Avanza el muro que separa el río Neuquén del barrio privado Rincón Club

Es el que se acordó entre el municipio y el barrio privado para delimitar lo que será el paseo costero sobre el río Neuquén. La calle de la polémica seguirá cerrada al paso público.

“La vereda en ejecución sobre la costanera del río Neuquén está en un 90% de avance”, aseguró el secretario de Coordinación e infraestructura, Alejandro Nicola.


Finalmente la ribera permanecerá abierta desde el tercer puente y hasta el Rincón, para que se pueda recorrer por el terraplén de contención que hizo la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC). Contará con senda peatonal, iluminación, el mobiliario urbano y espacio vial.

“Está en un 90%, falta un tramo que es el otro extremo del Rincón Club de Campo, casi en la entrada del Parque del Este, ésa es otra etapa”, sostuvo Nicola.


Indicó que se avanzó desde el Parque Agreste -en la zona del puente- hacia el este (Rincón de Emilio y el barrio privado) y que la zona de Bocahue es otra etapa, porque allí se encuentra un bombeo de la universidad y del EPAS, además del paso de un desagüe que se debe resolver.

Cifró el total de ribera con intervención de Costa en unos 3.600 metros, en tanto sólo 1.600 son los que aun permanecen cerrados por ser jurisdicción del country, según sostienen los funcionarios municipales.


“El muro que se ve desde afuera está terminado, es el sostén del terraplén, es parte de la obra civil”, especificó. Agregó que esa contención permitirá la preparación del suelo, la nueva carpeta que será la calle de libre acceso sobre el terraplén.


Describió que las base se están ejecutando para la iluminación de todo el sector y luego comenzará la instalación del mobiliario costero .

“Vamos a buen ritmo. En unas 4 semanas vamos a estar terminando”, anunció.


Reiteró que desde el Parque Agreste al Rincón Club de Campo, la costanera estará libre. “Luego el equipo de trabajo se traslada a la ultima parte que es la transición donde están los bombeos, pero ese sector de Bocahue es más corto”.


Sobre los cuestionamientos de la multisectorial Parque Bardas Norte y la instancia de consulta que desarrolló la Defensoría del Pueblo, Nicola sostuvo que presentó el total de la documentación que se le solicitó, incluidos los 13 kilómetros proyectados para intervenir la ribera tanto del Limay como del río Neuquén.

Aseguró que en los próximos días se conocerá la licitación de la continuidad hacia Sapere, con la ejecución de unas 5 cuadras desde el Parque del Este -en Bocahue- hacia los puentes carreteros, entre Neuquén y Cipoletti.

Dato

4
se calcula desde la comuna para abrir la costanera desde el tercer puente sobre el río Neuquén hasta Bocahue.
En marzo de este año, el intendente Mariano Gaido abrió el polémico portón para que ingresarán las máquinas a trabajar, pero se volvió a cerrar.

La tierra es un gran negocio en la ciudad

La actual gestión municipal jura y perjura que nunca se habló de liberar la calle asfaltada que corre paralela al río Neuquén y que quedará para uso exclusivo del Rincón Club de Campo, que solo se proyectó la costanera, es decir la línea de ribera. Pues bien, no es tan así.

Prometieron una costanera de 12 de metros de ancho, pero solo tendrá 8 metros. ¿Por qué? Porque no se sumará la callecita privada. Esto queda sentado en la documentación que presentó el Ejecutivo municipal a la Defensoría del Pueblo, ante un pedido de informes.

Así como hoy a través de la foto que muestra el nuevo muro divisorio se sabe que definitivamente esa arteria no se habilitará al uso público, habrá que esperar algunas semanas más para que una nueva imagen confirme que por esa rambla costera habrá espacios reducidos para una senda peatonal, una bicisenda y una calle vehicular. La multisectorial Bardas Norte, con documentación en mano, ya denunció que en algunos tramos no se podrá acceder con automóviles. Porque no quedará espacio.

Una vez más, los vecinos de la ciudad de Neuquén se entusiasmaron con espacios abiertos de uso público, tal como sucedió cuando prometieron una isla 132 libre de viviendas familiares y de desarrollos inmobiliarios que solo benefician a unos pocos. Hoy hay un proyecto para autorizar el uso residencial de la isla, con todo lo que ello implica para el área natural.

El gobierno local en manos del intendente Mariano Gaido, cedió a las exigencias de un grupo reducido de adinerados poderosos, en este caso el Rincón Club de Campo, que no estaba dispuesto a ceder ni un milímetro de tierra, ni siquiera de esa tierra que usurpó hace varias décadas atrás. Y no solo cedió sino que además, fue complaciente y les autorizó a mantener para su uso exclusivo unas 8 hectáreas de un área natural protegida, por 20 años más. Allí funciona la cancha de golf federada.

Pero además, se encargó particularmente de resguardar intereses privados. Es que si el country retiraba su medianera hacia adentro del predio y liberaba la calle pública, muchas viviendas perderían parte de sus jardines e incluso algunos deberían achicas sus piscinas. "Las casas están dentro del espacio público. No se trata del camino de sirga, sino que las construcciones del barrio avanzaron más de 15 metros por sobre el fin de su terreno", aseguró en 2017 el entonces concejal Francisco Baggio junto a su par de bancada, Fernando Schpoliansky. Ambos hoy son funcionarios del intendente Mariano Gaido, el primero como subsecretario de Medio Ambiente y Protección Ciudadana y el otro como secretario de Finanzas.

Ya se hizo carne en la capital neuquina la idea de que la tierra es un gran negocio para pocos, entre ellos los gobiernos de turno. Que esté enraizada esta práctica no significa que esté bien y muchos menos que se deba avalar.

Rosana Rins


Comentarios


Avanza el muro que separa el río Neuquén del barrio privado Rincón Club