“Una mala costumbre”



Estoy convencido de que el desalojo realizado por la policía en las 127 hectáreas no tendría que haber llegado a esta instancia, aunque todo indicaría que no hay otra solución.

Es una historia joven la de Neuquén y, a la vez, una historia larga la de las “tomas”. Vivo hace muchísimos años en la ciudad de Neuquén y como nunca veo cómo usurpadores de toda clase toman lo que no les pertenece sin haber siquiera aportado con lo mínimo que se requiere para vivir en una sociedad o, mejor dicho, para vivir como una sociedad. Y cuando digo “mínimo” me refiero al respeto hacia el resto de los ciudadanos que pagan sus impuestos, respetan las normas e incluso tampoco teniendo casa se sacrifican mes a mes para pagar un alquiler que les devora el sueldo de trabajo y sudor.

Soy de los que creen que las “tomas” se han convertido en una triste mala costumbre de irresponsabilidad para con los otros. Soy de los que creen que la solución no es la violencia, aunque sí la firmeza en la aplicación de las leyes. Y, por último, soy de los que creen que en Neuquén se puede vivir en comunidad.

Jorge Fabricio Quiroga, DNI 18.009.732

Neuquén


Comentarios


"Una mala costumbre"