Sólo cuatro columnas, pero cada vez más candidatos en el FdT de Río Negro

El oficialismo nacional selló la integración de la alianza para las elecciones a diputados en la provincia. Ahora llega el debate más intenso: cómo integrar las listas.





El Frente de Todos de Río Negro formalizó la estructura de su alianza para participar en las elecciones legislativas nacionales. Y a pesar de tener un amplio abanico de agrupaciones que se referencian con el gobierno nacional e incluso reclaman candidaturas, sólo cuatro partidos integrarán la coalición, con otras tres fuerzas inscriptas ante la Justicia como adherentes.

El Partido Justicialista, el Frente Grande, Kolina y Parte conformaron la columna vertebral del oficialismo nacional en la provincia. El acuerdo quedó sellado durante el fin de semana y ayer se trabajaba en la documentación a presentar en Tribunales entre hoy y mañana, cuando vence el plazo para anotar los acuerdos electorales en todo el país.

Los tres primeros partidos son los tradicionales integrantes del FdT rionegrino. El restante es el Partido del Trabajo y la Equidad, la estructura nacional creada en el 2012 por el actual presidente, Alberto Fernández, que en la provincia tiene como presidenta a la exsenadora y titular del INAI, Magdalena Odarda.

Nuevo Encuentro, el Partido Comunista y el Movimiento de Apertura Democrática son las estructuras adherentes al FdT rionegrino, que este año defenderá la banca ganada en el 2017, a partir de la candidatura de María Emilia Soria. La actual intendenta de Roca fue reemplazada en el 2019 por Ayelén Spósito, una de las dirigentes que aspira a repetir en la Cámara de Diputados de la Nación.

Y esa será la gran disputa dentro del frente que es oposición en Río Negro, porque durante los últimos días emergieron candidaturas desde diferentes sectores internos.

Entre las proyecciones para la lista que debe presentarse el 24 ya aparecían la coordinadora de Interior en Río Negro, Ana Marks (La Cámpora), los legisladores José Luis Berros (PJ sorista), Marcelo Mango (Frente Grande) y Luis Albrieu (quien confía en una llegada a través de su afiliación al PJ, ya que el Frente Renovador que representa ahora todavía no tiene reconocimiento formal en la provincia) y la concejal barilochense Julieta Wallace.

Quienes se sumaron fueron referentes de la agrupación Convocatoria Rio Negro Hay 2023, asegurando que “vamos a participar de las PASO, en la medida que podamos hacerlo en igualdad de condiciones y sin impedimentos de “dedo” y “aparatos””.

“No es divulgando nombres de dirigentes como se construye un modelo electoral. Hasta ahora solo hay cinco individualidades que se han autonominado”, cuestionaron desde la agrupación, que tiene entre sus referentes al exlegislador Raúl Martínez y al exdiputado Osvaldo Nemirovsci.

El documento difundido sostiene que “consciente de ser una organización extendida en la provincia y con representación en todos los circuitos, Convocatoria pone a consideración sus candidatas y candidatos”. Ellos son Eliana Chatruc, de Viedma; Deriz Conde, de Choele Choel; Liliana Pardo, de Villa Regina; y Ana Carmona, de Roca.


El Frente Grande pide “unidad en la diversidad”


El Frente Grande advirtió los riesgos de la dispersión en el armado del oficialismo nacional en Río Negro.

“Tenemos que entender que en 2019, la unidad fue un elemento central para la convocatoria de un interesante abanico político y social, que no solamente le imprimió peso electoral a la propuesta, sino que construyó un activo crucial a la hora de otorgar mayores grados de gobernabilidad a un Estado que fue sorprendido por la pandemia y crisis mundial”, sostiene el documento emitido por ese partido luego de la Asamblea provincial realizada a fines de la semana pasada. 

Por eso consideraron que se debe “avanzar en el fortalecimiento de un proyecto político de carácter estratégico, que preserve el carácter movimientista, posibilite sus corrientes internas, y sea innovador en sus formas de representación del conglomerado social y político que lo constituye”.

“A su vez, debemos ensanchar las fronteras, los márgenes de acción y ocupar mayor espacio en el tablero político provincial limitando el margen de operación de otras opciones para que podamos regresar al gobierno de Rio Negro en el 2023”, agregaron.

Para la conducción del FG, “la unidad en la diversidad que caracterizó al Frente de Todos en 2019 se debe ver reflejado en el armado de las listas de candidatos con el cual compitamos en el proceso electoral de este año”.

“Deben expresar el equilibrio entre los partidos fundantes y los distintos sectores y organizaciones. De esta manera se evitarán las disputas internas y nos permitirá tener el respaldo mayoritario para aportar los diputados que necesita nuestro gobierno nacional”, fundamentaron.

Unidad Popular no llegó con los tiempos

La Unidad Popular forma parte del Frente de Todos a nivel nacional, pero en Río Negro no existe una transferencia lineal de esa pertenencia.

El partido es liderado en la provincia por Rodolfo Aguiar, secretario general adjunto de ATE a nivel nacional, el gremio estatal más cercano al presidente de Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck.

La fuerza no podrá participar de los comicios legislativos nacionales con candidatos propios. Ese trámite ante la Justicia todavía tiene varios pasos por delante, con tiempos incompatibles con el calendario electoral.

Y tampoco podrá integrar alianzas, porque la Justicia Electoral fijo audiencia recién para el 27 de julio (después de la feria) con apoderados de otros partidos, para otorgar a la UP el reconocimiento definitivo en la provincia.

“Debatiremos próxima semana en un congreso provincial qué ubicación tendremos en las elecciones de medio término. Si habrá respaldo o no a algunas de las fuerzas”, explicó ayer Aguiar.


Comentarios


Seguí Leyendo

Sólo cuatro columnas, pero cada vez más candidatos en el FdT de Río Negro