La experiencia de rodar una telenovela en aislamiento y por Zoom

“Por siempre Marisol” es un interesante proyecto de telenovela realiza por completo en aislamiento. ¿Es una alternativa a futuro?



La novela tiene como uno de sus ejes la parodia humorística de los típicos culebrones mexicanos.

La novela tiene como uno de sus ejes la parodia humorística de los típicos culebrones mexicanos.

Agustina Gatto, directora y co-autora de “Por siempre Marisol”, telenovela online realizada íntegramente en cuarentena que reversiona desde un humor desopilante el espíritu de los culebrones mexicanos de los ´90, dice haber encontrado en la plataforma Zoom “un lenguaje posible” aunque “la calidad depende más de los creadores que del soporte”.


“A futuro me parece un lenguaje posible”, explicó en diálogo con Télam Gatto, dramaturga, guionista, directora y docente, tras la experiencia de completar los 7 capítulos de 8 minutos de la serie que se puede ver desde el pasado sábado, en la plataforma www.veniu.com.ar con entradas a la gorra (y parte de la recaudación destinada a Fundación Sí).

“Yo creo que si David Lynch, por decir alguien a quien admiro mucho, agarra Zoom va a hacer algo que esté bueno: depende más del talento de los creadores que del soporte, y alguien que sabe narrar y dirigir se va a poder lucir”, agregó la autora de las obras “Algo sobre una pareja y su hijo”, “Rodeo” y “Buscado”.

“Por siempre Marisol”, escrita en coautoría con Natalia Quevedo e interpretada por Natalia Cociuffo, Santiago Fraccarolli y Paula Acuña, se propone recuperar desde una mirada satírica al clásico culebrón mexicano atravesado por la pandemia: todo sucede en una lujosa mansión donde sus protagonistas, encerrados en sus respectivas habitaciones, dirimen sus inagotables conflictos de clase entre ricos y personal doméstico, sus traiciones imperdonables adornadas de epítetos ampulosos, sus amores tan tórridos como destinados a no ser, todo a través de videollamadas para respetar el distanciamiento social.


“No hay pandemia que pueda impedir que los personajes de esta telenovela se entreguen a su pasión y sigan teniendo razonamientos que no le sirven a nadie”, anuncia un capítulo de esta serie creada por puro deseo en medio de una crisis sanitaria global.

“Yo me había alejado un poco del teatro, había empezado a trabajar más en cine y televisión y cuando apareció Microteatro (formato de obras de 15 minutos, en 15 metros cuadrados, para 15 personas) me pareció que ahí podía encontrar un lugar para volver, así que primero hice ‘Victoria’ y después surgió la idea de ‘Por siempre Marisol’”, contó Gatto.

Aquella propuesta condensada tenía que ver “con el consumo irónico que surge con ‘Dallas’, que la gente empezó a mirarla como si fuese una comedia, y con que todos los que integraban ‘Marisol’ amaban profundamente la telenovela”.


“Yo me puedo clavar unos capítulos de ‘Marimar’ un domingo pero no puedo dejar de tener una mirada irónica sobre eso porque no percibo la vida de esa manera y porque el exceso de emociones típico del melodrama me causa risa, porque el exceso de tragedia se convierte en comedia y cuando estrenamos en teatro pasó algo fuerte, fue furor”, reconoció Gatto.

A principios de marzo, cuando el coronavirus todavía no había pisado suelo argentino, “Marisol” salió de cartel y Gatto dice que miró a su equipo de trabajo y prometió: “No sé cómo, pero esto vuelve”.


¿Cómo ve todo a corto plazo la directora?



Télam: ¿Creés que habrá una oleada de propuestas culturales cruzada por la temática pandémica?

A. Gatto: Sí, es inevitable. Lo veo en mis alumnos, en la telenovela los personajes cada uno se encerró en un cuarto de la mansión para mantener el aislamiento. Escuché muchos creadores que respeto decir que no había que hablar de la pandemia y había que producir sentidos más indirectos. Yo no estoy de acuerdo. Si un creador talentoso habla de la pandemia lo va a hacer bien. Si no tiene idea, lo va a hacer mal.

Télam: ¿Cómo te imaginás el futuro del teatro y la televisión?

A. Gatto: Si bien entiendo el drama humano, siento que es un conflicto menor derivado de un conflicto mayor, planetario. Para mí, si mañana tengo que ir a un teatro con barbijo y sentarme con dos sillas de por medio con otros espectadores cuando en el planeta hay plástico flotando en el océano digo “qué bueno, puedo ir al teatro”.


Comentarios


La experiencia de rodar una telenovela en aislamiento y por Zoom