Por qué es mejor no contagiarse de la variante ómicron

Al igual que ocurrió en la primera etapa de la pandemia, comienzan a surgir grupos de personas que proponen contagiarse para superar rápidamente la ómicron. Un repaso de los motivos por los que es importante evadir lo máximo posible esta situación.





Muchas personas me han hecho la misma pregunta en los últimos días: si la ómicron es una variante más leve, y contraerla proporciona inmunidad adicional, ¿por qué no contraerla y salir de eso de una vez? Entiendo que la gente esté harta de la pandemia, y sigo creyendo que a las personas vacunadas no se les deben imponer restricciones. Sin embargo, a continuación presento cuatro razones por las que las personas no deberían tratar deliberadamente de contraer el coronavirus:


Hospitales repletos: Es cierto que la ómicron es más leve que las variantes anteriores. La gran mayoría de las personas vacunadas y con refuerzos no acabarán en hospitales si se infectan. Pero algunos se enfermarán de gravedad. Los hospitales están al máximo de su capacidad en muchas partes. Si estás lo suficientemente enfermo como para necesitar atención médica, es posible que tengas que esperar en la sala de emergencias para recibir tratamiento y luego pasar días allí en espera de una cama de hospital.

También debería preocuparnos mucho el impacto a nuestro sistema de salud. Al comienzo de la pandemia, los expertos en salud pública hablaban mucho sobre la necesidad de “aplanar la curva”. La idea era que si podíamos distribuir las infecciones durante un período de tiempo más largo, no habría tanta demanda de recursos de atención médica al mismo tiempo.

La enfermedad no es agradable: Para la mayoría de las personas vacunadas, contraer la variante ómicron se sentirá como un fuerte resfriado o una gripe. Muchas personas experimentarán hasta una semana o más de fatiga, fiebre, congestión, dolor de garganta, dolor de cabeza y malestar general. Aunque estos síntomas no ponen en peligro la vida, no son algo deseable.

Los hisopados volvieron a aumentar a nivel global, y cada vez es más común ver gente con dudas respecto a sus síntomas.


También existe la posibilidad de contraer Covid-19 persistente: Algunos estudios reportan que más de una de cada 10 personas infectadas con el coronavirus tienen síntomas 12 semanas después del diagnóstico inicial. La vacunación parece disminuir la probabilidad; pero dado lo nuevo que es la ómicron, todavía no se sabe qué proporción de personas vacunadas e infectadas con esta variante tendrían síntomas persistentes.

Aunque tengas la protección de la vacuna, aún podrías infectar a otras personas. Las niñas y niños menores de cinco años todavía no califican para las vacunas, y hay millones de personas inmunocomprometidas que no pueden contar con la protección completa de la vacunación. Seguramente nadie querrá ser la persona que, sin darse cuenta, termine infectando a un individuo.

¿Qué pasa en el caso de que no vivas con niños pequeños o personas médicamente frágiles? ¿Podrías organizar una “fiesta de la varicela” al estilo ómicron y confinarte apenas des positivo? Reitero, esto no es algo que recomendaría porque podrías convertirte en un peligro para la salud pública de los demás. El momento de máxima contagiosidad comienza uno o dos días antes de la aparición de los síntomas.


Ya están en camino mejores tratamientos: Solo un cóctel de anticuerpos monoclonales, sotrovimab, es eficaz contra la variante ómicron. Pero el tratamiento es tan escaso que algunos hospitales se han visto obligados a utilizar otros anticuerpos monoclonales que probablemente no funcionen contra esta nueva variante. La píldora antiviral de Pfizer, paxlovid, promete reducir la probabilidad de hospitalización y muerte, pero solo se han asignado 65,000 ciclos de tratamiento a los estados. Estos problemas de suministro mejorarán pronto. Cuanto más tiempo puedan las personas evitar contraer Covid-19, mayor será la probabilidad de que puedan acceder a pruebas oportunas y tratamientos de última tecnología.

La omicrón se está extendiendo rápidamente por el mundo. Millones de personas la contraerán esta semana. Quizás sea inevitable que la mayoría contraigan Covid-19 en algún momento, pero hay buenas razones para tomar medidas de sentido común.

Por Leana S. Wen, The Washington Post.-


La opinión del biólogo Ernesto Resnik



El biólogo molecular y biotecnólogo argentino Ernesto Resnik señaló que si bien “posiblemente todos vamos a infectarnos” con la variante Ómicron, es importante que “no ocurra todo en las próximas semanas saturando hospitales y complicando la economía”, sino que sea en los próximos meses “cuando ya tengamos mejor protección de inmunidad y antivirales”.

Resnik aseguró que “tenemos en nuestro poder hacer que eso se prolongue en el tiempo para que no se saturen los hospitales; porque cuando eso pasa la situación es peor para todas las enfermedades”.

En este contexto, Resnik indicó que “hay que continuar con la vacunación, llegar a los que no se vacunaron y entre ellos a niñas, niños y adolescentes. También hay que evitar permanecer en lugares cerrados sin ventilación, la ventilación es crucial”.

Si vamos a circular en lugares aglomerados, siempre tenemos que utilizar el barbijo.


“Necesitamos mejores barbijos, y esto tendría que ser una política de Estado, de hecho algunos países lo están pensando. No necesariamente los N95 que son el estándar de oro pero son muy caros, pero hay versiones como el KN95 y otras; esto es vital”, sostuvo.

Y añadió: “Después hay otras opciones a largo plazo; está claro que con las dosis de refuerzo es limitado lo que podemos hacer en términos de prevenir infecciones. Después de la tercera dosis el agregado de otras dosis es muy pequeño”. “El futuro está en la inmunidad por vacunas y la administración de antivirales apenas doy positivo”, concluyó.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Por qué es mejor no contagiarse de la variante ómicron