Qué falta y cuánto cuesta: relevamiento antes de pedir ayuda a Nación para terminar 3.100 casas

Las empresas piden un rápido ajuste de precios.



#

Los representantes de las principales constructoras ayer en Viedma, ingresando a la Residencia de los Gobernadores para la reunión con Weretilneck, Barragán y Echarren.

El gobernador Alberto Weretilneck y las constructoras avanzaron en el esquema de reactivación de los planes federales de viviendas, que suman 3.100 unidades en la provincia.

En principio, acordaron un relevamiento sobre la ejecución existente para cuantificar luego los recursos que hacen falta para la conclusión, que serán requeridos al gobierno nacional.

Ayer el mandatario recibió a los empresarios agrupados en la Cámara de la Construcción, que preside Juan Castelli. El encuentro fue el primer paso de Weretilneck después de que la semana pasada se involucrara en la ejecución de los planes federales, que tienen convenios iniciales directos entre la Nación con los municipios. El mandatario incorporó al IPPV para finalizar esas viviendas.

El debate entre las partes se concentrará en los recursos faltantes. Todavía no hay números, salvo cálculos preliminares que están en una franja de 500 a 600 millones –según fuentes estatales– mientras que las empresas lo llevan a los 900 millones. También es cierto que resta precisar qué cantidad de fondos transferidos disponen los municipios.

Weretilneck –que estuvo acompañado por el presidente del IPPV, Jorge Barragán y el secretario de Obras Públicas, Alejandro Echarren– se explayó con los constructores sobre lo ocurrido en Buenos Aires en la reunión con Nación.

Con esos líneamientos, el gobernador ratificó el compromiso nacional y provincial de “concluir con esas viviendas”, reclamando la comprensión de las empresas. Las constructoras acumulan pedidos de actualización de costos, considerando que los contratos mayoritariamente se firmaron en el 2014 y 2015, pero también hay barrios iniciados antes, incluyendo tres en el 2009.

En cambio, el gobierno focalizó el análisis en un relevamiento técnico del IPPV con el municipio y la empresa responsable de la construcción de cada barrio para precisar su ejecución, que conforma un asunto discutido con Nación, ya que dispone de registros donde colisionan el nivel de construcción con lo abonado al municipio y la constructora. Este sondeo –que no debería extenderse a más de 15 días– permitirá resolver qué redes y obras complementarias restan para la efectiva entrega de esas unidades.

Barragán resaltó el avance del encuentro en favor del proceso de un relevamiento, a partir de una “pauta general” efectuada por el IPPV y “concluir con un diagnóstico de cada obra”. A la vez, Río Negro espera la resolución de Nación del nuevo valor patagónico por vivienda, que establecerá un parámetro para la discusión. Además, resaltó que el gobierno nacional ya aceptó un financiamiento del 20% de infraestructura, que está pendiente en la totalidad de los barrios.

Por su parte, Castelli se mostró “satisfecho” porque se encontró “un camino razonable, con la participación del gobernador”, aunque reconoció que persisten “algunas dudas” y, entre ellas, que no “se logre la solución de todos” cuando se ingrese en “los análisis puntuales”, considerando “la disparidad” de las situaciones.

río negro


Comentarios


Qué falta y cuánto cuesta: relevamiento antes de pedir ayuda a Nación para terminar 3.100 casas