YPF presentó un balance con todo el impacto de la pandemia: perdió 85.000 millones de pesos

La firma sufrió el doble impacto de la caída en las ventas y la baja en los precios de sus productos. El contexto internacional marcó una fuerte depreciación de los activos de gas que explicaron más de la mitad del rojo.




La petrolera de bandera nacional tuvo una pérdida neta de más de 78.500 millones de pesos en el segundo trimestre del año.

La petrolera de bandera nacional tuvo una pérdida neta de más de 78.500 millones de pesos en el segundo trimestre del año.

El balance del segundo trimestre del año que acaba de presentar YPF refleja cómo fue el impacto de una crisis sin precedentes como la generada por la pandemia de coronavirus. La petrolera de bandera tuvo pérdidas netas en el trimestre por 85.000 millones de pesos, prácticamente el triple de lo que había perdido en todo el año pasado, impulsadas por el doble efecto de la caída de la demanda y la baja de los precios de sus productos.

En la presentación la firma informó que sus ingresos cayeron un 31% en comparación con el trimestre anterior y un 47% en relación con el mismo corte del año pasado.

Pero el mayor impacto en el rojo de la petrolera fue el impairment, es decir el deterioro de los activos de gas que tienen que ver con el contexto de la industria y que significaron más de la mitad del pasivo, con 57.400 millones de pesos.

Las ventas de combustibles, petróleo y de gas fueron el otro golpe duro que atravesó la petrolera en el trimestre que va de abril a junio. En el caso del gas el precio bajó a 2,51 por millón de metro cúbico, un 36% menos que el año pasado. En tanto que el precio del crudo se desplomó un 50,8% en términos interanuales, al pasado de 48,5 dólares por barril a apenas 28,9 dólares.

En el caso de las ventas de combustibles la mayor contracción se dio en las naftas que disminuyeron un 54%, mientras que el gasoil cayó un 20%. Y el jet fuel reflejó la parálisis del sector aéreo con una caída del 93% en el trimestre, dado que en abril la caída fue aún peor en todos los rubros.

En lo que hace a los precios de los combustibles, la devaluación del peso también melló los ingresos de la firma, pues marcaron una caída del 30,9%.

La firma hizo un ajuste de gastos para poder paliar lo más posible estos impactos negativos generados por la pandemia, redujo el lifting cost un 24% en términos internanuales y un 17% en comparación con el trimestre anterior para cerrar en un promedio de 9,4 dólares por barril.

También bajó un 72,4% el nivel de inversiones que apenas fue de 11.591 millones de pesos, contra los más de 63.000 que había marcado en el inicio del año.

Pero sin dudas el mayor reflejo de la crisis que imprimió la pandemia fue el hecho de que la operadora tuvo 856 pozos cerrados durante este trimestre a raíz de la falta de mercado, un recorte que llevó a que la producción de hidrocarburos de la firma de bandera cayera un 9,5%, siendo mayor la contracción en gas (12,7%) que en crudo (10,3%) y haciendo que la compañía tenga una producción total de 200.800 barriles y de 35 millones de metros cúbicos de gas diarios.

Desde YPF se señaló que “en este duro contexto para la industria global de petróleo y gas, la mayoría de las grandes petroleras reportaron resultados negativos de gran magnitud, incluyendo importantes ajustes a la baja del valor de sus activos".

"En este marco, la compañía está ejecutando una fuerte revisión de su estructura de costos para lograr una operación competitiva a nivel mundial y promoviendo eficiencias que le permitan preparar el escenario para cuando se supere la situación”, se indicó.

En tanto que se agregó que “en el plano financiero se logró durante julio un canje de deuda exitoso que le permite mejorar su perfil de endeudamiento. Con todas estas acciones que se van implementando ya se comienzan a ver algunos resultados operativos y financieros que permiten vislumbrar que el momento más crítico de la difícil situación profundizada por el efecto de la pandemia comienza muy lentamente a despejarse”.


Comentarios


YPF presentó un balance con todo el impacto de la pandemia: perdió 85.000 millones de pesos