La ostentación delató a los piratas informáticos

Los cinco ciudadanos dominicanos siguen detenidos en el penal de Bariloche



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Las compras de costosos productos electrónicos y los montos abonados despertaron las sospechas del personal de la Brigada de Investigaciones de la Comisaría Segunda de esta ciudad, que durante tres días siguieron los pasos de los ciudadanos dominicanos imputados en el presunto delito de estafas con tarjetas de crédito adulteradas. “Río Negro” pudo saber que el grupo arribó el 8 de mayo por la tarde en avión a Bariloche y alquilaron una camioneta Toyota y un Chevrolet Aveo en una agencia que tiene oficinas en el aeropuerto. Luego, se hospedaron en tres habitaciones de un hotel de cuatro estrellas de la avenida Bustillo al 6,700. En la Comisaría Segunda fueron alertados al día siguiente que un ciudadano dominicano había alquilado en Mar del Plata y Buenos Aires vehículos que no devolvió. También, el representante local de una firma de alquiler de autos que había rentado los vehículos a los turistas dominicanos avisó de esa circunstancia a la Policía. Efectivos de la Brigada de Investigaciones lograron ubicar los vehículos alquilados y siguieron a los turistas. Tras dos días de seguimiento constataron que realizaron compras de productos electrónicos por montos elevados. En un comercio del rubro compraron por 57.000 pesos que pagaron con tarjeta. “Se daban todos los lujos”, señaló una fuente. El 11 de mayo tras recibir las denuncias de Mar del Plata por la retención indebida de los vehículos de alquiler, los sospechosos fueron detenidos y alojados en la Comisaría Segunda. Pero hasta ese momento no había información de la existencia de tarjetas clonadas. Allí, se sumó personal de Criminalística a la investigación. En uno de los automotores había una impresora que llamó la atención de los policías. Lozada autorizó el 12 de mayo las requisas. Encontraron productos electrónicos y las sospechas aumentaron. Un día después, allanaron las habitaciones donde se hospedaban y secuestraron otra máquina, un posnet, bandas magnéticas, sellos y otros elementos para fabricar tarjetas de crédito. Algunas estaban listas y otras en elaboración.


Comentarios


La ostentación delató a los piratas informáticos