Weretilneck y la delgada línea entre el bache y la Ruta 22

Los problemas graves por la falta de recursos golpean la puerta del gobierno y se diluye la chanche de deslindar responsabilidades. Las encuestas muestran datos negativos y el desafío es sacar de la modorra a la gestión.

La coyuntura política y económica impuso un cambio de fase para el gobierno rionegrino.

Hasta hace pocos días, las consecuencias de este presente de ajuste fiscal, con eliminación o demora en la transferencia de partidas desde Nación. se comentaban y advertían a través de comunicados, posteos y declaraciones en los medios.

Ese tiempo terminó. Ahora el achique está en las puertas del Estado provincial. Y el tiempo para protestar o trasladar las culpas se agotó, porque el volumen de los problemas no permite un simple deslinde de responsabilidades.

El viernes se supo que dos meses después de haber iniciado el ciclo lectivo, el gobierno no está pagando por el transporte escolar.

El emergente apareció en Roca, con 300 familias afectadas por la suspensión del servicio y un prestador pidiéndoles disculpas, por un escenario insostenible, donde desapareció el financiamiento con los proveedores de combustible y es imperante que el Estado cumpla en tiempo y forma.

Desde el sector transportista informan que lo ocurrido en el Alto Valle no es un caso aislado y de esa manera se puede dimensionar la magnitud de la crisis de las finanzas públicas, con una manta demasiado corta para la administración a cargo de Juntos Somos Río Negro.

El inicio de año fue con el sistema de salud en el centro de la escena, con médicos y enfermeros alertando sobre la peligrosa cornisa que recorrían a partir de la falta de insumos y de medicamentos.

Ese incendio se atenuó, pero de inmediato se cortan ahora los delgados hilos que sostuvieron el inicio del ciclo lectivo. Señales desalentadoras que se suman al complejo panorama de la seguridad pública, donde los datos positivos ya no llegan a través de la incorporación de móviles sino por el arreglo de patrulleros en desuso.

La imagen de Weretilneck ante los rionegrinos

Y de la misma manera que a nivel nacional, donde el último informe de la Universidad Di Tella que mide el Índice de Confianza en el Gobierno marcó una caída para la gestión de Javier Milei (-4,4% en abril con respecto a marzo), en Río Negro también hay datos sobre el final de la luna de miel posterior a la asunción.

El gobierno actual apostó fuerte a la estrategia de depositar en otro lado las responsabilidades por el déficit de respuestas. Pero la etapa de Arabela Carreras queda cada vez más atrás y la valoración negativa de una franja importante de la sociedad rionegrina empieza a pesar en la mochila de Weretilneck y su equipo.

Algo de eso aparece en la última encuesta de CB Consultora Opinión Pública, que periódicamente y desde hace años mide la imagen de los gobernadores argentinos, con preguntas a sus propios comprovincianos. En el informe de abril, el mandatario rionegrino terminó con la segunda imagen negativa más alta del país, sólo superado por el riojano Ricardo Quintela.

Sobre la base de un sondeo de 630 a 1.255 casos por provincia, las respuestas en los valles, costa, sur y cordillera indicaron que el 52,4% tiene una imagen negativa del líder de JSRN, con un 41,7% de valoración positiva y un 5,9% que no se definió entre esos dos extremos.

El oficialismo rionegrino sabe sobre esas mutaciones –porque además de esos trabajos externos encarga sus propias encuestas– y por eso convocó días atrás a su dirigencia a una especie de encuentro introspectivo en Viedma.

Esta semana se supo que en ese encuentro se habló de la gestión de Carreras como “un bache” dentro del camino de JSRN, advirtiéndose que la reconstrucción va a demandar tiempo porque se rompió el contrato social inscripto por el partido en su fundación.

El desafío no es menor. Weretilneck sabe que tiene que sacar a muchos funcionarios de la modorra, para que respondan –con más creatividad que dinero- a dilemas que se profundizan.

Lograr esa meta o no será lo que defina si el oficialismo efectivamente tuvo un bache o se encamina a ser la representación partidaria de la Ruta 22, con problemas crónicos que la enfrentan al riesgo de un cuadro irreversible.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora