Falta de motivación y bajo nivel escolar: buscan seducir a los jóvenes para que estudien en Bariloche

Las seis instituciones de educación universitaria y terciaria en Bariloche se reunieron en una muestra para mostrar su oferta académica y atraer futuros estudiantes.





¿Te interesa alguna carrera en especial?”, le preguntaba Melina Paolini, del Centro Regional Universitario Bariloche, a uno de los tantos estudiantes de nivel medio que observaba con atención los folletos en la la Muestra de Carreras de Educación Superior Pública de Bariloche que, este año, tuvo como sede el Centro de Educación Técnica (CET) 2.

Se trata de la quinta exposición que se realiza desde el año 2018 para difundir la oferta académica terciaria y universitaria disponible en Bariloche para quienes desean continuar sus estudios.

“Tienen la oportunidad de estudiar 40 carreras en el lugar donde viven, una oportunidad que muchos de nosotros no tuvimos. No piensen tanto si van a conseguir trabajo sino en lo que realmente les guste. Busquen algo con lo que se identifiquen”, indicaban los organizadores del evento desde un escenario. Abajo en el salón, muchísimos jóvenes recorrían con mirada curiosa los seis stands, pedían información y debatían en pequeños grupos la oferta académica.

Estamos cerca para llevarte lejos es el lema y tiene que ver con que muchas veces los chicos prefieren irse a estudiar a otras ciudades. Queremos resaltar que, a nivel local, tenemos excelentes profesionales”, indicó Paolini.

Tiempo atrás, sólo podían estudiar quienes lograban costearse los estudios universitarios o terciarios en otras ciudades. Hoy, Bariloche ofrece un abanico de más de 30 carreras en instituciones públicas. “Cada vez resulta más difícil irse a estudiar afuera y muchos chicos no conocen la oferta académica. Buscan más afuera y no se informan bien”, señaló Paolini. Puso como ejemplo la carrera de Acuicultura, una tecnicatura de 3 años que “casi nadie conoce. Lleva muchos años y tiene pocos inscriptos”. O la carrera de Matemáticas que genera poco interés aunque “tiene salida laboral casi inmediata”.

La poca motivación de los jóvenes para seguir estudiando al terminar el secundario fue señalada por la mayoría de las instituciones educativas. Estiman que la deserción universitaria o terciaria ronda el 40 y 60%.

Es cada vez más notable, más aún después de la pandemia. Las escuelas secundarias nos hacen llegar esta inquietud. Por eso, apuntamos a este tipo de muestras. Otro problema es que el nivel del secundario es bastante bajo”, expresó Paolini.

Bariloche ofrece unas 40 carreras en instituciones públicas. Foto: Marcelo Martínez

El CRUB -que tiene una oferta de siete carreras- puso en marcha algunos talleres de acompañamiento pedagógico para “nivelar un poco y evitar que los chicos empiecen primer año de una carrera sin tanta frustración”.

¿Puedo estudiar si trabajo o tengo un hijo?

Más allá de la recorrida por los stands y la entrega de folletería, los organizadores de la muestra organizaron los tradicionales “fogones”, un espacio de interacción entre estudiantes secundarios y universitarios, para que los primeros pueden realizar preguntas.

“Son charlas más íntimas en las que consultan sobre los pormenores del estudio, cómo se hace para estudiar si deben trabajar o si tienen hijos”, detalló Fabián Viegas, jefe del Departamento de Comunicación de la sede andina de la Universidad Nacional de Río Negro que ofrece 19 carreras.

Las consultas de los chicos fueron generales. Sucede que para esta época del año, muy pocos tienen definido su camino. “Por lo general, los chicos no están decididos sobre qué estudiar -continuó-, están en la búsqueda. Cada vez más eligen una carrera sobre el final del secundario; por eso siempre nos encontramos con excepciones de inscripciones en febrero y marzo”.

Melina Paolini, referente del área de Ingreso y Permanencia del CRUB, Foto: Marcelo Martínez

Quedarse en Bariloche, la primera opción

El profesor Gabriel Fabregas acompañó a sus alumnos a la muestra. “La mayoría quiere estudiar una carrera universitaria. Pero tienen una dicotomía: ‘Si estudio eso, me voy a morir de hambre’. Prima la salida laboral”, detalló y agregó que “en los colegios privados, muchos están en condiciones económica para seguir su vocación; en los públicos, la principal motivación es que las carreras den una salida laboral. Se inclinan por cursos cortos o tecnicaturas”.

