unidos expresó condolencias a través de su secretario de Estado Rex Tillerson al canciller Jorge Faurie. El presidente Mauricio Macri expresó su dolor. “Quedamos muy golpeados cuando nos enteramos que cinco de los ocho muertos eran rosarinos, llenos de entusiasmo que fueron a hacer gala de una de las cosas más lindas que tenemos los argentinos, que es la amistad”.

Un tradicional centro

técnico rosarino

El Instituto Politécnico
Superior General San Martín, en el que estudiaron los diez viajeros, las clases fueron ayer normales porque “seguir trabajando es el mejor homenaje que podemos hacerles”, contó Ricardo Berlot, un profesor de informática. Más de 1.300 alumnos de “El Poli”, como se lo conoce, homenajearon a los fallecidos. Más tarde estaba prevista una vigila.

Terrorismo “low cost”

Interrogan al islamista de origen uzbeko

El inmigrante uzbeko acusado de arrollar a numerosas personas en Nueva York había estado planeando el ataque por varias semanas y se inspiró en videos del grupo Estado Islámico.

Detectives estaban ayer en el hospital al lado del sospechoso, Sayfullo Saipov, tratando de interrogarle sobre el crimen en que usó una camioneta para arrollar a ciclistas y peatones el martes, dejando ocho muertos y 12 heridos . Saipov, de 29 años, estaba lúcido tras ser operado por los balazos que recibió de un policía. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que había dejado una carta en árabe que decía “Estado Islámico perdurará para siempre”. Al parecer se volvió fanático islamista en EE.UU. y buscó matar a la mayor cantidad de gente posible.

Datos

139
muertos y 812 heridos han dejado en el mundo los ataques mediante atropellamientos en los últimos tres años.

Comentarios


El sueño del viaje a Nueva York que se volvió pesadilla para diez argentinos