Crecen las quejas contra el municipio de Bariloche por obras demoradas en los barrios

Se trata de obras que ejecuta la comuna pero que tienen financiamiento nacional a través de un programa de infraestructura básica. Las excusas son variadas.





Varias obras básicas de agua y de gas que ejecuta el municipio de Bariloche con fondos nacionales se mantienen paralizadas y con los plazos largamente vencidos, para disgusto de los beneficiarios, que formularon una exigencia pública al intendente Gustavo Gennuso para que “cumpla de inmediato con los compromisos asumidos”.

La extensión de la red de gas y conexiones domiciliarias para Nueva Jamaica, el agua para Wanguelen (ambos en el oeste), el tendido de agua para Vivero Municipal y Barda Este, la red complementaria de agua potable que esperó durante años el barrio Arrayanes y la red y conexiones de gas para el barrio Don Bosco son algunas de las obras de infraestructura que arrastran demoras.

Esos barrios están integrados al Renabap (Registro Nacional de Barrios Populares) y por eso resultaron calificados para acceder a los proyectos de mejoramiento urbano que costea la Nación, con intermediación del municipio.

Pero la ejecución en todos los casos sufrió varios tropiezos y dilaciones que los vecinos calificaron de “interminables” y de las que culpan al gobierno de Gennuso.

Uno de los voceros del barrio Jamaica, Diego Añual, explicó que allí la obra de gas está a cargo de la empresa Agro Vial y que los trabajos están parados desde hace cuatro meses.

Lo que sobran son excusas -criticó-. Desde un principio hubo retrasos. Los vecinos nos organizamos para agilizar la obra: nos dijeron que hacía falta limpiar las veredas y lo hicimos nosotros. Lo que estaba proyectado para dos meses lo hicimos en dos semanas, para que empiece cuanto antes y para cuidar la vegetación. Pero después estuvieron ocho meses para retirar las ramas. Así es todo muy difícil”.

Según les dijeron, la obra se frenó primero por las fuertes nevadas de este invierno y “ahora es por la napa de agua, que está a flor de tierra y dicen que no pueden trabajar”. Añual se quejó de que el municipio no realiza el seguimiento que hace falta y tampoco gestiona obras complementarias para las conexiones internas, que están previstas en el plan.

Según el relevamiento que dieron a conocer los dirigentes barriales, en Nueva Jamaica la obra tiene un avance del 74%, el presupuesto original fue de 31 millones de pesos y el municipio ya recibió 28 millones. Según dijeron, “el plazo de ejecución era de cinco meses y desde el inicio ya transcurrieron 19 meses”.

Según Añual, a este paso el próximo invierno seguirán calentándose con salamandras, a la espera de que el gas llegue de una buena vez al barrio.

En Wanguelen la situación es peor porque los trabajos para llevar el agua comenzaron recién en septiembre, “18 meses más tarde de la firma de los convenios con Nación”.

En otros barrios no les va mejor. En el Arrayanes, la extensión del agua tenía un plazo de 3 meses de obra y ya lleva 16 meses, en los que avanzó solo un 42%. Según les consta a los vecinos, el municipio lleva recibidos en ese caso 11 millones de pesos del total de 16.

En barrio Don Bosco, el tendido para colocar gas natural avanzó solo un 32% en 17 meses de obra (cuando el plan inicial era de 90 días) y en Vivero y Barda Este -donde esperan por el agua- la ejecución llegó al 78% y faltan las conexiones domiciliarias y los medidores. La obra debía estar lista en 3 meses y ya transcurrió un año.

Los fondos son aportados por la secretaría de Integración Socio Urbana del munisterio de Desarrollo Social de la Nación y el municipio debe ocuparse de la elaboración de los presupuestos, la ejecución de las obras y el control de los contratistas.

Añual dijo que acordaron hacer público el vencimiento de plazos porque intentaron por todos los medios que el municipio cumpla los compromisos pero “las respuestas no aparecen”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Crecen las quejas contra el municipio de Bariloche por obras demoradas en los barrios