La muerte de hombre en un alquiler precario expone la crisis habitacional en Cipolletti

La víctima alquilaba un monoambiente en condiciones precarias. La propietaria fue imputada por homicidio culposo, pero luego fue sobreseída.

Nicolás Esteban Oyarzun falleció en septiembre del año pasado producto de las lesiones que le ocasionó la explosión de un artefacto en la vivienda que alquilaba en Cipolletti. El siniestro ocurrió en febrero de 2022 y las llamas le generaron graves heridas que desencadenaron en su muerte,siete meses después.

La propietaria del alquiler fue acusada por homicidio culposo, pero semanas atrás fue sobreseída porque recibió el beneficio de la suspensión de juicio a prueba. Se trata de una salida alternativa para personas sin antecedentes penales. El acuerdo contó con el visto bueno de la querella. 

El hecho ocurrió el 9 de febrero de 2022 a la mañana: un calorama explotó y programó las llamas por el inmueble que le ocasionaron quemaduras de grado 3 en gran parte de su cuerpo. Oyarsun alquilaba un monoambiente en el patio trasero de la vivienda de la propietaria que, así lo dice el fallo judicial,tenía conexiones irregulares. 

“Pudo establecerse con posterioridad que las instalaciones internas de los inmuebles eran irregulares, ni se encontraban habilitados, enfranca violación a los deberes de cuidado que establece las normativas NAG-200”,dice el fallo que lleva la firma de la jueza Rita Lucia.

No aclara si la víctima cometió alguna negligencia en el uso del artefacto, pero las pruebas que presentó la fiscalía fueron suficientes para la formulación de cargos y demostrar que la propietaria no cumplía con las exigencias de bioseguridad.

La imputada recibió el beneficio de la suspensión de juicio a prueba a cambio de 18 meses de cumplir una serie de pautas de conductas y una reparación económica simbólica. La muerte de Oyarsun pone en foco  la grave crisis habitacional que atraviesa Cipolletti con una oferta muy escasa de alquileres y precios altísimos.

En los últimos seis meses la brecha se profundizó mucho más por la fuerte y constante inflación en los precios. El sector inmobiliario formal ajusta  sus valores de forma mecánica de acuerdo a variables inflacionarias con lo cual el valor de mercado siempre está actualizado. Ahora con la nueva ley de alquileres el ajuste contractual es semestral, contra el anual que regía hasta hace algunas semanas.

Este desbalance en la oferta y la demanda obliga a muchas personas y familias a recurrir a alquileres precarios por fuera de la normativa y de las inmobiliarias que, además, presentan una serie de requisitos exhaustivos para ingresar a un alquiler, no sólo monetarios. A la falta de alquileres se le suma la pobre política de acceso a la tierra en la región.

Más allá de los esfuerzos por los municipios y los programas vigentes en Río Negro como Suelo Urbano, la precarización en las condiciones de hábitat se profundiza.En ese caso fue un que se hizo público por la denuncia que transitó en el fuero penal de Cipolletti,  pero hay muchos casos de inmuebles que se alquilan de forma irregular y que no cumplen con las exigencias mínimas de seguridad. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora