Mi Bus no tiene para pagar el gasoil y reduce frecuencias en Bariloche

Gennuso dijo que la situación de la empresa que presta el servicio en Bariloche es "muy grave". Indicó una caída a casi cero de los ingresos por boletos. Impulsa una ley nacional para la distribución de subsidios.





El transporte urbano de Bariloche tiene 22 líneas y un esquema reducido por la crisis. Archivo

El transporte urbano de Bariloche tiene 22 líneas y un esquema reducido por la crisis. Archivo

Las frecuencias del transporte urbano de pasajeros de Bariloche se verán reducidas por la falta de recursos de la empresa Mi Bus que no tiene ni para pagar el gasoil, según dijo hoy el intendente Gustavo Gennuso que graficó la situación del transporte como crítica.

El intendente de Bariloche mantuvo en los últimos días reuniones virtuales con sus pares de otras ciudades del país como Córdoba, Santa Fe y Rosario que también atraviesan una crítica situación con el transporte por el reparto inequitativo de los subsidios nacionales que -a su criterio- solo benefician al área metropolitana.

Hoy Mi Bus “no puede pagar el gasoil” dijo Gennuso en conferencia de prensa y señaló que por esta situación se verán reducidas frecuencias (con esquema de emergencia) porque menos colectivos salieron a realizar los recorridos.

La reducción de frecuencias fue informada a la población por el jefe comunal pero hasta el momento no hay un cronograma de las líneas actualizado a la situación de hoy.

Los ingresos de la empresa se vinieron a cero, de 26 o 27 millones de pesos que recaudaba Mi Bus, cayó a un millón”, enfatizó el jefe comunal al referirse a los ingresos por la venta de boletos durante la cuarentena.

Mi Bus recibe subsidios de los gobiernos nacional, provincial y municipal y casi la totalidad de esos aportes se destina al pago de salarios. Sin embargo este mes todavía no están garantizados en el plazo legal que vence el viernes 5.

Gennuso graficó la situación del transporte como “muy grave” y dijo que hay otros municipios grandes que actualmente no tienen servicio por la falta de pago de salarios.

El intendente dijo que el gobierno nacional se comprometió a dar continuidad a los subsidios pero todavía no fue emitido el decreto y cuestionó que el 90% de los subsidios del gobierno central está destinado al área metropolitana (AMBA) mientras que la distribución es ínfima para el interior del país.

Junto a otros intendentes afectados también por la crisis del transporte, Gennuso impulsa una ley para que “se ponga un poco de justicia a los subsidios del interior porque nos parecen discriminatorios”, afirmó.


Comentarios


Mi Bus no tiene para pagar el gasoil y reduce frecuencias en Bariloche