Lo balearon y quedó preso después de declarar

pedidos de detención pesaban sobre Diego Eduardo Aravena.



#

Víctima en un caso, imputado en otros, sospechado en algunos más, Aravena fue herido el domingo pasado.

Archivo

Tenía varias capturas vigentes en su contra.

BARILOCHE (AB).- Diego Eduardo Aravena llegó ayer al mediodía al edificio de Tribunales de la calle John O’Connor al 20 acompañado por un agente policial. Caminaba con dificultad. Por eso subió en ascensor hasta el segundo piso, donde lo esperaban en la Cámara Criminal Segunda. Aravena fue baleado en una pierna la madrugada del domingo en el barrio 28 de Abril. Fue una de las víctimas de un sujeto que hirió de gravedad a cuatro jóvenes el fin de semana. Sin embargo ayer se dispuso su detención y fue alojado en el Penal 3 de esta ciudad. El juez de la Cámara de feria Héctor Leguizamón Pondal ordenó su detención porque advirtió que Aravena había sido declarado en rebeldía y tenía tres pedidos de captura. Fuentes judiciales recordaron que el joven había sido beneficiado a finales de febrero de 2014 con una suspensión de juicio a prueba (probation). Pero no cumplió las pautas de conducta que se le impusieron en aquel momento a cambio de no ser juzgado por el delito de “amenazas calificadas por el uso de un arma de fuego”. Tras recibir el beneficio, nunca más compareció ante la justicia. Los pedidos de captura y rebeldía surgieron a partir de la investigación del ataque que Aravena sufrió en la primera hora del domingo en la zona del playón deportivo del barrio 28 de Abril. Fue lesionado junto con Martín Pardo, quien sufrió un gravísimo traumatismo de cráneo con pérdida de masa encefálica y un tiro en una pierna. Pardo sigue internado en grave estado en la terapia intensiva del hospital zonal. Esa noche Aravena también trasladado herido hasta el hospital, pero no quiso recibir atención médica y se marchó. Los otros heridos de la violenta jornada fueron Federico Sebastián Mansilla, quien recibió varias puñaladas, y Leonardo Mansilla, quien sufrió entre nueve y diez heridas de arma de fuego. Los dos siguen internados en el hospital. Aravena concurrió esta semana a tribunales para declarar como víctima en la causa por los ataques. Allí descubrieron que estaba rebelde y tenía tres órdenes de captura vigentes. Por eso quedó detenido. Está imputado porque el 22 de abril de 2013 amenazó de muerte, con un arma de fuego según la acusación fiscal, a un matrimonio que vivía en el barrio 28 de Abril. Diego es el hermano menor de Sebastián Javier “Mecha” Aravena, que está preso en el Penal 3 donde cumple varias condenas. Además, Sebastián está sospechado, junto con Heriberto Miguel, por el homicidio de Paula Vera, que ocurrió en abril de 2013 en esta ciudad. Justamente el padre de la familia intimidada por Diego es testigo de ese crimen. La pareja amenazada tuvo que irse del barrio porque, además, le incendiaron la casa y los dejaron sin nada. Las víctimas denunciaron entonces que un grupo de jóvenes del barrio quemó su vivienda y las sospechas salpicaron a Aravena como uno de los supuestos autores, pero la investigación nunca avanzó.


Comentarios


Lo balearon y quedó preso después de declarar