Las ostras planas se recuperan en el Golfo San Matías, pero advierten que no deben ser consumidas

En la década de 1990, varios bancos de ostras planas o puelcheanas se vieron afectados por un parásito. Un estudio reciente determinó que actualmente están sanas, pero se necesita fomentar la acuicultura y un plan de manejo de la especie para conservarlas bien

1/3
Los investigadores  en San Antonio Oeste descubrieron que la población de ostras planas se está recuperando tras haber sido afectada por un parásito.

Los investigadores en San Antonio Oeste descubrieron que la población de ostras planas se está recuperando tras haber sido afectada por un parásito.

2/3
Tras hacer el relevamiento, los científicos recomiendan que hay que fortalecer la acuicultura. Después de hacerlo, se podría permitir la explotación comercial de las ostras en el futuro,  aunque bajo estrictos testeos y un plan de manejo

Tras hacer el relevamiento, los científicos recomiendan que hay que fortalecer la acuicultura. Después de hacerlo, se podría permitir la explotación comercial de las ostras en el futuro, aunque bajo estrictos testeos y un plan de manejo

3/3
No se recomienda el consumo de ostras planas a la población. Los científicos advierten que la sociedad debe ayudar a la recuperación en curso de la especie

No se recomienda el consumo de ostras planas a la población. Los científicos advierten que la sociedad debe ayudar a la recuperación en curso de la especie

Las ostras puelcheanas se encuentran en las playas del Golfo San Matías y son más conocidas como “ostras planas”. Investigadores del Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos "Almirante Storni" y del Conicet en San Antonio Oeste descubrieron que la población de ostras planas se está recuperando tras haber sido afectada por un parásito. Además, los científicos determinaron que los bancos que forman están extendiéndose.

Sin embargo, el relevamiento del equipo de científicos no recomienda la captura de las ostras, ni siquiera de manera experimental. Según explicaron a RIO NEGRO, solo aconsejan la “acuicultura”, que consiste en criarlas de manera artificial y “promover proyectos para la repoblación de los bancos a partir de reclutas (ostras) obtenidos en esos criaderos”. En el futuro, al fortalecer la acuicultura, se podría permitir la explotación comercial, aunque bajo estrictos testeos y un plan de manejo.

La investigación estuvo a cargo de Marina Kroeck, Enrique Morsan, Érica Oehrens Kisner y María del Socorro Doldan. Realizaron el estudio en el marco de un proyecto de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo tecnológico y la Innovación, que le fue otorgado a la doctora Kroeck. “Lo que nosotros estudiamos fueron las fluctuaciones en las poblaciones de ostras en el tiempo y el espacio. Siempre fueron abundantes en el Golfo San Matías, sobre todo el sector Noroeste. Sin embargo, a fines de los años ´90, ocurrió una fuerte reducción de su abundancia. Una enfermedad producida por un parásito intracelular específico fue identificada como la principal causa posible. Por eso era importante conocer su estado actual”, contó Socorro Doldan.

El estudio no sólo reveló que la especie ya no cuenta con el parásito sino también que su población amplió las áreas naturales donde se encuentran sus bancos. “Se vio una coherencia geográfica en su expansión, que reflejaría que existen condiciones adecuadas para su supervivencia a largo plazo. Sabíamos que en la costa Noreste del Golfo San Matías (desde Punta Villarino hasta Caleta de los Loros) los bancos habían incrementado su abundancia en el período 1987 a 2006. En 2010, hicimos otra evaluación y encontramos individuos de tallas grandes, aunque continuaban afectados con parásitos los del Noroeste, ubicados en la zona de Las Grutas”, detalló Doldan. “Ahora, se vio una recuperación de los bancos, que están sanos y su expansión”, agregó.

Para conservar a la especie, la investigadora propone “mantener la medida que está vigente desde 1971, que prohíbe su extracción. Esta medida ha sido clave para su recuperación” explicó. Justamente, esa restricción se impuso para favorecer su desarrollo en la zona. “Deberían promoverse proyectos para la repoblación de los bancos a partir de reclutas obtenidos en criadero, a partir de la acuicultura de la especie”.

Aunque la ostra puelchana es muy sabrosa, los expertos le piden a la gente que eviten consumirla, para contribuir a su recuperación. “Desalentamos su consumo al menos hasta que haya medidas de manejo, justamente porque aún es una población cuyo número está recuperándose”, finalizó Doldan.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Las ostras planas se recuperan en el Golfo San Matías, pero advierten que no deben ser consumidas