Un obsceno asado partidario en tiempos de emergencia alimentaria

Indignación en las redes por el agasajo del gobernador Manzur al candidato presidencial Alberto Fernández, con 5.000 invitados, y por el uso de un avión sanitario para transportar a dirigentes bonearenses.



2.000 kilos de vacío, 1.000 kilos de chorizos, 10.000 empanadas, 1.000 kilos de ensaladas y más de 5.000 porciones de postre para un mega-asado partidario en Tucumán para agasajar a un candidato presidencial. ¿Falta algo?: el uso de un avión sanitario de esa provincia para traer al diputado nacional Fernando Espinoza y a la intendenta de La Matanza y candidata a vicegobernadora del Frente de Todos, Verónica Magario a los actos proselitistas.

El masivo asado con más de 5.000 comensales que organizó el miércoles pasado el gobernador tucumano Jorge Manzur en honor al candidato presidencial Alberto Fernández (que ese día recorría la provincia) generó indignación en las redes sociales y una parte mínima de la dirigencia opositora.

Ocurrió que tal demostración pantagruélica se produjo horas antes de que se aprobara la emergencia alimentaria, tras trabajoso pero unánime acuerdo entre los bloques de Diputados, mientras en las calles organizaciones sociales permanecían con bloqueos “contra el hambre y la indiferencia” oficial.

Llegaron delegaciones en varios micros y combis. El acarreo y desfile de comensales hacia el complejo de Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) de la capital tucumana también generó irritación.

Vacío del mejor, a granel, para satisfacer a 5.000 comensales.

Además del “asadazo” hubo que costear, naturalmente, logística gastronómica: 600 mozos para atender 400 mesas, que ocuparon dirigentes sindicales de todo el Noroeste argentino, el gabinete completo de Manzur, intendentes y diputados (actuales y candidatos).

Cálculos extraoficiales señalaron un gasto de 20 millones de pesos para esas horas de agasajo.

Alberto Fernández, homenajeado por el gobernador Manzur (a su derecha).

Un hecho grave en el contexto de estos actos partidarios fue el uso de un avión sanitario de la provincia de Tucumán para el traslado de dos dirigentes bonaerenses del Frente con Todos: la intendenta Magario y el diputado Espinoza.

La intendenta Magario al pie del avión sanitario tucumano.

La veracidad de este movimiento fue confirmada por información oficial. El diario La Nación la obtuvo de la propia provincia y, ayer, Chequeado testeó vía el registro oficial de vuelos del sitio oficial de la Gobernación que lidera Juan Manzur (Partido Justicialista), el avión Cessna Citation Bravo con matrícula LV-BEU salió del aeropuerto internacional Teniente General Benjamín Matienzo, de Tucumán, con destino a San Fernando, Provincia de Buenos Aires, a las 10:05 del miércoles último con un solo pasajero para regresar a las 15:00 horas a Tucumán con cuatro. Al final del día, a las 23.30 horas, el mismo avión regresó a San Fernando, también con cuatro pasajeros declarados.

El avión en cuestión coincide con la imagen que se puede ver en el sitio oficial de la provincia de Tucumán. De acuerdo con la página oficial de registro de vuelos de Tucumán, la flota de la Gobernación está compuesta por un Cessna Modelo 550 Citation Bravo, un Learjet 60 XR que figura como “en reparación”, y dos helicópteros.

A  su vez, la vestimenta usada por Magario y Espinoza en la foto que se hizo viral coincide con la que usaron el mismo día en los eventos de Tucumán.

La UCR de Tucumán presentó horas atráss una denuncia penal contra el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, por el uso indebido de uno de los dos aviones de la flota de la provincia. El legislador "Toto" Araoz confirmó que presentará el lunes una denuncia por "peculado" ante la justicia provincial. 

"Impúdico"

Entre los pocos dirigentes que se indignaron, estuvo el tucumano José Cano, de Cambiemos, quien calificó de "impúdico" al asado del PJ.

"Si están tan preocupados por el hambre, quizás deberían reasignar partidas y prioridades para que a ningún tucumano le falte un plato de comida en su mesa", expresó.

El concejal radical José Avignone sostuvo: "Qué insólito este Tucumán, mientras tienen el tupé de querer sancionar una ley declarando la emergencia alimentaria nacional por la supuesta hambruna, ayer consumieron 2.000 kilos de vacío, 10.000 empanadas, 1.000 kilos de chorizos y más de 1.000 kilos de ensaladas".

Una multitud de dirigentes gremiales, funcionarios y legisladores del Noroeste Argentino.

De acuerdo con índices oficiales, el aglomerado urbano Gran Tucumán-Tafí Viejo, tiene de 286 mil personas por debajo de la línea de la pobreza y 33 mil indigentes. En todo el país, los últimos registros al cabo del primer semestre cerraron con una pobreza estimada en 34%. No obstante, con la reciente nueva devaluación, economistas calculan que a fin de año llegaría al 37%.


Comentarios


Un obsceno asado partidario en tiempos de emergencia alimentaria