La transición en el TSJ de Neuquén: "hay un problema de convivencia"

El gobierno tiene 60 días para postular a un nuevo vocal del Tribunal Superior de Justicia. Mientras tanto el cargo lo ocupará el fiscal general José Gerez.





Moya (a la izquierda), Gerez (a la derecha) en un acto con Gaido al medio. Visiones distintas sobre la situación en el TSJ. (Archivo)

Moya (a la izquierda), Gerez (a la derecha) en un acto con Gaido al medio. Visiones distintas sobre la situación en el TSJ. (Archivo)

José Gerez y Evaldo Moya expresaron visiones opuestas sobre la situación del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén. En el día 1 de la etapa de transición, el fiscal general dijo que "hay un problema de convivencia bastante patente" entre los vocales, mientras que el presidente subrogante aseguró que "faltó comunicación en una cuestión operativa de trabajo, pero es una etapa superada".

Los dos, entrevistados por separado por Río Negro, hicieron referencia a la crisis sin resolver que atraviesa el Tribunal, uno de cuyos puntos altos fue la renuncia del presidente, Oscar Massei.

José Gerez cumple en esta etapa una doble función: la de fiscal general y la de vocal subrogante en el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén. Ocupará los dos sillones hasta que el gobierno cubra la vacante que dejó Massei, quien se jubiló el viernes pasado.

En diálogo con Río Negro, Gerez dijo que en el Tribunal Superior de Justicia "no hay problemas jurisdiccionales, de atraso ni de calidad en el dictado de las sentencias. Hay un problema de convivencia bastante patente que afecta la gobernabilidad y la gestión. Creo que hago más falta ahí".

El Tribunal Superior concentra el gobierno del Poder Judicial de Neuquén, desde la gestión de los recursos humanos hasta la administración de los millonarios bienes que le pertenecen o que alquila. Su presupuesto para 2020 supera los 9.200 millones de pesos y depende de aportes del Tesoro. También tiene la última palabra a nivel provincial en todos los conflictos que se judicializan.

La renuncia de Massei se produjo durante una tempestad que involucró a todos los vocales: Evaldo Moya; Germán Busamia, Alfredo Elosu Larumbe y Soledad Gennari. Nada indica que la marea haya bajado.


Plazo y reemplazo


El gobernador Omar Gutiérrez tiene 60 días para enviar el nombre del posible reemplazante a la Legislatura, donde necesita la aprobación de los dos tercios de los votos para asumir en el cargo. El gobierno no llega a esa cantidad con sus aliados, primos o inquilinos ocasionales.

Si no logra nombrar un reemplazo en ese período, el Tribunal está habilitado para designar un interino. Una sola vez utilizó esa facultad constitucional, durante el largo conflicto institucional que provocó el exgobernador Jorge Sobisch con su intento de ubicar a tres abogados de su confianza en el TSJ. Qué tiempos.


Mayoría automática


"El Tribunal no está en su mejor momento, no puedo no decirlo, pero se va a salir de esta cuestión", dijo Gerez a este diario. "Voy a poner todo mi esfuerzo en armonizar las relaciones internas para volver a la normalidad".

Aseguró que "ya lo hablé con todos los vocales. Los conozco, son buenas personas, tienen una capacidad importante, son reconocidos en lo que hacen".

"No vengo a formar parte de ninguna mayoría automática, me voy a mantener independiente, objetivo como siempre fui", aseguró por otra parte.

Sobre la relación con el sindicato de empleados, pateó las expectativas para más adelante: indicó que "hay que trabajar para que tengan una certeza, para que cuando la situación económica se revierta sepan qué van a cobrar como aumento".

Por último dijo que en los acuerdos de los miércoles lo subrogará como fiscal Rómulo Patti, y el suplente será Pablo Vignaroli.


"No tiene la visión completa"


El diagnóstico del fiscal-vocal no lo compartió Evaldo Moya, presidente subrogante del Tribunal.

Cuando Río Negro lo entrevistó, le dijo que el fiscal había opinado que existía un problema de convivencia entre los vocales. Moya lo descartó. "Tal vez faltó un poco más de comunicación. Pasó más que nada por eso, para mí está sorteado", indicó.

En el mismo sentido añadió que "fue una cuestión operativa de trabajo. Desde la fiscalía tal vez no tiene el panorama completo por no estar acá (en el tribunal) todo el tiempo, por eso dijo lo que dijo".

La referencia fue a los desencuentros que se produjeron entre los vocales en numerosos temas, desde la renovación de alquileres hasta la realización de juicios orales durante la pandemia, pasando por la designación o traslado de personal.


Salarios y familia


Moya dijo que su preocupación "está en el tema salarios". A la fecha el Poder Judicial de Neuquén no pagó el sueldo de julio y sólo canceló el 35% del aguinaldo, un hecho histórico.

"No entran los recursos suficientes para pagar el primer día hábil, como era la costumbre", dijo.

Otra preocupación que señaló es "tratar de prestar como corresponde el servicio en el fuero de Familia. Hace falta una reorganización urgente, imprimir velocidad en todo el fuero".

Moya dijo que "quiero focalizar más en las cuestiones de violencia, también necesita modernizarse la atención".

Respecto de lo hecho, rescató que "dada la situación de pandemia, tan especial, se hizo un esfuerzo muy grande en actualización tecnológica, notificación electrónica, pago electrónico, ingreso virtual de escritos", entre otras.

"Esto ha sido silencioso y quiero decirlo. Mientras en muchas provincias se dispuso la feria judicial, acá se sacaron cientos de resoluciones interlocutorias y muchas sentencias. El Tribunal fue un ejemplo en eso", afirmó.


Comentarios


La transición en el TSJ de Neuquén: "hay un problema de convivencia"