En Cipolletti, mujeres confeccionan barbijos y camisolines para las instituciones públicas

Al ver el elevado costo de los barbijos, Mónica Plaza tuvo la iniciativa de confeccionarlos con sus propias manos. Su amiga, Maiba Calvo colaboró con la acción solidaria.



Mónica entregando los barbijos en el estacionamiento del Hospital. Foto: Facebook.

Mónica entregando los barbijos en el estacionamiento del Hospital. Foto: Facebook.

Al ver el elevado costo de los barbijos, la cipoleña Mónica Plaza tuvo la iniciativa de confeccionarlos con sus propias manos.  Antes que se declare la cuarentena obligatoria, se acercó a un comercio para comprar la tela especial que necesita para garantizar un uso eficaz.

Lo primero que notó Mónica fue que los barbijos tenían un alto costo económico y que no todas las personas podían adquirirlos. Así fue como la semana pasada, no dudó en comprar varios metros de tela para comenzar a trabajar en el taller de costura que tiene en Cipolletti. 

En un día de comenzar la tarea solidaria, llegó a coser 200 barbijos que fueron distribuidos en el Hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti. “Tomé todos los recaudos para entregarlos. Un chico que trabaja en salud los vino a buscar hasta mi auto y después me contó que fueron entregados en diferentes sectores del Hospital”, explicó Mónica. 

Luego de compartir la publicación en Facebook, una amiga se contactó con ella y le donó, junto a otras mujeres, un rollo de “tela no tejida”. Con este material, confeccionó otro 500 barbijos. Estos últimos, fueron distribuidos en la Policía para que puedan ser usados por los efectivos cipoleños. 

La cadena de favores continuó días más tarde, cuando se contactó con su amiga, Maiba Calvo, para que la ayude con la tarea de costura. La mujer, junto a su familia, lograron hacer camisolines que fueron entregados a Salud Pública. 

Las dos somos emprendedoras,  nos conocimos en la feria de La Calesita de Cipolletti. Yo quiero seguir con esta tarea. Ahora me quedé sin hilo pero, como tengo un taller de costura,  tengo un contacto de un comercio para que me pueda vender los elementos en estos días de aislamiento”, remarcó Mónica.


Comentarios


En Cipolletti, mujeres confeccionan barbijos y camisolines para las instituciones públicas