Es el momento de moverse para llegar a la cima del Lanín

La temporada más amigable para los andinistas se extiende entre noviembre y abril. Para poder completar la travesía se necesita entrenar al menos cuatro meses antes. El desafío demanda dos días y obliga a los aventureros a pasar las noches en un refugio.



En el Centro de Informes del Parque Nacional Lanín se efectuarán los controles de equipos y se otorgarán los permisos de ascenso que son obligatorios y gratuitos. Foto: Archivo

En el Centro de Informes del Parque Nacional Lanín se efectuarán los controles de equipos y se otorgarán los permisos de ascenso que son obligatorios y gratuitos. Foto: Archivo

Escalar una montaña puede significar un desafío y el sueño de muchos, ya sea por su inmensidad o por la simple razón de conectarse en primera persona con una naturaleza casi inabarcable. Pero llegar a la cima de un volcán puede agregar la motivación necesaria que requiere el esfuerzo. En Junín de los Andes se juntan las razones para concretar esa experiencia inolvidable y vencer el recorrido desde la base hasta la parte más alta del famoso Lanín.

Las prácticas en Neuquén capital arrancan en Parque Norte y se realizan en horario vespertino. Foto: Juan Thomes

La temporada óptima para que los aficionados pueda completar la aventura comienza en noviembre. Pero como se necesita al menos cuatro meses de ejercicios, quienes quieran este año trepar al punto más alto de Neuquén deben poner en marcha ahora.

Si bien las pendientes son empinadas por sus 3.776 metros sobre el nivel del mar y los desniveles que llegan hasta 2.600 metros, la mayor dificultad se presenta con los fuertes vientos y la potencia de la nieve en alta montaña. Sin embargo a través de un entrenamiento físico que prepare al cuerpo y algo de disciplina que fortalezca la mente, el desafío puede llegar a concretarse.

En números

$ 12.500
es el costo promedio que el paquete de traslados, alojamiento y guía tendrán esta nueva temporada.

“Vencer el recorrido es un desafío que muchas personas, deportistas o no, quieren hacerlo al menos una vez. Pero nosotros consideramos que es necesario poseer y adquirir un conocimiento previo sobre las distintas técnicas de ascenso y desplazamiento en hielo, para que desde el inicio del trayecto todo sea disfrutado”, explicó Ricardo Boretto, profesor de educación física, guía y entrenador de la organización Entrenamiento de Montaña en Neuquén.

A la vera del lago Tromen, se inicia el camino recomendado para ascender a su cumbre. Cada año, un promedio de 3.400 montañistas se registran allí para llegar a la cima del Lanín. El trayecto dura dos días, y el segundo es muy intenso con 15 o 16 horas de caminata. Durante la jornada, la travesía avanza sobre un suelo de morenas volcánicas, laderas empinadas y nieves eternas.

El Lanín tiene una magia desde el simple hecho de verlo, no es de gran altura y pero es complejo. Por eso lo ideal”.

Ricardo Boretto, profesor de educación física y guía de montaña de la AAGM.

Según explicaron desde la administración del Parque Nacional Lanín, si bien el ascenso al volcán no tiene restricción con respecto a una época determinada del año, lo que sí es necesario es la previa autorización del respectivo parque para que determinen si las condiciones son las adecuadas.

Desde noviembre y hasta abril son los meses más concurridos ya que la época primaveral y de verano ofrece condiciones relativamente óptimas para que cualquier persona que haya tenido algún entrenamiento previo puede llevar adelante el ascenso.

Lo que queda del año, las temperaturas son más bajas y hay mayor acumulación de nieve por lo que necesariamente se necesita mucha más experiencia.

Un proceso de aventuras

La senda comienza en las proximidades del Centro de Informes. Se atraviesa un bosque de lengas por un camino bien marcado que finaliza en la base del volcán. Desde allí, deben seguir las estacas que conducen hacia el inicio de la ruta conocida como “espina de pescado”.

La pendiente comienza a subir gradualmente hasta llegar al desvío. Aquí hay que continuar hacia la derecha siguiendo las indicaciones de la cartelería existente en el sector, accediendo así al “camino de mulas”.

Por esa ruta se llega hasta el Refugio Militar Nuevo. Desde allí hacia la derecha, la senda continúa hasta el Refugio del CAJA siguiendo las indicaciones de los carteles y señales.

Luego del descanso en el refugio, los guías determinarán a través de la observación de la condiciones si el broche de oro, llegar a la cima, podrá concretarse.

Datos que no pueden faltar en la aventura

- Entrenamiento previo de al menos cuatro meses antes del ascenso, combinando ejercicios de resistencia, fuerza y flexibilidad.

-El ascenso puede hacerse solo o acompañado por un guía autorizado por el Parque Nacional Lanín, opción recomendada para evitar accidentes.

-Es obligatorio llevar al ascenso: grampones y piquetas, VHF (Frecuencia 155675) con batería adicional, calzado adecuado para hielo y nieve, indumentaria de abrigo para montaña, guantes, lentes UV, linterna frontal con batería de recambio, casco de protección, botiquín de primeros auxilios, bolsa de dormir, aislante y calentador.

El refugio camino a la cima del punto más alto de la Patagonia.

Acostumbrar el cuerpo para una exigencia de alta montaña

Mayo es el mes cuando empiezan a aparecer los primeros interesados en hacer el ascenso al Volcán Lanín. Si bien no se requiere como medida excluyente de conocimientos técnicos, experiencia previa de trekking o ascensos en montaña, sí demanda un nivel de exigencia física alta con lo cual es recomendable una preparación previa para poder disfrutar de la actividad plenamente.

Actualmente existen diferentes organizaciones dirigidas por profesores de educación física y guías oficiales que ofrecen sus conocimientos para preparar a aquellos que estén interesados en hacer el ascenso. En grupos que pueden llegar hasta 80 integrantes se reúnen durante la semana para ejercitar el cuerpo y la mente.

Los entrenadores explican que trabajan la resistencia al menos cuatro o cinco meses antes de la fecha.

“Vamos aumentando el tiempo y dos o tres veces por semana, empezamos con caminatas, luego coordinamos preparación física de fuerza y flexibilidad y así avanzando periódicamente, es todo un combo necesario para lograr disfrutar de una experiencia que pretende ser inolvidable”, afirmó Ricardo Boretto, entrenador en el grupo Entrenamiento de Montaña de Neuquén.

Según informaron guías de grupo Lanín Turismo y Aventura, que lleva más de 20 años en la actividad, “con el correr del tiempo las personas que empiezan a entrenar en las bardas y se dan cuenta de que es necesario profundizar el acondicionamiento físico en la semana yendo al gimnasio o con un entrenador personal”.

Sin dudas, el desafío de la montaña es tan único como la recompensa, llegar a la cima y descubrir la Patagonia desde arriba.


Comentarios


Es el momento de moverse para llegar a la cima del Lanín