Pericias informáticas por pornografía infantil

El avance de las investigaciones de los casos detectados en Río Negro depende, en gran medida, de las conclusiones de los técnicos de la Procuración. Pronto elevarán su informe.



#

Varias computadoras fueron secuestradas pero los peritos aún deben identificar quiénes fueron los usuarios que compartieron las fotos.

CIPOLLETTI (AC).- El área de informática de la Procuración General de Río Negro trabaja en las investigaciones de casos de pornografía infantil y trascendió que en un par semanas enviarían los resultados de las pericias. El caso se conoció en octubre del año pasado, en Cipolletti, aunque luego se confirmó que se iniciaron causas por la transmisión de contenido prohibido en otras ciudades de la provincia. Apenas se iniciaron las investigaciones se determinó que los niños que aparecen en las imágenes no son de la zona y que incluso podrían ser oriundos de otros países. Las pericias en las computadoras secuestradas serán determinantes para avanzar en las eventuales imputaciones contra los propietarios de los dispositivos. Los casos están distribuidos en las distintas fiscalías de la provincia, según la ciudad donde surgieron, aunque la Oficina de Informática y Telecomunicaciones (Oitel) de la Procuración concentró la realización de todos los análisis en las computadoras secuestradas. Ayer trascendió extraoficialmente que las conclusiones se conocerán a mediados de febrero. En octubre pasado se supo que en la Fiscalía de Cipolletti existen cinco investigaciones que se iniciaron a raíz de la transmisión de imágenes pornográficas que involucran a menores de edad. Los allanamientos se hicieron en cuatro domicilios y, en el último, hallaron dos computadoras con contenido ilegal. Marcelo Gómez, el fiscal a cargo, detalló que “son investigaciones preliminares, ya que todavía no hay imputados”. Explicó que en Estados Unidos funciona una organización que firmó convenios con las compañías de Internet que ofrecen, en todo el mundo, servicios de correo electrónico y redes sociales. Ellos detectan la transferencia de “contenido prohibido” e informan, en este caso, a una fiscalía de Buenos Aires. Éste último organismo envió notificaciones a la Procuración de Río Negro. A raíz de esos reportes se hicieron allanamientos en Roca, Cipolletti, Bariloche y Viedma. En Cipolletti revisaron las computadoras de cuatro domicilios pero trascendió que en otras localidades los intercambios de pornografía se produjeron desde una oficina, aunque no se aclaró si era pública o privada. Las de Cipolletti eran imágenes de niños pero no se enfocaban sus rostros. Por el contenido, se supone que los menores no son de este país. El Código Penal en su artículo 128 establece condenas de 6 meses a 4 años de cárcel al que “produjere, financiare, ofreciere, comerciare, publicare, facilitare, divulgare o distribuyere, por cualquier medio, toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, al igual que el que organizare espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participaren dichos menores”. Las investigaciones todavía no tienen imputados debido a que existe la posibilidad de que una persona pueda conectarse a una red wifi abierta, pública o que haya accedido a la clave de un vecino o conocido, por ejemplo. Es por eso que las pericias serán determinantes. Los expertos, según se supo, tendrán en cuenta la existencia de perfiles o cuentas de correo electrónicos falsas o con seudónimos.

En octubre se supo que en la Fiscalía de Cipolletti existen cinco investigaciones por la transmisión de imágenes que involucran a menores.


Comentarios


Pericias informáticas por pornografía infantil