“Las Coloradas, un nuevo comienzo”





Hace un tiempo envié una carta titulada “Las Coloradas, un paraíso perdido”, el mismo nombre que mi página en Facebook. En ese momento sólo escribí lo que sentía con mucha indignación por tantos años de abandono por parte de la provincia, de la Nación y de quienes nos tocaron como gobernantes a nivel local. Después vinieron a nuestro pueblo corresponsales de este diario, hicieron reportajes, recorrieron todo y sacaron una muy buena radiografía de cómo vivíamos, aunque nos quedó pendiente recorrer las casas de gente pobre e indigente que vive en la más absoluta miseria y tampoco recorrimos el cementerio, que es una deplorable vista de cuánto queremos a quienes ya nos abandonaron. Pero esto es sólo un pantallazo, pues somos cabecera del departamento Catan Lil; si nosotros estamos mal, ¿cómo será el resto del departamento? Claro, como todas las cosas que duelen, cuando te las dicen molestan, hieren, calan demasiado profundo y muchas veces es mejor enojarse con el cartero. En este caso me tocó a mí: algunos de mis compañeros de trabajo se enojaron porque dije que nos rascábamos, otros como el cura Martín decían que podríamos haber puesto algo positivo, en la municipalidad los funcionarios recriminaban que era mejor decir las cosas buenas… Les juro, en ese momento busqué cosas buenas y no encontré ninguna en absoluto. Ya han pasado unos días. Gracias a Dios y según mi perspectiva a los del diario también, han surgido inmediatamente varias capacitaciones y ya está firmada con la provincia la primera etapa de la obra de impulsión de agua potable, que mejora el suministro en cantidad y no calidad pero es muy necesaria para nosotros, que en verano no tenemos agua habiendo un hermoso río al lado. Por otra parte, ya firmaron para el suministro de energía y tendido eléctrico para unas manzanas de esta comunidad. Además, en estos días ya se compra una camioneta y por otro lado ya la gerencia de empleo nos brinda su apoyo para varios emprendimientos pero con antelación la municipalidad debe hacer un relevamiento. Además, se han mejorado los salarios. Pero esto es sólo el comienzo. No podemos cegarnos porque se comience a trabajar; todavía no tenemos gas, cloacas, asfalto ni red provincial de provisión de energía del EPEN y nos sigue faltando algo que es fundamental: la instalación de una tecnicatura o carrera terciaria. Tenemos pendiente la generación de empleo genuino. Y la creación de microemprendimientos que sean rentables y que tengan un seguimiento del Estado, no como todo lo que se hizo con la ausencia del Estado y se perdió en el intento, aunque las cosas que se compraron de Nación vaya a saber quién las tiene. Sigo creyendo que el camino es éste, espero que no se desvíe. Seguiré en línea tratando de mejorar no sólo yo sino toda nuestra comunidad. Por estos días he caminado mucho por estos lugares; ojalá vieran la hermosura y tranquilidad en que vivimos. Jamás entenderé por qué nos han abandonado tanto, tanto tiempo. Un abrazo y muchas gracias por acompañarnos. Ariel Tomás Barros Erxilape DNI 17.757.248 Las Coloradas

Ariel Tomás Barros Erxilape DNI 17.757.248 Las Coloradas

la foto del lector


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“Las Coloradas, un nuevo comienzo”