Cómo se definirá el concurso para el Tribunal de Impugnación de Neuquén

La entrevista personal se realizará la primera semana de marzo. Hay siete concursantes en competencia, separados por escasa diferencia de puntos.

Apenas 4,49 puntos separan a la líder del concurso para cubrir dos cargos en el Tribunal de Impugnación de la tercera competidora. Con 20 puntos todavía en juego, el final está abierto para uno de los certámenes más importantes que se tramita en el Consejo de la Magistratura de Neuquén.

En la primera semana de marzo las y los concursantes -siete hasta ahora- participarán de la entrevista personal con las y los consejeros, la etapa más discrecional del proceso de selección y la que define su resultado.

Las versiones que circulan respecto del resultado señalan que el orden de mérito provisorio, cumplidas las dos primeras etapas, no reflejaría el gusto de algunos consejeros. Por eso no sorprendería que el resultado final altere la actual tabla de posiciones.

Qué hace el Tribunal de Impugnación


El Tribunal de Impugnación es el máximo organismo en materia penal de la provincia. Examina las decisiones de los jueces y juezas de Garantías y del Tribunal Revisor. Su criterio suele colisionar con el del Ministerio Público Fiscal y con el de la sala penal del Tribunal Superior de Justicia.

En la actualidad tiene siete integrantes, cuatro varones y tres mujeres. Ocupan la categoría MF2, la más alta de la pirámide, solo superada por la MF1 reservada a los cinco vocales del Tribunal Superior, el fiscal general y la defensora general.

El peso de los antecedentes


La primera observación es que en el Consejo de la Magistratura no hay especialistas en derecho penal. No debería ser un obstáculo, pero ha sucedido que algunas entrevistas navegan por temas generales, o se escuchan preguntas en sintonía con la agenda política de la coyuntura, sin profundidad acorde con la jerarquía del cargo. Las y los concursantes ya están inquietos, porque no saben con qué pregunta los sorprenderán.

Lo segundo que sucede con este concurso en particular es que el orden de mérito provisorio arrastra el influjo del puntaje por antecedentes (primera etapa). Quien ganó ese segmento, el defensor público Mauricio Macagno, con 12,34 puntos, tuvo un desempeño relativo en la etapa técnica: 15,5 en el escrito y 13,5 en el oral sobre 20 posibles en cada uno.

Con 29 puntos en total, quedó quinto en la etapa técnica pero -empujado por los antecedentes- se ubica segundo en la tabla general.

El camino inverso


Distinto es el caso de la jueza de Garantías Carolina González. Empezó en séptimo lugar por antecedentes con 8,97, pero fue la mejor en la etapa técnica: 17 en el escrito y 18,5 en el oral. Por eso quedó primera en el orden de mérito provisorio.

La tercera en competencia es la jueza Penal del Niño y el Adolescente, Carolina García, quien también calificó alto por antecedentes (11,98, quedó segunda) pero no lo consolidó con su desempeño en la etapa técnica (15 y 13 en el escrito y el oral). En la combinación de ambas etapas, se ubica detrás de González y Macagno.

La diferencia de perfil entre las dos Carolina es conocida en el ambiente judicial. A cuál elijan, reflejará la postura del Consejo de la Magistratura o las sugerencias que hayan empujado de afuera.

Los demás concursantes


En posiciones expectantes están el juez de Garantías de Villa La Angostura, Juan Pablo Balderrama, la defensora pública de Zapala, Natalia Godoy y la jueza de Garantías de Neuquén, Estefanía Sauli.

Sauli es la de perfil más alto. Ex asesora del bloque del Movimiento Popular Neuquino y ex socia del abogado Marcelo Inaudi, intervino en varias audiencias por la estafa con planes sociales. Pero además es la autora de sendos fallos que autorizaron la prórroga de los plazos procesales más allá de lo previsto en el artículo 87 del Código Procesal Penal.

Sus resoluciones fueron revocadas justamente por el Tribunal de Impugnación, con los célebres fallos de la sala penal que decretaron la inconstitucionalidad del artículo 87.

En el séptimo lugar está la relatora de la sala penal del Tribunal Superior de Justicia, Sandra Erera, con 37,40 puntos. Recibió 11,40 por antecedentes, un número alto, pero perdió lugares tras la etapa técnica: 13,5 en el escrito y 12,5 en el oral.

Los asistentes letrados de fiscalía esperan respuestas


Entre las tareas pendientes, el Consejo de la Magistratura debe responder a los asistentes letrados Julieta González Schlachet y Bruno Miciullo: ambos reclamaron porque fue declarado fracasado el concurso para seleccionar dos fiscales del caso, en el que quedaron como únicos competidores.

Para contestar, el Consejo necesita un dictamen del asesor legal, cargo que está vacante. Se abren dos caminos: o contratar a un o una abogado o pedirle a la fiscalía de Estado que dictamine.

El concurso fue declarado fracasado por iniciativa del consejero Alejandro Vidal (bloque del MPN). La única que firmó en contra fue Belén de los Santos (Unión por la Patria) mientras que el presidente del cuerpo, Gustavo Mazieres, insólitamente se abstuvo de pronunciarse.

Las especulaciones


La declaración de fracasado del concurso motivó una lluvia de reclamos, y todavía siguen las especulaciones sobre los motivos por los cuales los consejeros tomaron esa decisión.

Entre muchas, sobresalen dos versiones no necesariamente excluyentes: una interna de algunos consejeros con el fiscal general José Gerez, y un enojo con la asistente letrada González Schlachet por su rol destacado en la investigación de los transformadores con PCB de la Cooperativa de Plottier.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios