Padul, un clásico que convive hace tres décadas entre flores

La florería Padul, de Roca, está por cumplir 30 años y se mantiene vigente y con una clientela fiel. Aún cuando la pandemia les presentó algunas dificultades, los momentos “especiales” del día a día siguen siendo un sostén para el local dirigido por Fabio y Meme.

Los pedidos de ramos son los que más ingresan a la florería, sobre todo como motivo de obsequio para celebraciones o fechas especiales, algo que hoy todavía se mantiene.

Los pedidos de ramos son los que más ingresan a la florería, sobre todo como motivo de obsequio para celebraciones o fechas especiales, algo que hoy todavía se mantiene.

Tan tradicional como para instituirse en un ícono de la ciudad de Roca, la florería Padul está cerca de cumplir 30 años en el rubro. Destacada por sus célebres ramos y sus adornos de flores naturales, Padul se acerca a las tres décadas con la certeza de mantenerse muy vigente.


Regalar un ramo de flores es una de las muestras de amor más significativas y, sobre todo, persistentes a través del tiempo. Ellas suelen estar presentes casi siempre en las experiencias más importantes en la vida de la mayoría de las personas. Aliadas de los enamorados, compañeras de las novias y apretadas por las nerviosas manos al caminar hacia el altar. Suelen ser detalles de celebración de los nacimientos y agasajos a las madres; y, a todo ser amado, cada vez que se desea manifestar un sentimiento.

En cierta forma, las flores representan el amor que las personas desean expresar hacia sus seres queridos.

A través del tiempo, y en toda la historia de la humanidad, nunca dejaron de estar presentes y se demuestra en tantas grandes obras, durante todas las épocas y marcadas tanto por las manos de famosos pintores como en la valiosa literatura y reflejada en destacadas poesías.

El asunto es que el solo hecho de regalar una flor es un acto más profundo, que por simple que parezca la acción es muy emotiva y la acompaña una carga de sentimientos y emociones; y esta clásica florería de una conocida familia roquense lo demuestra hasta el día de hoy, sobre todo a través de su prestigiosa trayectoria en el rubro.

Fabio y Mercedes trabajan juntos y realizan una gran tarea para mantenerse vigentes.


“Todo comenzó con la decisión de mis padres, Alicia Puerta y Goyo Martínez, al regresar de Córdoba, durante mi época de estudiante”, le relata Fabio Martínez a Río Negro.

Durante mucho tiempo el negocio funcionó en la calle Tucumán a pasos de la calle Chacabuco y en los últimos años se trasladron a la calle Don Bosco 1437, en Roca.

Desde hace 27 años que Fabio, junto a su esposa Mercedes Valsangiacomo (a quien todos conocen como “Meme”) se dedican a las flores y el trabajo ornamental, el cual brindan para grandes eventos: fiestas, casamientos y cumpleaños, entre otros; pero el fuerte de la florería es la venta de ramos de flores, como regalo.

Así sucedió para el día de San Valentín, del pasado 14 de febrero del 2021, con una destacada clientela que no abandona sus tradicionales pedidos, acostumbrados por la atención de Meme y Fabio.

Mercedes, conocida como “Meme”, comenta que tienen clientes a los que han acompañado durante toda su vida.


“El año de pandemia que pasó, la gente quiso ver más linda la decoración de sus casas y gracias a eso, la demanda no mermó”, cuenta Meme e indica que “el problema fueron los horarios restringidos como en el caso de los sepelios, para la venta de coronas ornamentales”.

También a través de las redes sociales hubo mucha gente que solicitaba envíos desde otros lugares para sus familiares de la zona, ya sea debido a alguna fecha en especial, celebración, algún agasajo, o con el dolor de despedir la partida de algún ser querido; afrontando también los problemas de transporte más de una vez, porque las flores son trasladadas en avión.

“Tenemos clientes con los que hemos participado en todos sus eventos y circunstancias de sus vidas”, dice Meme.

Aunque algunas costumbres de celebración como el “día de la secretaria” que antes era un motivo fuerte para regalar un presente floral, han mermado en el último tiempo y ha afectado en cierta manera la venta; sin embargo no sucede con el pedido de ramos, como motivo de obsequio de celebrar alguna fecha especial, ni tampoco con pedidos de centros de mesas decorativos- ya sea para decoradores profesionales, especializados o también resposteros y pasteleras para adornar las tortas - que últimamente se realizan con flores naturales.


“La gente si bien no pide como antes el típico centro de mesa original, solo en el caso de las fiestas navideñas o algún evento en particular, se ha acostumbrado a llevar flores para colocar en el florero de la mesa, un rincón o cualquier espacio, el tema es adornar y embellecer los ambientes”, acota Fabio.

“Como las flores se trasladan en avión, los primeros meses de pandemia fueron muy complicados” señaló Martínez, quien espera que este año no se vea con tales inconvenientes afrontando los problemas de transporte, aún cuando la pandemia continúa y se espera la “segunda ola”.

Los días claves de mucho trabajo, sus hijos que son estudiantes, Gregorio de 23 y Bautista de 17 ayudan con el reparto.

“Nos encanta este trabajo, el cual agradecemos a nuestros clientes, tanto a empresas y familias, que han confiado en nosotros durante años y lo siguen haciendo, permitiéndonos permanecer. Para nosotros es muy importante”, concluye Meme emocionada.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Padul, un clásico que convive hace tres décadas entre flores