Debates Opinión

Supermanzanas, una alternativa viable para mejorar la región

La nueva estructura superpuesta a la de ciudades actuales como Neuquén puede mejorar el Ambiente y la calidad de vida en nuestras comunidades. Una experiencia de planificación urbana realizada con estudiantes de la Unco muestra su potencial.

Andrés Rabassa*

En el marco del trabajo de la asignatura Elementos de Planeamiento Urbano (EPU 2021) de la Carrera de Ingeniería Civil de la Facultad de Ingeniería (FAIN) de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), su alumnado con la dirección del equipo docente de la Cátedra desarrolló en el 1er cuatrimestre Ejercicios de Planificación Urbano-Ambiental para distintos sectores de la ciudad.

Estos consistieron en plantear escenarios posibles de intervención en cuatro zonas de la ciudad de Neuquén; dos en el Centro, uno en el sector de la Plaza Ministro González, y el otro en el de la Plaza Guemes; un tercero en el barrio Villa Florencia al borde de la Multitrocha y el cuarto en Santa Genoveva alrededor de la Plazoleta ubicada en Av San Juan y Río Desaguadero, que es el que aquí se muestra.

La nueva planificación se realizó a través de la creación de Supermanzanas según la Teoría del Urbanismo Ecosistémico y con metodologías de Urbanismo Táctico.

Se define por una periferia que integra el conjunto de redes de transporte de paso en superficie. En el interior de la misma un sistema de bucles permite el acceso en coches a todas las fachadas, pero impidiendo o dificultando atravesarla, y guiándolos a la salida mayoritariamente por la misma vía por la que han entrado.

El porque del Urbanismo Ecosistémico y las Supermanzanas

Ante la situación actual en nuestras urbes generadas por el aumento exponencial de la población en ciudades y la consecuente producción urbana de la sociedad industrial e informacionalista se han generado inmensos territorios urbanos simplificados, insalubres y, en muchos casos, inhabitables. Las ciudades son hoy sumideros de energía y emisores del 75 % de los gases de efecto invernadero.

La degradación de la calidad urbana y de la calidad de vida en la mayoría de las ciudades requiere de una profunda regeneración de los sistemas urbanos a todas las escalas y una planificación de los nuevos desarrollos urbanos con fundamentos y herramientas alejadas de las que el urbanismo tradicional propone.

Los sistemas urbanos son hoy los principales responsables del nivel de presión ejercido sobre los ecosistemas de la Tierra a todas las escalas. Las soluciones que se propongan deben atender a los nuevos desarrollos urbanos, pero más importante aún, buscar las soluciones para los sistemas ya construidos, causantes del actual deterioro.

La Supermanzana es el Ecosistema mínimo urbano de unas 16 a 20 Hectáreas o Manzanas, que se sobrepone a la estructura tradicional de la ciudad con muy bajo costo de ejecución y sin necesidad de destruirla o modificarla fuertemente para reorganizar y mejorar el uso del espacio público, volviéndolo más democrático y equilibrado ecológicamente.

Se define por una periferia que integra el conjunto de redes de transporte de paso en superficie. En el interior de la misma un sistema de bucles permite el acceso en coches a todas las fachadas, pero impidiendo o dificultando atravesarla, y guiándolos a la salida mayoritariamente por la misma vía por la que han entrado.

La velocidad máxima para los vehículos es de 10 km/h, lo que permite pacificar y compartir el espacio con el conjunto de usos y derechos ciudadanos, incluidos los de las personas más vulnerables.

Los peatones y las bicicletas pueden atravesar la Supermanzana y circular en los dos sentidos, pero las bicicletas deben acomodar su funcionamiento a los usos ciudadanos que se desarrollen en cada momento.

Las calles en el interior se convierten en plazas para el desarrollo de todos los usos y derechos ciudadanos: entretenimiento, intercambio, cultura y expresión democrática.

Los resultados de todos los trabajos han sido excelentes, consiguiendo una importante disminución en promedio de aprox un 50% de las superficies de circulaciones vehiculares, las que se han ganado para espacios de uso ciudadano, superficies peatonales, bicisendas, y espacios verdes y de infiltración para mejorar el funcionamiento ecosistémico del sector.

Movilidad vehicular y riesgos

A su vez estas propuestas disminuyen notablemente la degradación al interior de la Supermanzana, bajando notoriamente la movilidad vehicular, la contaminación del aire, los ruidos y los riesgos de accidentes y conflictos y aumentando la seguridad ciudadana y mejorando las relaciones sociales de sus habitantes.

Las propuestas utilizaron metodologías de Urbanismo Táctico, que es aquel que permite viabilizar soluciones sencillas y rápidas, pero a la vez estratégicas para soluciones de transformación urbana con elementos temporales y más económicos, a través de actuaciones provisionales y reversibles, asequibles y ágiles, como por ejemplo franjas de colores, mobiliario urbano, jardineras que se pueden mover o juegos pintados en el suelo.

Dado que la concepción de la Planificación Urbana actual requiere de un compromiso de Gestión continua del espacio, también se incluyó el diseño de Programas de Difusión, de Gestión de Control, de Integración Cultural y de Gestión Ambiental y la identificación de las líneas fundamentales para la elaboración de propuestas normativas para reglamentar la implantación de Supermanzanas.

Conclusiones

Los escenarios proyectados y los excelentes logros obtenidos permiten analizar las posibilidades de generación de Supermanzanas en Neuquén y en cualquier otra ciudad a fin de mejorar el ambiente en general y la calidad de vida de nuestras comunidades en particular.

En el caso que la Facultad decida este año ofrecer a su matrícula estudiantil el dictado de la materia Introducción a la Gestión Ambiental (IGA) de la misma Carrera de Ingeniería de la UNCo, próximamente se trabajará evaluando el proyecto a través de los Indicadores de los 15 Principios del Urbanismo Ecosistémico (ambientales, urbanos, de movilidad, consumos energéticos, y sociales), para determinar el grado de Equilibrio Ecosistémico del sector y en caso de ser necesario plantear los ajustes correspondientes para mejorarlo.

La importancia de este trabajo radica en la actualización de la formación profesional atravesada de contenidos ambientales para la adecuación de nuestras ciudades a las exigentes complejidades del siglo XXI y respondiendo a las Objetivos del Desarrollo Sustentable, y a los Programas Hábitat, Adaptación al Cambio Climático y Adaptación a la Naturaleza, todos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

* Arquitecto. Magister en Gestión de Riesgos (Unión Europea) Especialista en Gestión de Riesgo Ambiental (Argentina)

Cómo es el proyecto, en 4 minutos


Comentarios


Más Especiales

Supermanzanas, una alternativa viable para mejorar la región