Bariloche tiene 500.000 toneladas de residuos en el basural ¿Cuál es el plan del municipio?

El intendente presentó un pliego de licitación para el cierre y remediación del vertedero actual y la construcción de nueva celda en el mismo predio.





El basural a cielo abierto de Bariloche es una de las principales problemáticas de la ciudad que se pone en agenda cada vez que el manto se prende fuego, como ocurrió diez días atrás. El manto que lleva varios años de acumulación tiene 500.000 toneladas de residuos, según estimó el municipio al presentar el pliego de licitación para el cierre del vertedero municipal y la construcción de una nueva celda en el mismo predio de 34 hectáreas ubicadas a la vera de la ruta nacional 40.

El basural debe ser cerrado en diciembre de 2023, según definió el Concejo Municipal por ordenanza, por eso el intendente Gustavo Gennuso presentó en las últimas horas un pliego de bases y condiciones para la contratación de una empresa que se ocupe del acondicionamiento, cierre y mitigación de daño ambiental.

Sin embargo, el proyecto no es cerrar el lugar actual y trasladar el basural de inmediato para llevar la operatoria fuera del casco urbano, como se pensó cuando se aprobó la ordenanza a principios de diciembre, sino que propone remediar la superficie utilizada hasta el momento, cerrar ese espacio y habilitar una nueva celda construida con características específicas.

La iniciativa que llegó anoche a los concejales, por ahora no tiene un monto especificado de inversión. Desde el Gobierno municipal indicaron a RÍO NEGRO que realizan ajustes al texto y sumarán el presupuetso en un reformulado que remitirán en las próximas horas, antes de la sesión extraordinaria de mañana a las 15:30.

El pliego indica que el sistema de ejecución será de “ajuste alzado” con un plazo de ejecución de 365 días a partir del acta de iniciación, con posibilidad de prórroga.

Gennuso, junto a una consultora y especialistas en el tema, elaboró el pliego con un minucioso detalle que prevé la contratación de materiales, equipos, herramientas y mano de obra para la ejecución de obras para el acondicionamiento y cierre del vertedero Pampa de Huenuleo y mitigación de los impactos socio-ambientales negativos asociados al mismo. También incluye el diseño, construcción de celdas o módulos para la disposición final de los residuos sólidos urbanos y asimilables, a desarrollarse sobre el terreno catastralmente denominado como NC: 19-2-N-N-03 (lindero al actual).


El manto de basura ocupa 8,5 hectáreas


El municipio detalló que el vertedero municipal actual “ha sido un lugar de disposición final de residuos desde los inicios de la década del ochenta del siglo pasado” y anteriormente fue un terreno utilizado por la Dirección Nacional de Vialidad como cantera para provisión de áridos para la misma ruta.

Esta ocupación “generó varias cavas, las más profundas de aproximadamente 10 metros”, precisó el municipio en el pliego de licitación y remarca que el terreno tiene 34 hectáreas y dentro se encuentra el basural que ocupa 8,5 hectáreas.


El proyecto para cubrir el manto de basura


La propuesta del gobierno es que “las diferentes áreas del vertedero, serán gestionados y estabilizados mediante la nivelación de la superficie, su compactación mediante maquinaria acorde,

asegurando la estabilidad física de los residuos acumulados y un perfil estructural que impida desmoronamientos, desplazamientos laterales en masa, drenajes por escorrentía superficial, a su vez consolidando un piso apto para la revegetación e integración paisajística”.

Agrega que una vez nivelado y compactado, “se colocarán tubos de venteo para alivio de los gases generados”.

La empresa que sea adjudicada tiene 10 días después de firmado el contrato debe presentar el plan de trabajos definitivo que debe aprobar la municipalidad, el esquema para la nueva celda para la disposición final de residuos sólidos urbanos mediante técnica de relleno sanitario y deberá contemplar el acondicionamiento de las instalaciones de la planta de recuperación y reciclado.


Revegetación y cortina forestal en el perímetro


El suelo será mezclado con material orgánico “en proporciones aptas para su revegetación con una cobertura de especies adaptadas a la región”.

Detalla el pliego que “las especies a implantar deben contribuir a la consolidación de la superficie del predio, disminución de la erosión hídrica y eólica, la cobertura del mismo, la prevención y morigeración de infiltración e integración de la superficie del predio al entorno paisajístico”. Además se debe realizar un cortina forestal perimetral.

También el municipio indica que la contratista mantenga el cerco perimetral existente, con reparación y colocación de material nuevo donde se encuentre roto y el faltante para cerrar el predio. Este cerco tendrá una puerta de acceso, donde se encontrará emplazada la garita y el control de acceso.

Otro punto que el municipio exige a la contratista es que debe disponer de una cisterna de al menos 2500 litros y equipo de bombeo además de implementos para el control de incendios en el predio.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Bariloche tiene 500.000 toneladas de residuos en el basural ¿Cuál es el plan del municipio?