Crece la presión, pero Fernández busca evitar cambios de ministros

Ante la fuerte pérdida de respaldo electoral, hay reclamos para reemplazar miembros del gabinete, una idea que al mandatario nacional no le agrada. Trotta, Frederic, Guzmán y hasta Santiago Cafiero son señalados como posibles fusibles para relanzar el Gobierno, ante la cercanía de las Legislativas.




Sin cambios en gabinete de ministros y mayor dinamismo en la gestión económica. Esas dos ideas se hicieron correr ayer por la Casa Rosada, en el día después de paliza que el Frente de Todos recibió en las PASO, donde sus candidatos solo se impusieron en cinco provincias.


Dentro de la coalición oficialista, no obstante, distintas voces, ahora justificadas en los resultados de las primarias, reiteraron la necesidad de hacer cambios entre “los hombres del Presidente”. Hay varios ministros que quedaron en la mira, aunque anoche fuentes del gobierno rechazaron que haya cambios en las primeras líneas.


Este camino que iniciamos en 2019, en lo que a nosotros concierne, no se va a alterar”. Alberto Fernández dejó esta frase en la primera actividad oficial después de las PASO.

EL DATO

5
millones de votos menos obtuvo el oficialismo, comparado con los comicios de 2019.


El Presidente llegó a la Casa Rosada cerca de las 11 de la mañana, en un helicóptero. La foto de Fernández junto a la emblemática aeronave tras el malo resultado electoral se viralizó en las redes. El Presidente llegó acompañado de su núcleo más íntimo: Fabiola Yáñez, Juan Pablo Biondi (Comunicación) y Julio Vitobello (Secretaría General).


Fernández empezó la semana con la agenda que pretende imponer de aquí a las elecciones generales del 14 de noviembre. Las que decidirán con qué poder de fuego queda el Frente de Todos en el Congreso. El Presidente y su ministro de Producción, Matías Kulfas, presentaron un proyecto de ley que incentiva el “compre argentino” y que promueve el desarrollo de proveedores.


“El 13% del PBI argentino está representado por compras del Estado y cuando el Estado compra, compra de todo, autos, vacunas, medicamentos, mobiliario, ladrillos”, agregó.


Terminado el acto, Fernández se recluyó por tres horas con Santiago Cafiero, y los ministros Katopodis y Zabaleta. Se especula que habría anuncios económicos inminentes.


Funcionarios que no funcionan


Las PASO le dejaron cinco millones de votos menos al FdT respecto a las primarias presidenciales de 2019. Los “funcionarios que no funcionan” fue el alerta que dio Cristina Fernández en octubre del año pasado. Fernández sacó a María Eugenia Bielsa de Vivienda y lo puso a Ferraresi, el intendente kirchnerista de Avellaneda. El gobierno dice que a fin de año habrá cien mil viviendas en construcción, como dato de un cambio exitoso. El peronista Martín Soria remplazó en Justicia a Marcela Losardo en marzo pasado.


Pero hay otros nombres cuestionados: Trotta en Educación, Frederic en Seguridad, y Basterra en Agricultura. También hay dudas sobre Kulfas “y algunos hablan de Guzmán, directamente”, agregó la fuente gubernamental consultada. “Tenés que poner pesos pesado que emparejen el gabinete”, dijo.


Los cuestionamientos también alcanzan a la jefatura de Gabinete. “El kirchnerismo viene pidiendo la cabeza de Cafiero, pero tiene que poner la barbas en remojo, porque hay culpas compartidas: Máximo (Kirchner) debutó como conductor del PJ bonaerense con una derrota. Se perdió hasta en Quilmes, donde gobierna La Cámpora”, continuó el funcionario consultado.


Pero Alberto no es muy partidario de los cambios, sea por mantener el equilibrio político dentro del FdT o porque es amigo, ese es el problema”, evaluó el dirigente.


Las discusiones en el centro del poder del FdT, empezaron en la misma madrugada del lunes en el búnker de la Chacarita. Massa, Máximo, Wado de Pedro, Katopodis y Axel Kicillof permanecieron hasta las 2 de la mañana, revisando resultados “con gobernadores y con intendentes para revisar por zona comportamiento electoral”, contó otro dirigente. ¿Habrá revancha en noviembre?


Comentarios


Crece la presión, pero Fernández busca evitar cambios de ministros