Bariloche: un enorme coihue cayó y les partió la casa

El incidente ocurrió la tarde del sábado cuando nevaba con intensidad sobre la ciudad. Hubo decenas de árboles que cayeron y postes. Vecinos criticaron la falta de respuesta de Defensa Civil y la CEB.



El coihue de unos 50 metros de altura cayó el sábado y destrozó una vivienda en el barrio Italo. (Foto: Alfredo Leiva)

El coihue de unos 50 metros de altura cayó el sábado y destrozó una vivienda en el barrio Italo. (Foto: Alfredo Leiva)

“En un segundo todo quedó en escombros”, relató Ángel León. En sus palabras se percibe una mezcla de impotencia y dolor. El esfuerzo de dos años quedó pulverizado cuando un enorme coihue de unos 50 metros de altura se desplomó sobre la vivienda.

El estruendo fue tan fuerte que las paredes se movieron. Ángel dormía con su esposa y se despertaron, sobresaltados. No sabían qué pasaba. Eran cerca de las 17 del sábado y sobre la ciudad caía una intensa nevada. “Me asomé y vi que se me había terminado la casa”, contó este mediodía a “Río Negro”.

El coihue se desplomó el sábado por la tarde sobre la vivienda cuando nevaba sobre Bariloche. (Foto: Alfredo Leiva)

Ángel y su esposa se salvaron de milagro porque estaban en una de las habitaciones de la parte de la casa que apenas quedó en pie. El macizo de madera pasó a centímetros.

La pareja habían levantado una casa de dos plantas de unos 80 metros cuadrados de superficie. Era una construcción con estructura de madera, las paredes estaban revestidas con botellas de plástico y barro y el techo era natural (con césped).

“Lo que quedó en pie tiene riesgo de derrumbarse”, explicó. La pareja tuvo que buscar refugio donde unos amigos. “Hay que demoler y volver a construir, con todo lo que cuesta ahora”, lamentó.

“En ningún momento se acercó nadie a ver qué nos había pasado. Pasaron tres chicas bomberos, que caminaban por el barrio y les dije que avisaran a Defensa Civil, pero no vinieron”, sostuvo Ángel.

Galdalf custodiaba ayer lo que quedaba de la casa. (Foto: Alfredo Leiva)

Dijo que tiempo atrás Bosques de la provincia sólo lo autorizó a cortar las ramas, pero no permitió el apeo de árboles a pesar de que Ángel les advirtió del riesgo que había con algunas especies.

“Uno entiende que fue un fenómeno natural la nevada pero sentimos que priorizaron otros sectores y nos sentimos abandonados”, aseguró. Uno de sus perros, Gandalf, custodiaba hoy lo que quedaba de la vivienda, ubicada en el cruce las calles Los Cerrillos y Centinela, en el barrio Italo, que limita con Villa Do Bosco. Es un sector de abundante vegetación y sobre la calle Centinela hay decenas de árboles de gran porte.

El impacto del coihue redujo a escombros la casa. (Foto: Alfredo Leiva)

La nevada que cayó con furia desde el viernes hasta el sábado sobre Bariloche y la región cordillerana dejó decenas de árboles y ramas caídas en varios sectores de esta ciudad. Varios cayeron sobre las líneas del servicio de electricidad y causaron cortes prolongados.

Ayer al mediodía una cuadrilla de operarios trabajaba con motosierras en la avenida Bustillo al 2,500, para cortar un ciprés de gran altura que había caído y representaba un riesgo para las personas que circulaban por ese sector. A pocos metros, trabajadores de la CEB levantaban un poste de alumbrado público con la línea.

Una cuadrilla cortaba este mediodía un árbol que había caído a la altura del kilómetro 2,500 de Bustillo. (Foto: Alfredo Leiva)

La postal en el barrio Italo este mediodía era en algunos sectores desoladora. El barrio está ubicado a la altura del kilómetro 20 de la avenida Bustillo. Las calles internas estaban intransitables por la gran cantidad de nieve acumulada. En varios sectores había gajos que se habían desprendido de coihues enormes y había árboles caídos. También, líneas de energía y de televisión por cable sobre el suelo nevado.

Las familias estaban desde el sábado sin luz ni agua, pero pasadas las 13 el servicio de electricidad se comenzaba a restablecer en gran parte del barrio.

Desde la CEB informaron esta noche de lunes que "dadas las imposibilidades de acceder a las líneas de tendido eléctrico por falta de limpieza de la traza vehicular en las zonas de Circuito Chico, Colonia Suiza, Península San Pedro y Península Llao Llao se encuentran demoradas las acciones de re establecimiento del servicio. Se ha solicitado a los instituciones competentes la máxima colaboración".

Operarios de la CEB levantaban este mediodía de lunes un poste de alumbrado público en la avenida Bustillo. (Foto: Alfredo Leiva)

1.918 usuarios a las 20.30 seguían sin servicio, pero registramos salidas de servicio casi permanentes. Las ramas siguen cayendo".

Federico Lutz, gerente de la CEB.

Patricio Asencio casi pierde su casa la noche del sábado. Un coihue de casi un metro de diámetro y casi 50 metros de altura cayó en su terreno. La caída hizo temblar la casa donde estaba con su esposa y sus tres hijos.

El peligro seguía porque otro coihue se había resquebrajado y amenazaba con caer sobre su casa. “Ayer domingo tratamos de comunicarnos con la gente de Defensa Civil pero nadie vino. Solo nos dijeron que nos vayamos”, sostuvo Patricio. Anoche durmió en la casa de unos familiares.

“Los coihues año tras año, invierno tras invierno, se van debilitando”, explicó Ernesto Saenz, que nació hace 60 años en una vivienda de madera que todavía se mantiene erguida en el barrio.

“Mi mamá se murió reclamando que pongan alumbrado público acá, pero desde la CEB dicen que esta no es una calle”, sostuvo. Otros vecinos criticaron que nadie responde en la cooperativa ni en la Línea 103 de Defensa Civil del municipio los llamados por emergencias.

Vecinos trepan a un enorme Coihue para cortarlo por el peligro que representa para una vivienda en el barrio Italo . (Foto: Alfredo Leiva)

Unos vecinos decidieron resolver el problema. Treparon a una escalera de varios metros y con la destreza de un felino se montaron al coihue. En pocos minutos manipularon una motosierra y cortaron la parte superior del árbol.

Después, otros vecinos aparecieron con sus motosierras para cortar el tronco caído en varias partes y despejar la calle.

Tras cortar una parte del coihue que estaba por caer, vecinos ayudan a despejar la calle Centinela. (Foto: Alfredo Leiva)

Esa parte del tronco con todas las ramas cayó al suelo y quedó a pocos metros de la puerta de la vivienda de Patricio, que respiró aliviado. Por lo menos esta noche volverá a dormir con su familia en su hogar.


Comentarios


Bariloche: un enorme coihue cayó y les partió la casa