Más de 300 trabajadores de salud de Bariloche tuvieron coronavirus

Los datos advierten que el hospital Ramón Carrillo acumula el mayor número de casos positivos en lo que va de la pandemia, en la red pública de la provincia.





Desde marzo pasado se destaca que el personal de salud está en la primera línea de la pelea contra la pandemia que causa el nuevo coronavirus. Pasaron 8 meses y un alto porcentaje del personal del hospital Ramón Carrillo de Bariloche se contagió el virus que tanto pánico causa en algunos sectores de la población.

El licenciado en terapia ocupacional del servicio de Salud Mental del hospital local Juan Manuel Zorzoli dijo que alrededor del 40 por ciento del personal del centro hospitalario contrajo la covid-19 desde abril pasado hasta finales de octubre último.

Fuentes hospitalarias informaron a RÍO NEGRO que desde el inicio de la pandemia en la provincia hasta el 29 de octubre pasado, 332 empleados del hospital de Bariloche contrajeron la covid-19. El dato surge del reporte del Ministerio de Salud de Río Negro sobre la situación epidemiológica en la provincia.

Ese dato ubica al hospital de esta ciudad con la mayor cantidad de casos positivos en la red de Salud pública provincial.

En el segundo lugar estaba hasta finales del mes pasado, el hospital de Cipolletti, con 115 casos positivos, seguido por el de Cinco Saltos, con 78 contagiados en el período relevado.

En otro gráfico del informe oficial, al que accedió este diario, se informa que en octubre pasado hubo un número récord de personal de Salud pública contagiado en la provincia, con 258 casos.

Mientras que en septiembre y en agosto pasado se confirmaron 193 y 180 contagios respectivamente. Los datos oficiales relevados por el Ministerio de Salud indican que en julio, 122 empleados contrajeron el virus y en junio último, 73.

Mayo marcó el registro más bajo en lo que va de la pandemia con 20 contagiados en salud pública, pero en abril fueron 63.

Zorzoli y el jefe del servicio de cirugía del hospital local, Sergio Caporale, aclararon el miércoles último que el reclamo al gobierno provincial no pasa solo por el tema de los salarios. También, tiene que ver con la función “esencial” que el personal de salud cumple desde marzo hasta la fecha.

“Yo trabajaba de lunes a viernes de 8 a 16”, relató Zorzoli. “Ahora trabajo de lunes a lunes, sin horario”, explicó. En 8 meses de pandemia no hubo vacaciones ni feriados. Las únicas licencias fueron para aquellos médicos, médicas, enfermeras, enfermeros, técnicas y técnicos y personal de varios sectores que contrajeron la covid-19 y tuvieron que cumplir el aislamiento obligatorio.

Zorzoli comentó que a raíz de los contagios y las bajas, porque hay personal que está incluido dentro del grupo de riesgo y no puede asistir a su puesto de trabajo, “unas 600 personas cubren el trabajo que desempeñan 936 empleados”.

La suma fija de 6.000 pesos que asignó el Gobierno de Río Negro para todo el escalafón de salud pública no resolvió la demanda por una recomposición real e integral de los salarios.


El cansancio suma otro problema


Lidia Giorgi está desde hace años en la cocina, puntualmente, en el sector de preelaboración del hospital Ramón Carrillo. Aseguró que para tener un salario digno tiene que trabajar 16 horas, “porque no nos alcanza el sueldo”.

Afirmó que lleva 20 años en el hospital y en el sector de preelaboración, 15.
Recordó que antes de que comenzara la pandemia “estábamos haciendo 150 viandas diarias y hoy estamos en 450 viandas todos los días”.

Dijo que las viandas comprenden almuerzos, cenas y colaciones de los pacientes internados en el hospital y en los hoteles porque contrajeron el virus. “Es impresionante la demanda cómo creció desde el día uno por la pandemia” advirtió Lidia.

Afirmó que su sueldo básico ronda los 35 mil pesos y no le hace ni sombra a la canasta básica familiar, que se ubica –por ahora– en los 47.200 pesos.

Explicó que para llegar a 60 mil pesos debe hacer 16 horas diarias. Por eso, criticó los 6.000 pesos que asignó el gobierno provincial al personal de Salud pública de la provincia. “Son seis mil pesos en negro, no son remunerativos; por eso, no me sirven para la jubilación”, sostuvo.

Además, aseguró que el personal de Salud “necesita descansar, pero no podemos sin un salario digno”. Y valoró que a pesar de la difícil situación que enfrentan desde hace tiempo, “en ningún sector se hizo paro”.

Maritza Castro relató que es enfermera desde hace 7 años en el servicio de maternidad, Contó que el salario básico de una enfermera –sin guardias– estaba en los 38.000 pesos mensuales. Dijo que haciendo guardias cobra 42.000 pesos. Explicó que el Gobierno de Río Negro “no nos aumentó el sueldo básico, sino el punto de la guardia”.

Maritza afirmó que el deseo es volver a trabajar solo 6 horas como era años atrás. Hoy la jornada mínima es 8 horas, en horarios rotativos (turno día o noche) más las guardias.


Comentarios


Más de 300 trabajadores de salud de Bariloche tuvieron coronavirus