Muerte en una comisaría: empieza el juicio contra tres policías de Cipolletti

Efectivos de la Comisaría Cuarta están imputados por homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Santiago Sagredo murió en un calabozo de esa unidad, y no recibió la asistencia médica inmediata, ni custodia en el calabozo.



Este miércoles empieza el juicio contra tres policías de la Comisaría Cuarta por la muerte de Santiago Sagredo. (Foto: Archivo)

Este miércoles empieza el juicio contra tres policías de la Comisaría Cuarta por la muerte de Santiago Sagredo. (Foto: Archivo)

Este miércoles empieza el juicio contra tres efectivos de la Comisaría Cuarta, por la muerte de Santiago Sagredo, que en 2016 fue detenido por conducir alcoholizado y murió en un calabozo de esa unidad. El deceso fue por una hemorragia masiva subaracnoidea, acorde el expediente. No recibió la asistencia médica inmediata, ni la debida custodia en el calabozo, acusaron.

A finales de septiembre se llevó adelante el control de acusación, fase final para que el hecho avance a juicio, desde abril de 2016, cuando se produjo la muerte de Sagredo.

Los tres uniformados acusados cumplían, al momento del hecho, las funciones de oficial de servicio, oficial de guardia y cuartelero. La calificación legal del caso es homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Una muerte "dudosa"

Según indicaron el fiscal Martín Pezzetta y el abogado de la querella, Oscar Pandolfi, el 15 de abril de 2016, cerca de la 01:30, la víctima fue detenida por conducir zigzagueando por el centro de Cipolletti. Estaba severamente alcoholizado, indicaron.

"Sin cumplir con las previsiones de las leyes provinciales", ni tampoco con las "normativas que regulan la actividad policial", explicaron desde la Justicia, ingresaron a Sagredo al calabozo sin pasar antes por un centro medico, o bien por una revisión del médico policial.

Ya dentro de la unidad policial, tampoco le brindaron atención médica inmediata, ni mantuvieron la debida custodia.

Según la acusación fiscal, los miembros de la fuerza actuaron de forma negligente y violaron el deber de cuidado y de forma antirreglementaria, por no haber observado los deberes a su cargo.

Por eso, sostienen que Sagredo murió de una hemorragia masiva subaracnoidea, como consecuencia de las acciones de estos uniformados, ya que no recibió asistencia médica ni la debida custodia en el calabozo.


Comentarios


Muerte en una comisaría: empieza el juicio contra tres policías de Cipolletti