Allen es el primer municipio del valle en tener protocolo contra la violencia de género

Se aplica por ordenanza desde fines de agosto y complementa el estatuto laboral municipal. Aplica para las situaciones denunciadas dentro del ámbito comunal.

La ciudadanía de Allen se manifestó en diversas ocasiones para pedir por Ni Una Menos. Foto: archivo.-

La ciudadanía de Allen se manifestó en diversas ocasiones para pedir por Ni Una Menos. Foto: archivo.-


Semanas atrás, Allen se convirtió en la primera comuna de la zona del Alto Valle en implementar un protocolo de prevención e intervención para casos de violencia de género dentro del ámbito laboral. La medida fue aplicada por ordenanza municipal y se prevé que su activación sea inmediata.

La iniciativa surgió por pedido de la intendenta Liliana Martín "no solamente como una herramienta útil, sino también para visibilizar las violencias de este tipo", contó sobre el trabajo realizado Silvia Romano, asesora legal del municipio.

Su aplicación consta desde fines de agosto, cuando el Deliberante local avaló la propuesta. El trabajo en equipo facilitó el avance, que en principio fue complejo porque "no hay mucho" al respecto, profundizó la funcionaria.

Sin embargo, quienes crearon la ordenanza buscaron pistas en el proyecto 308/2020 que presentaron ante la Legislatura Lucas Pica, Marcela Ávila y Elvis Cide, del bloque Juntos Somos Río Negro, y que actualmente se encuentra en análisis en la Comisión de Asuntos Sociales. "Nos pareció asimilable, si bien cada municipio tiene sus particularidades y tuvimos que adaptarlo", explicó Romano.

Cipolletti es otra de las ciudades del Alto Valle que tiene intenciones de avanzar en este sentido, donde la iniciativa parlamentaria también fue tomada como referencia, y buscan sancionar la ordenanza en un corto plazo.

En Allen, la legislación tiene por objetivo ampliar lo que ya está previsto en el Estatuto del Empleado Municipal, que data de 1994. Si bien se contempla en este la violencia laboral, la de género no se encontraba tipificada como agravante y no podía ser sancionada como tal.

La medida tiene algunas definiciones novedosas como la designación de referentes de género en cada secretaría, habilitados para la atención primaria de las denuncias. Cada área asume su designación, por lo que se apuesta fuertemente en la capacitación del personal.

Además, está previsto que para el análisis de las intervenciones se conforme una comisión disciplinaria, que respetará órbitas para la activación de protocolos.

Es decir que si se trata de personal de planta, las denuncias serán material de análisis para la Junta de Disciplina; mientras que si se trata de funcionarios o personal de la planta política, quedará en el ámbito del Poder Ejecutivo o el Legislativo.

"Estas situaciones afectan la dignidad", indicó Romano, por eso se habilita un espacio para "proteger a la víctima, dándole otros espacios", agregó la mujer en este sentido.

Las sanciones abarcan diversas medidas, que dependerán de la evaluación de las autoridades de la comisión atendiendo el estatuto de trabajo. Para ellas, se contemplarán el contexto y la gravedad de los hechos, e irán desde un llamado de atención hasta la cesantía de quien sea denunciado.

Actualmente, "estamos en etapa de conformación de la comisión y en el avance de las capacitaciones" para el personal que abordará estas denuncias, sostuvo la funcionaria. "Hablé con mucha gente sobre este tema, algunos ya tienen esto incorporado", concluyó Romano.-



SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Allen es el primer municipio del valle en tener protocolo contra la violencia de género