Una solitaria araucaria en Villa Pehuenia: otro paisaje 18 años después

La primera foto fue tomada en el invierno del 2002 a 400 metros del cerro Batea Mahuida en Villa Pehuenia Moquehue, Neuquén. La segunda, en el mismo lugar, en el verano del 2020.



Julio del 2002. Una araucauria a 400 metros del parque de nieve Batea Mahuida en Villa Pehuenia Moquehue, Neuquén. Foto de Alejandro Carnevale

Julio del 2002. Una araucauria a 400 metros del parque de nieve Batea Mahuida en Villa Pehuenia Moquehue, Neuquén. Foto de Alejandro Carnevale

Una solitaria araucaria rodeada de nieve en la Patagonia. Es lo que fotografió Alejandro Carnevale en el invierno del 2002, a unos 400 metros del parque de nieve Batea Mahuida en Villa Pehuenia Moquehue. Cerca, los mapuches de la comunidad Puel iban y venían en esa aventura inédita de manejar un cerro y atender a los esquiadores que había empezado dos años atrás en la maravillosa Ruta del Pehuén en Neuquén.

Marzo del 2020. Foto de Alejandro Carnevale.

En marzo del 2020 Alejandro volvió al mismo lugar y fotografió a la misma solitaria araucaria. El paisaje era otro: en vez de nieve la rodeaban pequeñas coníferas y se veía nítido el camino que lleva al cráter del volcán Batea Mahuida. Fue en la previa de la pandemia que aún tiene en vilo al país y al mundo.

Transcurrieron 18 años entre las dos imágenes. Cuando tomó la primera,  aun resonaban los ecos de la crisis que terminó con la renuncia de Fernando de la Rúa en aquel trágico diciembre del 2001, con 39 muertos en la represión y cinco presidentes en dos semanas.

El tiempo pasa y la Humanidad siempre se las ingenia para saltar de una crisis a otra: política, económica, ecológica, sanitaria. Los rótulos cambian y los orígenes siempre son inciertos, las víctimas no. Y aunque la magia de la naturaleza perdura, la acecha la contaminación ambiental.

Y ahí está esa araucaria capaz de vivir mil años para recordarnos que no heredamos la tierra de nuestros padres, la tomamos prestada a nuestros hijos, como dice aquel proverbio de otros nativos de América, los del Norte. Los del Sur, a 9 km de Villa Pehuenia, ahora esperan que esta pesadilla quede atrás para poder abrir su parque de nieve.


Comentarios


Una solitaria araucaria en Villa Pehuenia: otro paisaje 18 años después