Juan Grabois: “Cuando no se puede trabajar, emergen las enfermedades sociales”



1
#

Fundador de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, de fuerte arraigo en la iglesia católica y cercano al papa Francisco, Juan Grabois es uno de los más importantes referentes sociales a nivel nacional, y su tarea cobra un valor preeminente en medio de la crisis. En diálogo con “Pulso”, compartió sus sensaciones respecto a la economía y la gestión de gobierno.

PREGUNTA- ¿Que percepción tiene del momento económico social que vive el país?

RESPUESTA- Estamos en un momento muy difícil. La pobreza ha aumentado muchísimo. Estimamos que los indicadores serán peores a los de la post crisis de 2001. Y se observa una enorme caída del trabajo asalariado registrado, sobre todo en los sectores productivos, que generan empleo de calidad y mejores ingresos. Eso impacta sobre los trabajadores de la economía popular. Los vendedores ambulantes son un ejemplo. Hasta hace poco, su mayor problema eran los permisos o la violencia policial. Hoy en cambio, la mayor dificultad es que no venden. Con los recicladores, sucede que los precios no han caído, porque están dolarizados, pero hay una gran merma en la cantidad. Al haber menos consumo, la gente tira menos envases.

P- ¿Cómo subsisten esos sectores en este escenario?

R- La situación actual no es solo un problema de ingresos. El sistema de inclusión social configurado durante la última década, básicamente con dos instrumentos, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las moratorias jubilatorias, hace que el 75% de los hogares pobres en Argentina, reciba algún tipo de transferencia. Ello permite que en el momento en que se cae la changa o la venta, haya un ingreso mínimo. A ello se suma el trabajo capilar de los movimientos sociales y las iglesias.

P- ¿Hay un incremento del trabajo informal por la caída del trabajo registrado?

R- Hay un proceso de expulsión del mercado laboral que se viene registrando desde el inicio de la gestión de gobierno. Ahora se agrega el hecho de que las changas no generan ingreso. Se produce una especie de competencia intra economía popular. Donde había un vendedor ambulante ahora hay tres. O en la cuadra donde había un cartonero, ahora hay dos. Eso produce situaciones de malestar y violencia, que solo son mitigadas por la existencia del ingreso mínimo social.

P- ¿Ve un escenario de crisis similar al de 2001?

R- No avisoro un ambiente de estallido, al menos en las zonas que yo conozco. Porque no hay esos niveles de desesperación que había antes. Pero sí hay un deterioro silencioso y no por ello menos dañino, de la calidad de vida y de la cohesión social. Cuando se pierde la capacidad de ganar el pan trabajando, todas las enfermedades sociales comienzan a emerger. Droga, alcoholismo, depresión, suicidios. Todo eso se está profundizando, y ello genera violencia de todo tipo.

P- ¿Cree que la situación puede mejorar en el corto plazo?

R- No hay perspectivas de que así sea. De hecho ni el propio gobierno espera que la situación económica mejore en lo inmediato.

P- ¿Qué lugar ocupan los movimientos sociales?

R- Nosotros creemos que los movimientos sociales no son para contener, son para transformar la realidad. Cualquier organización comunitaria genera contención. Pero lo nuestro no es contener en una situación de miseria, sino. Por eso buscamos que la bronca se transforme en organización y en protesta, y que eso derive en propuestas concretas que produzcan transformación. Lamentablemente, los canales de diálogo que manteníamos abiertos con el gobierno, hace un par de meses se han cortado.

P- ¿Qué propuesta concreta han generado en ese ámbito?

R- Un ejemplo claro es que logramos por unanimidad una ley para la integración urbana de todas las villas y asentamientos del país, que debiera tener un presupuesto a fin de urbanizar al menos un porcentaje mínimo el año que viene, y en el Presupuesto 2019 no hay nada. Por ello nos toca jugar un rol de crítica fuerte.

P- El gobierno plantea que incrementó el gasto social…

R- Aumentó un 32% en términos nominales, pero cayó un 2% en términos reales. A eso hay que matizarlo con que la cantidad de gente en situación de vulnerabilidad entre la que se reparte ese presupuesto, aumentó un 20%. Es decir que en términos relativos, el presupuesto disminuyó.

Perfil

Juan Grabois

Pulso Entrevista: Juan Grabois, abogado

Datos

Juan Grabois es oriundo de Buenos Aires, tiene 35 años, es abogado (UBA) y licenciado en Ciencias Sociales (Universidad de Quilmes).
Es fundador y referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).
Entre 2014 y 2016 vivió en San Martín de los Andes, donde contribuyó al desarrollo regional de la CTEP y abogó por los derechos del pueblo mapuche y por el acceso al lago Escondido, privatizado por el magnate inglés Lewis.

Temas

Economía

Comentarios

Juan Grabois: “Cuando no se puede trabajar, emergen las enfermedades sociales”