Los peligros de seguir una dieta hiperproteica

Una práctica de moda para bajar de peso, aunque prolongada en el tiempo, puede implicar riesgos para la salud. Opina del tema desde Bariloche la especialista Fernanda Bernal.

Se trata de una dieta en la que prevalecen las proteínas de origen animal y que suele dejar un poco de lado las de origen vegetal. Esta forma de alimentación propone elevar el consumo de proteínas hasta el 30% y disminuir el consumo de carbohidratos al 5-10%, lo cual puede ocasionar problemas en la salud.
Sin embargo, puede ser una dieta óptima para personas que necesiten perder mucha grasa, sin perder masa muscular, siempre y cuando se realice por un tiempo limitado y guiado por un nutricionista.


Según explica, desde Bariloche, la licenciada Bernal (MP 12537) hoy en día la mayoría de las personas consumen más proteínas de las que su cuerpo necesita. Investigaciones han demostrado que una ingesta alta de proteínas deriva, a largo plazo, en un aumento de riesgo de cáncer, una progresión precipitada de la enfermedad de las arterias coronarias, trastornos de los huesos y de la función renal, así como de la función hepática.


Por otro lado Bernal asegura que “el hígado juega un papel en el metabolismo de las proteínas, incluido el procesamiento de aminoácidos, al convertirlos en glucosa para la energía y remover del torrente sanguíneo amoniaco (un desecho natural del metabolismo proteico). También sintetiza aminoácidos no esenciales. Una excesiva presencia de proteínas lo sobrecarga.”


Al seguir una dieta de esas características también se puede caer en un déficit de vitaminas y minerales.
Lo ideal sería intentar reducir la ingesta de proteína animal y elegir alimentos vegetales más nutritivos para ayudar al hígado a funcionar mejor.


La especialista remarca la importancia de consultar con un profesional especializado en el tema y seguir un plan de alimentación adecuado a cada persona.



Los peligros de seguir una dieta hiperproteica