Logo Rio Negro

Tortas fritas, un clásico de los días de lluvia

Una receta deliciosa que seguro tiene más formas de hacerse. Cada uno aplica su técnica y disfruta del resultado. Esta es la mía y la comparto.



Cualquier día es el ideal para disfrutar de unas ricas tortas fritas y unos buenos mates. Pero pasa que los días de lluvia tienen un encanto diferente y es casi una necesidad poner manos a la masa. Aquí una receta fácil que aprendí de mi abuela materna. A tomar nota:

Recién hechas... calentitas y con queso en medio, una delicia!


Ingredientes:
- 1 k de harina 000
- 40 g de levadura fresca
- 5 cdas. soperas de aceite de girasol (o si te gusta 1 cda. generosa de grasa vacuna)
- 1 cdita. de sal
- agua tibia c/n
- aceite o grasa para freír

Preparación

Sobre una superficie limpia (mesa o mesada) colocamos la harina y hacemos un hueco en el medio, como si fuera un volcán. Agregamos la sal, el aceite o la grasa y la levadura, previamente disuelta en una taza con agua tibia (hay quienes le ponen 1 cdita. de azúcar, eso es opcional).

Empezamos a juntar los ingredientes desde el medio. Que los líquidos y los sólidos se integren bien. Una vez que va tomando forma el masacote empezamos a estirar con nuestras manos. Tomamos un extremo de la masa con una mano y con la otra estiramos, esto es para que todo quede bien integrado y sin grumitos, por eso hay que amasar bien.

Dejamos descansar de 20 a 30 minutos la masa en un bol, tapada con un repasador y en un lugar más bien cálido. Luego repartimos la masa en 4 o 5 bollos y empezamos a estirar con un palote.

Más caseritas, imposible.


Colocamos apenas de harina sobre la mesada y estiramos hasta que la masa tenga 1 cm de alto más o menos. Cortamos la masa, con cortante o a cuchillo, de la forma que quieras, y la vamos colocando sobre un repasador o mantel. Las tapamos y dejamos que descansen por otra media hora o hasta que leven.

En una olla vamos colocando aceite o grasa (que no llegue a hacer humo cuando se calienta porque eso significa que se quemó) suficiente y freímos las tortas. Hay que asegurarse de que se doren de ambos lados. Al sacarlas las ponemos sobre papel absorbente y si te gusta, las espolvoreas con azúcar. Listo, a disfrutar!!


Comentarios


Tortas fritas, un clásico de los días de lluvia