Voto a voto, el Senado define el aborto legal el mismo miércoles

Como pasó en Diputados, la sesión arrancará con ventaja para los que rechazan la ley. Pero los que apoyan el proyecto impulsan modificaciones y esperan sorpresas de último momento para torcer la votación. Hay sólo dos “indecisos”.



1
#

2
#

Verdes. Por la interrupción voluntaria del embarazo. (Foto: archivo )

3
#

Celestes. Ganaron fuerza los que rechazan el aborto legal. (Foto: archivo )

4
#

Con algún grado mayor de escepticismo, considerando las expectativas que despertó en junio la media sanción, el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo llega a este miércoles al recinto del Senado en una situación parecida a cómo llegó en Diputados: los últimos sondeos indican que el rechazo se impondría hasta hoy en la votación y el proyecto tendría que esperar otro año para ser tratado. Mientras quienes se oponen a la ley consideran que el resultado es irreversible, pero trabajan con cautela para evitar fugas inesperadas, quienes apoyan el proyecto esperan sorpresas de último momento, trabajan por “ausencias estratégicas” y apuestan al poder de convencimiento de algunos gobernadores.

La sesión podría comenzar este miércoles con una suerte de PASO o primarias. No quedó zanjada finalmente la discusión reglamentaria sobre si hubo o no hubo dictamen de mayoría en la última reunión plenaria de comisiones. Quienes apoyan la iniciativa consideran que sí y que debería votarse el proyecto con modificaciones consensuado entre los senadores. Quienes se oponen entienden que el dictamen no reunió firmas suficientes y debe tratarse el proyecto tal cual vino de Diputados, y en última instancias agregar los cambios en particular una vez aprobada la ley en general. La cuestión intentará resolverse en reunión de labor parlamentaria entre los jefes de bloque. Sin acuerdo, podría votarse al inicio de la sesión.

Luego de algunas definiciones, el proyecto quedó al borde del precipicio: a los “indecisos” Ángel Rozas (UCR) e Inés Blas (PJ), que se inclinaron por el “no”, los siguió Juan Carlos Romero (PJ). De acuerdo a los últimos sondeos, el rechazo suma 36 votos (mitad de la cámara) y la aprobación, 32. Hay una abstención confirmada (Lucila Crexell), una ausencia, y por ahora sólo 2 indecisos. “A Diputados también llegamos 4 abajo, se va a definir en el recinto”, rescatan entre quienes están a favor. Con un empate, desempataría la vice Gabriela Michetti y ganaría el “no”.

Los indefinidos restantes son Omar Perotti (Justicialismo-Santa Fe), que propuso “ablandar” aún más el proyecto del aborto y se lo ve más cerca de la aprobación, y el tucumano José Alperovich (PJ), que no adelantará su voto hasta el momento de la votación. Se lo inclina tanto para un lado como para el otro según a quién se consulte.

Con estos números, reina el optimismo en el ala “celeste” del Senado. Consideran la votación casi resuelta, aunque miran con cuidado a dos senadores: Carlos Menem, que se pronunció en contra pero siempre se sospechó de su posible ausencia, y Adolfo Rodriguez Saa: faltó al plenario de comisiones el día de la firma del dictamen y su hermano, el gobernador de la provincia de San Luis, está a favor.

¿En qué trabajan ahora los senadores que están a favor de la legalización? En primer lugar, la clave estará en las ausencias posibles.

“Hablar de números es difícil, los números son siempre muy fluctuantes”, dicen en el PJ, donde apuestan a ver cuál será la actitud individualmente de cada senador ante al peso que tendrá la movilización masiva que habrá frente al Congreso todo el miércoles, con vigilia incluida. Hay al mismo tiempo, entre algunos senadores que sólo lo admiten en off, preocupación por lo que pueda a llegar a pasar en la calle si no hay aprobación.

Miembros de Cambiemos que están a favor, fundamentalmente del radicalismo –incluidos Diputados que votaron la media sanción–, consideran que el rechazo sería “catastrófico” en términos políticos para el oficialismo, que podría ser señalado como el culpable de la no sanción. Senadores que acompañan la legislación y cuadros políticos del partido conversan con cada uno de los legisladores en contra para intentar torcer la situación. Hablan de “ausencias tácticas”: “Hay 1/3 de los que se manifestaron en contra que creyeron que iba a salir fácil y para salvarse personalmente dijeron eso”, dice el vocero de un senador radical.

También hay enojo de algunos diputados que trabajaron para la media sanción y que creen que quienes defienden la iniciativa en el Senado, de todos los partidos, no ”trabajaron a fondo” para convencer a sus compañeros.

Así las cosas, con ventaja para el “no”, pero muchas horas por delante, habrá que esperar al recinto para conocer el desenlace de un debate histórico.

El plenario de comisiones del Senado, el miércoles. No hubo consenso. La discusión sobre el aborto legal se define en el recinto.

archivo

La opinión de los políticos de la región

La región, con amplia mayoría a favor

Fuentes: “Si la ley no sale ahora, es el año que viene”

Marcelo Fuentes, senador (Neuquén), jefe del bloque FpV.
Archivo

P- ¿Qué posibilidades tiene el proyecto de acá al miércoles?

