Encapuchados armados cometieron un violento robo en un barrio privado de Bariloche

Sorprendieron al propietario que intentó resistirse, pero lo superaron en número y lo agredieron. Maniataron a los cuatro integrantes de la familia y se marcharon con algo más de 200.000 pesos que hallaron en el domicilio.




Una familia sufrió un violento robo a manos de un grupo de encapuchados armados, que irrumpió en la vivienda de las víctimas, y se apoderó de una suma superior a los 200.000 pesos. Fuentes judiciales informaron que el robo ocurrió alrededor de las 20.30 del sábado, en un barrio privado, ubicado en la intersección de las calles Campichuelo y Miramar.

Las fuentes relataron que el propietario fumaba en el hall de entrada a su cabaña, cuando un hombre con el rostro cubierto lo sorprendió y le apuntó con un arma de fuego. La víctima comenzó a forcejar con el asaltante para evitar que entrara a la casa. En el interior de la cabaña estaban la esposa y sus dos hijos.

Sin embargo, a los pocos segundos apareció otro encapuchado armado que también lo agredió. Un hijo de la víctima observó la dramática situación y salió en defensa de su padre. Padre e hijo lucharon cuerpo a cuerpo con los delincuentes para impedirles el ingreso al domicilio.

Pero se sumaron dos o tres encapuchados armados y los asaltantes entraron a la vivienda. Uno de los asaltantes golpeó al chico. El dueño de casa optó por no seguir resistiendo el asalto, para que no agredieran a sus hijos y su esposa.

Las fuentes comentaron que los asaltantes dejaron maniatados a los dos hijos de la pareja en la planta baja. Uno de los delincuentes vigilaba a los chicos. Dos asaltantes fueron con el propietario hasta la planta alta de la casa, donde estaba la esposa. Allí, maniataron a la pareja y empezaron a registrar la habitación hasta que hallaron el dinero que buscaban.

Contaron que los asaltantes se apoderaron de algo más de 200.000 pesos y se marcharon de la casa. Una vez que tuvieron el dinero en su poder, uno de los asaltantes ordenó al resto retirarse de inmediato. El asalto duró alrededor de 10 minutos, que para las víctimas se hicieron eternos.

Las fuentes judiciales aclararon que no hubo toma de rehenes como circuló en algunos medios locales, porque el personal policial arribó al domicilio después de que los delincuentes se habían ido.

Explicaron que las víctimas lograron desatarse cuando se marcharon los asaltantes y observaron que escaparon en dirección a una zona de abundante vegetación. A partir de ese instante, la mujer llamó al 911 de la Policía para avisar lo que había sucedido.

Después, personal de la comisaría 28, del gabinete de Criminalística y de la Brigada de Investigaciones se acercó hasta el domicilio. El dueño de la vivienda estaba alterado por el drama que había vivido. Además, tuvo que ir hasta un sanatorio para recibir atención porque presentaba un corte en el rostro por un culatazo que le habían dado durante el asalto.

Recién este domingo pudo relatar cómo había sido el robo y aportar algunos datos a los investigadores que creen que fueron alrededor de cinco los autores del robo. Los investigadores recopilan material de las cámaras de seguridad para tratar de hallar pistas.


Comentarios


Encapuchados armados cometieron un violento robo en un barrio privado de Bariloche