Fabregas es docente en el colegio Qmark, en la escuela rionegrina 45 y en el último año de un colegio de adultos. “En este último, otros años tenían intención de seguir una carrera universitaria; desde la pandemia, están muy desmotivados. Sienten que no están preparados y que si inician una carrera, van a fracasar”, confió.

Issac y Leandro, de 17 años, concurren al colegio secundario Ceferino Namuncurá en el barrio El Frutillar. “Estamos recorriendo, pero no hay ninguna carrera que me interese tanto. Tal vez Turismo. La idea es seguir estudiando y lo ideal es quedarse a vivir en Bariloche, pero bueno depende de cuánto me atraiga la carrera”, admitió uno de los chicos.

Maia, de la escuela rionegrina 2, hacía la recorrida junto a un grupo de amigos. “Vine a tantear. Tengo varias opciones, pero nada definido. Me gusta nutrición y kinesiología, pero no se si se pueden estudiar en Bariloche. Quedarme acá sería lo ideal. Pero hay otras opciones como seguir con unos emprendimientos. Quiero seguir estudiando para no perder el ritmo y tener un título universitario cuanto antes. Se que eso es una ventaja”, reconoció.

Iñaki, de 18 años, concurrió a la muestra para acompañar a sus compañeros. Pero tiene en claro que estudiará Historia en el CRUB. “Veo lo de ser profesor como un trabajo, pero me gustaría abocarme a la investigación”, aclaró.

Adaptar las carreras a las necesidades de los estudiantes

Las dos referentes del Instituto de Formación Docente no paraban de responder inquietudes.
Actualmente esa institución ofrece cuatro profesorados (el de Filosofía es el más nuevo y el de Nivel Inicial, el que mayor interés genera). Las inscripciones arrancan en diciembre on line.

“La cursada es presencial y los profesorados son de cuatro años. El de Primaria y Filosofía se cursan en el turno mañana; por la tarde, el de Nivel Inicial y el Especial es vespertino”, detalló Rosario Schulte, coordinadora del Profesorado de Filosofía.

Manifestó que este año llamó la atención la gran cantidad de estudiantes que trabajan. Por otro lado, ya no se inscriben tantos jóvenes recién egresados del secundario sino gente que terminó el nivel medio años atrás.

“En mi caso, soy docente especial. Hay mucha gente que elige esa carrera no solo por el interés sino por el turno noche ya que pueden complementarla con el trabajo y la familia”, acotó.

¿Esta carrera tiene validación nacional?”, consultaba una joven a Daniel Torres, director del Instituto Superior de Educación Técnica Profesional en Bariloche, que cuenta con 300 alumnos distribuidos en las carreras de Gastronomía y Turismo.

“Hay una mayor tendencia hacia la gastronomía. Es como la moda a nivel nacional -aunque la de turismo también genera mucho interés-. Para ejercer no se necesita título, pero las empresas hoteleras gastronómicas piden cada vez más personal terciario. No tienen la obligación pero hay una necesidad de calidad”, explicó Torres.

Comentó que intentan “adaptar la academia a las motivaciones del estudiante que busca una salida laboral rápida. Pensar en tres años para ellos es un mundo. Por eso estamos trabajando para ofrecer cursos de formación de menor tiempo de duración”.

En cuanto a la demanda que generan estas carreras, reconoció que “no tenemos más capacidad que para 300 estudiantes. No tenemos más aulas. Es educación pública y gratuita. Tenemos una cuota cooperadora de 600 pesos”.

El Instituto Balseiro también presentó su oferta de cuatro carreras (Ingeniería Mecánica, Nuclear, de Telecomunicaciones y la Licenciatura en Física). “Para ingresar al Balseiro, deben tener dos años en otras universidades; de modo que los chicos ya vienen con una expertiz. Tenemos un límite de becas, pero nunca se entregan todas porque no siempre se cumple con las condiciones”, aseguró Jimena Lamela, secretaria de extensión del Instituto Balseiro.

La Universidad Tecnológica Nacional (UTN) también brindó información de la Ingeniería Mecánica que dicta en Bariloche y las autoridades están a la espera de poder abrir, en breve, la Ingeniería en Sistemas que despierta gran interés.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Falta de motivación y bajo nivel escolar: buscan seducir a los jóvenes para que estudien en Bariloche