R- El resultado es incierto, el tema de las ausencias es clave y puede ser un elemento que juegue el gobierno. ¿Quiere el gobierno pagar el costo del rechazo? ¿Qué pasaría si se pone en necesidad de desempate a la vicepresidenta? En segundo lugar, la aprobación de la media sanción está directamente vinculada a la capacidad de movilización que el colectivo de mujeres ponga en la calle. Ninguna conquista de derechos es producto de los sabios o de la capacidad de los legisladores. Es producto de la organización y de la lucha.

P- ¿Ve peligro de que haya problemas en la calle si no se aprueba?

R- No, si hay un peligro son los peligros de la provocación. En la responsabilidad de quienes movilizan yo no veo ningún peligro. Sí existen sectores que pueden provocar para generar un clima de violencia. Lo que sí, va a ser ruidosa y va a traspasar, como ya lo hizo, las paredes del Senado. Yo desdramatizo un poco, si la ley no sale ahora, sale el año que viene, es un cambio irreversible el que se ha producido.

P- ¿Por qué se señalaría al gobierno como el culpable?

R- Porque son la oposición más dura, y por la responsabilidad institucional: quienes encabezan la oposición al proyecto son la vicepresidente y el presidente provisional del Senado. El presidente del bloque de Argentina Federal y yo del PJ-FPV estamos claramente posicionados en el acompañamiento a la ley. La fractura fundamental es al nivel del oficialismo, Naidenoff (jefe de Cambiemos), Schiavone (jefe del Pro) son minoritarios. Hoy los jóvenes están discutiendo, están definiendo cuál es el mundo que quieren para adelante. Esto es lo que hoy discute: si la mujer es dueña de su cuerpo o si sigue siendo una prestadora de servidumbre.

P- Cristina Kirchner firmó el dictamen a favor y va a apoyar. ¿Por qué no habilitó el debate en sus años de gobierno?

R- Básicamente porque son etapas históricas, nunca hubo el grado de movilización y de debate colectivo que se da ahora. Y uno cambia de opinión, como ella misma manifestó. La propia realidad, los hijos, la hija, hay una dinámica de cambio cultural muy grande y la ex presidenta reconoce ese cambio y no especula.

P- Desde la Campaña por el derecho al aborto podrían contestarle que el proyecto se presentó 6 veces, el reclamo existe hace años...

R- Claro, pero no en el volumen de acompañamiento de la sociedad como hay ahora. La organización desborda ahora a las organizaciones feministas, es evidente que los tiempos cambian.

Piñeiro: “Es una batalla cultural ganada”

Claudia Piñeiro, escritora. “Peleado, pero posible”.
Archivo

P- ¿Qué dejó el debate hasta acá?

R- Una gran batalla cultural ganada. Antes de esto ni siquiera decíamos la palabra aborto, decíamos eufemismos, hoy sabemos que hay mujeres que mueren en Argentina o que quedan con su aparato reproductor destruido, se blanquea una situación. Mujeres, antes silenciadas por la vergüenza o por miedo al rechazo, que pueden decir “yo aborté”, la posibilidad de un abrazo, de acompañamiento, que sabe que tiene un montón de personas con las que contar. La batalla cultural está ganada; si por las chicanas los senadores logran que no salga la ley, hablará de una falta de responsabilidad política pocas veces vista en la democracia argentina, y será muy triste. También dejó mucha irresponsabilidad el debate.

P- ¿Qué panorama ve para la votación?

R- Peleado pero posible. Por suerte tuvimos muchos senadores trabajando para que salga una ley de consenso, para que todos puedan estar conformes, para encontrar un punto de unión. Uno de los que más trabajó fue Pichetto, y también valoro mucho a la senadora Larraburu que ha tenido dudas respecto de la ley, y sin embargo se puso del lado de la salud pública. Mientras otros senadores se paran en el rechazo y no se mueven de ahí, como si fueran los dueños de la verdad y es peligrosísimo para la democracia. Porque la democracia es disenso, pero también tender puentes.

P- ¿Ve posible, considerando que el núcleo de la opinión de quienes se oponen es la idea de “la vida”, un puente o que alguien cambie de opinión?

R- Yo creo que sí, me parece que muchos senadores que piensan que no están de acuerdo con el aborto, que preferirían que nadie abortara y que se sienten incómodos, mucho más incomodos se sienten con los que niegan el problema. Creo que muchos senadores ya cambiaron por eso, y de acá al 8 también va a haber algunos otros, entre los 36 que cuentan en contra, que se van a sumar a la propuesta con modificaciones, porque, de cara al futuro, es imposible quedar pegado al rechazo absoluto.

P- En el Senado criticó especial mente al radicalismo.

R- Porque el radicalismo tiene una tradición de defensa de los derechos, una tradición laica y progresista, reformista; porque la juventud y la Franja Morada de todas las universidades se mostraron a favor de la ley. Entonces hay una cantidad de senadores que representan a la UCR, porque pertenecen al partido, pero no tienen nada que ver con las bases del partido. Y esas bases deberían salir a defender su partido, porque hoy están en manos de personas que los dejan en el peor lugar de la historia.

CPTf5s01IXI

Datos

Marcelo Fuentes, jefe del bloque FpV (a favor)
Guillermo Pereyra, MPN (a favor con cambios)
Lucila Crexell, MpN (se abstendrá)
Miguel Pichetto, jefe de Argentina Federal (a favor)
Silvina García Larraburu, FpV (en contra)
Magdalena Odarda, RIO (a favor)

Comentarios


Voto a voto, el Senado define el aborto legal el mismo miércoles