Aún la población desconoce cómo cuidar al corazón

Sigue alto el consumo de sal y azúcar, que contribuyen al desarrollo de enfermedades como hipertensión, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.




Este miércoles 29 de septiembre, será el Día Mundial del Corazón, una fecha que tiene como fin concientizar sobre la importancia de la prevención de los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares (ECV), que son la principal causa de muerte en Argentina. En Neuquén, se detecta aún un alto nivel de desconocimiento sobre las acciones y hábitos que evitan su aparición.

“La población que accede generalmente al hospital, es de bajos recursos, y habitualmente no tiene mucha conciencia de la enfermedad cardiovascular. La población ha aumentado mucho de peso y la dieta no es tan saludable. En general en la población que nosotros vemos ha aumentado mucho el sobrepeso, la diabetes y la hipertensión arterial que son factores de riesgo para después tener enfermedades del corazón”, dijo a RIO NEGRO el médico cardiólogo, Hugo Gay, jefe del servicio de cardiología del hospital Castro Rendón de Neuquén, sobre los pacientes que reciben a diario.

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), publicada por el Ministerio de Salud de la Nación en 2019, uno de los datos alentadores es que ha descendido la prevalencia del consumo de tabaco. Pero se registró un aumento de sobrepeso y obesidad, de la baja actividad física y de la prevalencia de diabetes.

Para concientizar, esta semana la cartera de Salud difundió consejos claves para cuidar el corazón: hay que incorporar el consumo de frutas y verduras en la alimentación, evitar las comidas ultraprocesadas que tienen mucha sal, azúcar o grasas, controlar el consumo de alcohol, y hacer al menos 30 minutos de actividad física por día.

“Al principio de la pandemia, la gente no consultaba y llegaba tarde en algunos casos. Incluso ocurrieron infartos en las casas por no consultar por miedo a contagiarse. Eso ya pasó en general. Estamos ahora casi con el nivel de consultas habituales de antes de la pandemia”, expresó el cardiólogo.

Uno de los puntos que marcó el doctor Gay como de vital importancia para avanzar contra las ECV es la educación. “Se tiene que empezar desde la escuela y de la familia. Reducir el consumo de alimentos ultraprocesados e incentivar la actividad física. Las campañas para evitar el tabaquismo están bastante bien implementadas”, enfatizó.

El experto alertó que entre los puntos pendientes de la sociedad argentina está el abordaje del sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo, que son los factores que favorecen luego “tener diabetes e hipertensión, y por supuesto, la elevación del colesterol, que es lo que hace después tener enfermedad cardiovascular”.

Un indicador es que Argentina es uno de los países que más consume azúcar, por encima de la media que recomiendan los especialistas. Algo similar ocurre con la sal. “Esos son factores que después llevan a la hipertensión, a la obesidad, la diabetes”, explicó el doctor Gay.

Sería una buena iniciativa hacer más campañas de prevención sobre los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. También el sedentarismo es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

“Poner en alguna gaseosa, por ejemplo, una foto de lo que puede provocar el consumo de azúcares o de alimentos ultraprocesados”, sugirió. “No sé está haciendo una buena prevención primaria de la enfermedad cardiovascular -advirtió el doctor Gay-. Y la labor es de todos ahí. No solo de los médicos. Del Estado, de la población en general, en las escuelas”.


Comentarios


Aún la población desconoce cómo cuidar al corazón