La crisis energética pone en vilo a Villa La Angostura y genera cautela en Bariloche

La ciudad neuquina depende del abastecimiento del gas y el gasoil. La finalización de la obra de interconexión despejaría los interrogantes, pero no consigue avanzar.





La crisis energética que intenta desarticular el gobierno nacional pone en vilo el servicio eléctrico de Villa La Angostura y la reserva de emergencia de Bariloche.

La localidad cordillerana de Neuquén genera su energía desde una central en base a combustible: gasoil y, desde el año pasado, también a gas. La escasez de gasoil y las estimaciones que alertan por una posible falta de gas para industria durante el invierno, dejan al descubierto la amenaza sobre el sistema.

Desde el Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN), que tiene a su cargo la operación y mantenimiento de la central térmica, confirmaron que en el horizonte cercano no tienen previstos inconvenientes. El equipamiento utiliza gasoil de grado 2 -el que escasea en el país es el de grado 3- y realizan licitaciones cuatrimestrales para mantener la seguridad energética.

Además, aseguraron, en caso de que el faltante sea el gas pueden volver a operar los equipos con gasoil. El año pasado el EPEN adaptó 4 de los 10 MW para generación con gas.

La dependencia de combustibles para la generación tiene una salida que se ensaya desde hace 14 años: la interconexión con Alicurá que incluye la segunda línea a Bariloche.

El año pasado los gobiernos de Omar Gutiérrez y Arabela Carreras salieron a buscar financiamiento para los 75 millones de dólares que faltan para terminar la obra. En territorio neuquino no hace falta nada porque hace una década que construyó una línea subterránea de media tensión desde Villa La Angostura hasta Paso Coihue y desde allí una de alta tensión hasta el cruce de las rutas 40 y 237.

La obra consiste en una repotenciación de la estación transformadora Alicurá, de donde se obtiene energía; una nueva línea de 132 kilovoltios (kV) hasta una nueva estación llamada Pilca Norte, donde es preciso construir una estación de maniobras, y desde allí otro tendido del mismo voltaje hasta Dina Huapi. De aquí saldrá una línea de 132 kV hasta las instalaciones ya realizadas por Neuquén y otra hasta Bariloche.
De todos modos en caso de conseguir los fondos, los trabajos no podrían ejecutarse en el corto plazo.


En Bariloche, el gasoil se usa solo para la reserva de emergecia


La escasez de gasoil en todo el país por el momento no encendió la señal de alarma en el sistema de abastecimiento eléctrico de Bariloche debido a que solo la reserva utiliza ese combustible.

La producción de energía a gasoil solo se genera en la ciudad a través de la central térmica que está junto a la estación transformadora La Paloma y que pertenece a la empresa So Energy-Termo Córdoba.

Carlos Aristegui, presidente de la Cooperativa de Electricidad Bariloche, dijo a RÍO NEGRO que hasta ahora no recibió ninguna notificación de alarma por parte de la empresa So-Energy. Las autoridades de la entidad que presta el suministro en Bariloche están atentas si la situación de la escasez de gasoil se prolonga y acrecienta, porque en ese escenario a futuro podría tener un impacto en la ciudad.

Aristegui dijo que el problema de fondo es “que falta una segunda línea” de abastecimiento eléctrico para Bariloche, que alcanzará también a Villa La Angostura. Ese proyecto tiene una inversión millonaria y había sido incluido en el presupuesto nacional que no se aprobó a fines del año pasado.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La crisis energética pone en vilo a Villa La Angostura y genera cautela en Bariloche