Logo Rio Negro

En Sudáfrica, Jacob Zuma mantiene el control del oficialismo





Pese a los obstáculos que debió superar y a los temores de muchos, el líder zulú Jacob Zuma, actual presidente de Sudáfrica, logró mantener –con alguna comodidad– el control del partido del oficialismo, que conduce Sudáfrica desde la salida del infame apartheid, en 1994. Me refiero al partido que alguna vez fuera liderado por el propio Nelson Mandela: el llamado Congreso Nacional Africano (más conocido por su sigla inglesa: ANC). Zuma, que ya tiene 70 años y cuenta con una familia de cinco esposas y 21 hijos, obtuvo el 75% de los votos de los 4.000 delegados que concurrieron al Congreso del ANC, realizado en las instalaciones de la Free State University, en Mangaung. De esta manera hay ahora muy pocas dudas de que Zuma –salvo algún acontecimiento o catástrofe impredecible– obtendrá presumiblemente la reelección presidencial en el 2014. Simplemente porque quien controla al ANC es quien probablemente se impondrá en las próximas elecciones presidenciales, atento a que el partido es una fuerza claramente mayoritaria (más bien, el dominador indiscutido del escenario) en el particular universo político sudafricano, donde los blancos son minoría. Cabe destacar que el gran artífice del triunfo de Zuma fue, en rigor, Cyril Ramaphosa, un exsindicalista del sector minero, hoy un conocido multimillonario desde que –aprovechando lo sucedido– se quedó con algunas de las principales empresas del sector. Se trata de una suerte de Hugo Moyano local, enormemente popular y muy admirado entre la gente de color. En el camino, Zuma venció a un importante desafiante de último momento: el hombre que hasta entonces se desempeñaba como su vicepresidente, el popular Kgalema Motlanthe. Ramaphosa, cabe señalar, fue secretario general del ANC. Muchos creyeron en su oportunidad que sería el vicepresidente de Nelson Mandela, pero éste sorpresivamente se inclinó por el moderado y mucho más sereno y menos ambicioso Thabo Mbeki, que luego llegara a la presidencia de Sudáfrica para terminar siendo destronado por Zuma. Ramaphosa, nacido en Soweto, es un exestudiante de Derecho, hijo de un policía y una dirigente comunista. Estuvo en la ahora paradigmática cárcel de Robben Island, donde también estaba en su momento preso Nelson Mandela. Ramaphosa es un hombre con antecedentes bien importantes. Fue el gran negociador con los dirigentes blancos de la alternativa de salida del apartheid. Además, es uno de los principales redactores de la actual Constitución sudafricana. No es poco. Por esto muchos lo miran ahora como el posible sucesor de Zuma. Y quizás lo sea. (*) Exembajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

Emilio J. Cárdenas (*)


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
En Sudáfrica, Jacob Zuma mantiene el control del oficialismo