«¡Amamos a los carpinchos!»: la embajada de Japón los defendió tras la polémica en Nordelta

"Es fundamental comprender que el cuidado de la fauna es responsabilidad de todos y de todas, y que el avance sobre los ecosistemas tiene consecuencias sobre la biodiversidad y el ambiente", reafirmaron, por su parte, las autoridades argentinas.





Tras conocerse las denuncias de vecinos de un barrio privado de Nordelta, en el municipio bonaerense de Tigre, sobre supuestos ataques de carpinchos a perros o residencias, ministerios y organismos salieron a defenderlos, explicando las causas de su accionar.

Uno de los ejemplos más simpáticos fue el de la Embajada de Japón, que en su cuenta oficial de Twitter difundió un hilo de tuits para reafirmar lo que significa esa especie para sus ciudadanos.

«¡En Japón amamos a los carpinchos! Estos hermosos roedores que están siendo tendencia son muy queridos en todas las regiones y hasta tienen su propio anime…»,

expresaron en el comienzo de una serie de posteos.

Para revalorizar el lugar que los carpinchos ocupan en su idiosincrasia, compartieron algunos datos vinculados a estos roedores herbívoros:


«Además protagonizan su propio anime, «Kapibarasan», que pueden ver por @crunchyroll_es«

Foto: @JapanEmb_Arg
Foto: @JapanEmb_Arg

«¡Y por supuesto! tienen muchísimo merchandising»:

Para Ambiente «no representan ningún peligro para las personas»


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación aseguró que el avance de la urbanización sobre los humedales, como ocurre en el caso de Nordelta, afecta a la fauna nativa de manera directa y que, como consecuencia de esa situación, especies como el carpincho «han quedado excluidos de su ecosistema».

«Los carpinchos son animales que viven en zonas de humedales, son herbívoros y no representan ningún peligro para las personas u otras especies en tanto no son predadores»,

indicaron.

Desde el Ministerio explicaron que «es fundamental comprender que el cuidado de la fauna es responsabilidad de todos y de todas, y que el avance sobre los ecosistemas tiene consecuencias sobre la biodiversidad y el ambiente».

También informaron que ante la presencia de un carpincho no se recomienda acercarse, no hay que lastimarlos y se debe contactar a la autoridad de fauna silvestre o zoonosis de la jurisdicción.

Por su parte, la presidenta del Partido Verde de la provincia de Buenos Aires, Fabiana Zanutti, dijo que «en un comienzo los barrios privados adoptaron a los carpinchos como integrantes de sus cuidados parques ya que resultaban atractivos y generaban una apariencia proteccionista, pero el carpincho en condiciones de buena alimentación y sin predadores nativos, se reproduce en forma escalonada».

Además, sostuvo que «hoy como la población de esos animales silvestres robados de las islas creció, son eliminados o se los considera peligrosos para su entorno, muchos de ellos son liberados a las calles o desterrados de formas inhumanas».

«Exigimos que los carpinchos como todo animal silvestre vuelva a su lugar natural de pertenencia y sea parte del equilibrio natural», afirmó la dirigente y destacó que «quienes los llevaron a los barrios privados paguen su reubicación y el gasto de la dirección de Fauna de la provincia de Buenos Aires para su ambientalización a la nueva zona donde son trasladados».

Al respecto, precisó que «la Ley 14.346 de maltrato animal establece penas para quienes maltraten o hagan víctimas de crueldad a los animales, pero una vez más las penas son muy livianas para lo que es el sufrimiento animal, o quitarle la vida a un ser vivo».

Agencia Télam.


Comentarios


Seguí Leyendo

«¡Amamos a los carpinchos!»: la embajada de Japón los defendió tras la polémica en Nordelta