Juicio por la muerte de Lucas Caro: "Por una imprudencia se evaporó su futuro"

La primera testigo fue la madre de la novia de Lucas Caro, que caminaba junto al joven cuando fue embestido en la avenida Bustillo.

Claudia Blasi, madre de la novia de Lucas Caro, que caminaba junto al víctima por la banquina de la avenida Bustillo, con su hija al momento del siniestro vial, relató cómo fue el momento en que Matías Vázquez con su vehículo embistió al adolescente de 17 años: “De golpe sentimos solamente una acelerada”, afirmó y relató la pérdida que generó el deceso del joven en su familia.

La mujer fue la primera testigo en la audiencia por el juicio oral que se sigue adelante contra Matías Vázquez por el homicidio culposo agravado del adolescente, ocurrido entre la medianoche del 27 de febrero.

Blasi regresaba en dirección al barrio Militar donde reside, con Lucas y su hija Aimara caminando por la banquina -en dirección oeste-este- luego de cenar en una cervecería del kilómetro 10. caminaban por el sector más ancho de banquina, en la misma dirección de los vehículos.

“De golpe sentimos solamente una acelerada, Aimara empezó a gritar, yo empecé a gritar, no lo vimos a Lucas, el auto siguió por el ripio, levantaba tierra y no veíamos nada. Después retomó la ruta. Cuando mermó la tierra lo vimos a Lucas tirado boca arriba en la zanja, con sangre en la nariz, solo movía su brazo izquierdo”, relató la mujer ante los jueces y partes del juicio que se transmite a la prensa en una sala especial anexa.

Blasi señaló que, tras ver al joven tirado, se paró en la ruta para pedir ayuda. “Pasaron dos camionetas blancas que me esquivaron. Yo me paré en el medio de la ruta y después paró otro vehículo que fue el chico que me ayudó y le hizo RCP a Lucas. Después pararon otros vehículos”.

La testigo directo del hecho resaltó en su declaración el polvo que se había levantado en el lugar. “Cuando salí a la ruta no podía ver por la tierra que levantó el auto por la velocidad, por eso no podíamos encontrar a Lucas”, insistió e indicó que vio un espejo del vehículo tirado en las inmediaciones.

Blasi agregó que las personas que pararon a ayudar, corrieron el cuerpo de Lucas unos centímetro, cuya cabeza daba en orientación hacia el oeste, y le practicaron maniobras de RCP.

El juicio por la muerte de Lucas Caro tendrá cerca de 40 testigos. Foto: Alfredo Leiva

Perdimos una parte de nuestra vida, nuestra vida ya no es la misma, esta persona no solo se llevó a Lucas, se llevó un pedazo de cada uno, mi hija ya no es la misma”, dijo la mujer tras la consulta de la fiscal Betiana Cendón y remarcó: “Todo lo que tenían planeado para su futuro por una imprudencia de evaporó”.

También declaró Sebastián Velazquez, un automovilista que circulaba en dirección contraria, de centro a oeste, y se detuvo tras cruzar al vehículo de Vázquez a alta velocidad y ver la tierra levantada en la zona del kilómetro 9,500.

Dijo que se detuvo por las señas que hizo otro hombre en la ruta. Al descender del vehículo vio al joven tirado y juntos corrieron el cuerpo que había quedado en un zanjón a unos 3 o 4 metros de la cinta asfáltica, para ponerlo en una superficie plana. El movimiento fue de no más de medio metro, indicó.

Velázquez fue quien practicó maniobras de RCP, por su conocimiento previo en la materia, y pidió que llamaran a la Policía y los bomberos. Indicó que el joven ya no tenía signos vitales, pero confirmó su deceso la mañana siguiente al conocer el caso por la prensa.

El testigo dijo que previo a detenerse a ayudar, se cruzó con un vehículo a alta velocidad en dirección contraria a la suya, de oeste a este, y afirmó que detectó que se trataba de un auto Subaru, la marca del vehículo que conducía Vázquez.

Durante la mañana, también prestaron testimonio personas que tuvieron intervención en el primer momento tras el siniestro, como el bombero del cuartel Melipal, Leandro Fernández; los policías Ezequiel Galván y Cecilia Arreche, que asistieron minutos más tarde al lugar del siniestro; la médica generalista del hospital zonal Nahir Hoogstra, quien certificó la defunción de Lucas tras practicarle maniobras de reanimación más avanzadas, el agente policial Saulo Pinto, que realizó el test de alcoholemia en la comisaría 27 a Matías Vazquez, la mañana del 28 de febrero a las 10; y el tío de Lucas, Carlos Villalobos Caro, quien acompañó a la madre de la víctima al lugar tras ser informada del siniestro.

El juicio oral y público comenzó hoy y se esperan tres audiencias con cerca de 40 testigos. El imputado, Matías Vázquez, pidió hablar en el inicio y pidió disculpas a la familia de la víctima.

Para este martes se prevén testigos que compartieron horas previas con el imputado, en un evento en el camping Cirse, y peritos.


Comentarios


Juicio por la muerte de Lucas Caro: «Por una imprudencia se evaporó su futuro»