Femicidio de Agostina: Monsalve y Chianese, principales acusados, podrían quedar en libertad

El nuevo juicio se realizará a partir del 11 de octubre y al mes siguiente se vence uno de los plazos de las prisiones preventivas de dos de los principales acusados.





El 24 de noviembre, Juan Carlos Monsalve y Gustavo Alejandro Chianese cumplirán un año y medio de prisión preventiva. Son dos de los principales imputados en el femicidio de Agostina Gisfman, cuyo juicio por jurados fue anulado el miércoles. El segundo juicio comenzará el 11 de octubre. Aun en el caso de que los declaren responsables, se abre un complejo panorama: ¿les pueden prorrogar la prisión preventiva tres meses más? Y en caso afirmativo, ¿alcanzan esos tres meses para que la sentencia quede firme?

El daño que provocó ese mensaje intimidatorio escrito en el baño de varones, en el sector destinado a la deliberación de los jurados populares, es de alcances incalculables. Ni siquiera dentro del Poder Judicial tomaron dimensión: el Tribunal Superior de Justicia emitió ayer una tibia declaración en la cual expresa que «adoptará las medidas y acciones acordes orientadas a evitar que situaciones similares se puedan repetir».

Este viernes sortearán a los nuevos jurados, y el miércoles 5 de octubre será la selección de los 6 varones y las 6 mujeres que lo integrarán, más 4 suplentes. El nuevo juicio se realizará del 11 al 19 de octubre.

Los otros plazos que corren

Mientras tanto corren otros plazos. Juan Carlos Monsalve y Gustavo Alejandro Chianese, acusados de coautor del femicidio y de partícipe primario, están detenidos desde el 24 de mayo del 2021.

No importa que uno haya confesado su autoría y el otro lo haya negado: eso pasó en el primer juicio, que fue anulado y es como si nunca hubiera existido. En el segundo pueden cambiar de estrategia; es su derecho. No están obligados a declarar ni a decir la verdad.

El Código Procesal Penal de Neuquén expresa que «la prisión preventiva no podrá durar más de un año, salvo lo dispuesto para delitos complejos. Vencido este plazo no se podrá decretar una nueva medida de coerción privativa de libertad». Este caso no fue declarado complejo.

«En forma excepcional»

Desde el 26 de junio del 2020, y debido a la pandemia por el coronavirus, tiene vigencia la ley 3234 que permite «extender, en forma excepcional, hasta un máximo de nueve meses los plazos legales de duración de la prisión preventiva» (…) «en los casos en que los juicios no se hayan realizado, o no se puedan realizar, por encontrarse suspendida la realización de audiencias de juicio, debido a la emergencia sanitaria dispuesta a causa de la pandemia del COVID-19″.

El 24 de noviembre, cuando Monsalve y Chianese cumplan un año y medio de prisión preventiva, la fiscalía, la querella y las defensores deberán sentarse ante un juez o jueza a discutir si le prorrogan la prisión preventiva hasta agotar el plazo que autoriza la ley 3234.

Aquella situación excepcional, de emergencia, ya pasó hace mucho tiempo. ¿Influyó en su momento en la demora en la realización del juicio, y sus efectos se proyectan sobre el presente? Será parte de la discusión.

Noviembre o febrero

Pero aun en el caso de que un juez o jueza autorice la extensión, la prisión preventiva no se prolongará más allá del 24 de febrero del 2023.

Y en el supuesto de que Monsalve y Chianese sean declarados responsables en el segundo juicio y, en la peor hipótesis para ambos, condenados a prisión perpetua, difícilmente para febrero la pena estará firme. Es decir que seguirán con prisión preventiva y tendrán derecho a exigir que los dejen en libertad.

Tomemos como ejemplo lo que acaba de suceder con el legajo del homicidio del policía Luis Nahuelcar. El jurado popular declaró a los responsables el 15 de octubre del 2021, y el fallo lo dejó firme la sala penal del Tribunal Superior de Justicia el 19 de septiembre del 2022. Once meses después.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Femicidio de Agostina: Monsalve y Chianese, principales acusados, podrían quedar en libertad