La vuelta a clases desde adentro: cómo vivió la zona rural el esperado primer día

RÍO NEGRO acompañó a la comunidad de Aguada de Guerra, donde 29 alumnos tuvieron que dejar de lado los abrazos, pero dejaron a la vista toda su alegría.

Barbijo para todos los alumnos, máscara adicional para el docente. La nueva imagen de las aulas.

Barbijo para todos los alumnos, máscara adicional para el docente. La nueva imagen de las aulas.

“Tenía muchas ganas de volver a la escuela, porque lo virtual es medio feo y te sentís solo. O si no entendés algunas cosas, no se puede consultar por el tema de internet, que tiene sus fallas como todo. Volví a encontrarme con mis amigas y amigos... a jugar. Estoy contenta”. Emocionada, Naihara empezó ayer sexto grado y volvió a reencontrarse en forma presencial con sus compañeros y docentes de la Escuela Hogar N° 151 Intercultural Bilingüe “Ejército Argentino”, de Jornada Completa, en Aguada de Guerra. Y como ella, los niños de otros 39 establecimientos rurales de Río Negro iniciaron el ciclo lectivo 2021, con toda la expectativa por el regreso a las aulas después de las restricciones impuestas por la pandemia de covid-19.

El lanzamiento oficial del año para las escuelas de Receso Invernal Extendido (RIE) fue en la Escuela 331 de Río Chico Abajo, con la presencia de la gobernadora, Arabela Carreras.

La reapertura del establecimiento, luego de casi un año de permanecer cerrado, generó alegría en Aguada de Guerra, un pequeño poblado de la Región Sur rionegrina en el que viven unos 150 vecinos.

Desde muy temprano las familias se fueron acercando a un edificio que brindó todas las medidas preventivas y protocolos previstos por las autoridades sanitarias y educativas.

Las caritas de felicidad entre los 29 alumnos -21 de primaria y 8 de nivel inicial- que asistieron ayer dejaron en claro las ganas de reencontrarse y de volver a compartir el aula, los recreos, los juegos y contarles a sus maestros lo vivido durante la pandemia.

Claro que el panorama fue muy distinto el que mostraban los establecimientos educativos en los anteriores inicios de ciclo. Esta vez los tapabocas, las máscaras faciales, el alcohol en gel, el distanciamiento, la distribución en las aulas y los saludos con el codo o el puño marcaron la diferencia y, de alguna manera, le quitó el tono afectivo que históricamente caracterizó a estos reencuentros.

Los docentes reconocieron que trabajar en forma virtual durante el 2020 “no fue fácil”, admitiendo que “nadie estaba preparado”. Detallaron que durante los primeros meses muchos niños no contaban con los recursos tecnológicos, ni material didáctico para poder trabajar en sus casas. A ello se les sumó la tarea de los padres, que en algunos casos no podían acompañar a sus hijos desde lo pedagógico.

“Es un gran desafío el que tenemos este año. Es una escuela nueva, que vamos a ir construyendo y vamos a tener que ir viendo cómo transcurren los días. Hay una gran disposición de los docentes y mucha expectativa en las familias de los niños”, afirmó la directora, Adriana Peña.

Luego del acto que dio a inicio al ciclo lectivo, en el que una docente realizó una rogativa en lengua mapuche, alumnos y docentes ingresaron a las aulas. La escuela volvió a tener sonidos, movimientos, risas y juegos, bajo un clima muy emotivo.

La semana pasada, los docentes y las familias de los alumnos se reunieron para diagramar la vuelta a clases. “Nos organizamos teniendo en cuenta el protocolo, el plan jurisdiccional y el tiempo. Los estudiantes tienen que venir tres horas por día. Lunes, martes y viernes se van a desarrollar los espacios curriculares; y miércoles y jueves, a la tarde, las horas especiales” detalló Peña.

Al mediodía, los papas volvieron a la escuela en busca de sus hijos, quienes no perdieron ni un minuto para contarles los vivido.

En la cuarentena estuve mucho tiempo adentro. Pude estar más con mi familia y eso fue muy lindo, pero tenía muchas ganas de volver.

Naihara, alumna de sexto grado de la Escuela 151 de Aguada de Guerra.

Hoy empecé primer grado. Estoy muy contenta. Quería venir a la escuela.

Karem, alumna de la Escuela 151 de Aguada de Guerra.

Es un gran desafío el que tenemos este año. Es una escuela nueva que vamos a ir construyendo.

Adriana Peña, directora de la Escuela 151 de Aguada de Guerra.


Reapertura y acto oficial en la Escuela 331 de Río Chico Abajo


Desde la Escuela 331 de Río Chico Abajo, la gobernadora Arabela Carreras, inauguró el ciclo lectivo 2021 para escuelas de Receso Invernal Extendido (RIE), que tienen clases de febrero a diciembre.

El acto estuvo cargado de mucha emoción, ya que marcó también la reapertura de este establecimiento rural, ubicado a unos 200 kilómetros al sudoeste de Jacobacci, que se había cerrado en el 2017.

“Estoy muy emocionada de ver a los chicos tan contentos en la Escuela. Porque trabajamos sólo para verlos contentos, ver todo lo que aprenden, lo que enseñan, acá vamos a tener una doctora –dijo señalando a la niña Perla-, que seguramente va a volver a atender a sus mayores y a otros al paraje”, expresó. Minutos antes, la niña le había manifestado su deseo de volver a la escuela y estudiar para poder recibirse de médica.

Esta escuela inició el ciclo lectivo con 8 alumnos de familias que viven dispersas en este sector del valle del río Chico.

Del acto participaron también la ministra de Educación, Mercedes Jara Tracchia, la Coordinadora de Educación Zona Sur 1, Liliana Merelles, referentes de comunidades originarias y representantes del gremio docente Unter, entre otras personas.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La vuelta a clases desde adentro: cómo vivió la zona rural el esperado primer día